8 de diciembre de 2022 - 4:00 AM

¿Tutela para qué?, si no iba a votar

¿Tutela para qué?, si no iba a votar

Montería. ‘Formó el tierrero’ y se fue, así se puede calificar la actitud del concejal de Montería, Andrés Felipe Negrete Bonilla, quien recurrió a una acción de tutela para que se le hicieran valer varios derechos fundamentales, pero sorpresivamente, después de lograr su objetivo salió a pasear fuera del país.

El tema hubiese pasado desapercibido si Negrete Bonilla no hiciera parte de la Comisión de Presupuesto de la Corporación, que precisamente debate por estos días el Presupuesto Municipal 2023, pero contrariando su accionar jurídico se ausentó de los debates.

La historia empezó con una intención de la Alcaldía de Montería de retirar el proyecto de Presupuesto, a la cual desistió, por lo que la plenaria del Concejo aprobó el pasado 30 de noviembre una prórroga de 10 días para seguir debatiendo y luego votar no solo esa iniciativa sino otras más.

Al conocer que se quería retirar el Presupuesto Municipal, el concejal Andrés Felipe Negrete Bonilla acudió a una acción de tutela ante el Juzgado Primero Civil del Municipio de Montería en busca de que se le respetara su derecho al voto.

Como si fuera poco, ayer el Juzgado Primero Civil Municipal de Montería le negó todas las pretensiones a Negrete Bonilla y dejó sin efecto la medida cautelar en contra de la Alcaldía de decretar el proyecto de Presupuesto por decreto.

“Yo Andrés Felipe Bonilla, identificado como aparece al pie de mi firma, actuando en nombre propio, invocando el artículo 86 de la Constitución Política, acudo ante su Despacho para instaurar acción de tutela contra la alcaldía municipal de Montería representado legalmente por el señor Carlos Ordosgoitia periodo constitucional 2020 – 2023, con el objeto de que se protejan los derechos constitucionales fundamentales que a continuación enuncio al voto en calidad de Concejal del Municipio de Montería – Córdoba en virtud del numeral 4° articulo 313 C.N., participación ciudadana, al debido proceso por la omisión de no poner a disposición del debate público en la plenaria del Concejo Municipal de Montería el proyecto de presupuesto y omitir permitir el procedimiento reglado para debate y las votaciones a favor o en contra”, señaló el accionante.

Andrés Felipe Negrete Bonilla logró que el Juzgado en mención admitiera en menos de 24 horas la tutela y decretara una medida cautelar en el sentido de advertirle a la Administración Municipal abstenerse de expedir por decreto el Presupuesto. Todo esto mientras se toma una decisión de fondo, que debería ser en las próximas horas.

¿Si quería votar por qué se fue?

Con todos estos antecedentes quedan grandes dudas sobre el accionar de algunos concejales y en este caso de Negrete Bonilla, quien si estaba tan interesado en votar el proyecto ¿por qué salió del país y no esperó que culminarán las sesiones ordinarias?, que fueron propuestas por la coalición mayoritaria, de la que él hace parte.

Esta actuación del cabildante podría dar indicios a la intención de sus 11 colegas de coalición de solicitar unas vacaciones no remuneradas por 10 días, dejando sin posibilidades de maniobrar no solo al Concejo, sino a la misma Administración Municipal.

Sobre ese punto, en la sesión de la noche del martes anterior, el concejal Devier Acosta Pimienta lanzó graves señalamientos, cuando dijo “que de ser cierta esa situación estaríamos frente a un presunto concierto para delinquir”. Incluso, otros colegas advirtieron de todo esto tiene como único propósito amarrar a la Administración el próximo año.

Anoche, al cierre de esta edición, la Comisión de Presupuesto del Concejo se disponía votar el Presupuesto Municipal y el ausente en ese trámite será Andrés Felipe Negrete Bonilla, el mismo que tuteló porque supuestamente no se le permitía ese derecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *