Supersalud, ¿por qué no envía a los interventores de Sucre para Córdoba?

Supersalud, ¿por qué no envía a los interventores de Sucre para Córdoba?

Montería. Luego de conocerse que la intervención forzosa del Hospital San Jerónimo de Montería se extendió hasta el 3 de agosto de 2023, los cuestionamientos por parte de los cordobeses no se han hecho esperar por el manejo que se le ha dado a este proceso, que a todas luces ha sido un fracaso.

Pero las críticas arrecian al conocerse que mientras en Córdoba sus dos principales hospitales, San Jerónimo y Sandiego, de Cereté, continúan intervenidos, en el vecino departamento de Sucre se vive una situación diferente ya que los centros asistenciales Universitario de Sincelejo y Regional de San Marcos fueron entregados al gobernador Héctor Olimpo Espinosa Olier, dando por terminada la intervención.

El mismo discurso del saliente superintendente de Salud, Fabio Aristizábal y que también sostiene el interventor del San Jerónimo, Rubén Darío Trejos, fue el que llevó a esa entidad a devolverle el manejo a la Gobernación de Sucre. Es decir, una mejor infraestructura, ampliación de servicios y con calidad. Todo eso lo hicieron prácticamente en tres años, los mismos que lleva intervenido el hospital de la capital cordobesa. ¿Entonces porque en Montería no se pudo?

Inexplicablemente, esos argumentos, que hace un mes fueron utilizados por el Superintendente para hablar de las ‘bondades’ que hoy brinda el San Jerónimo no sirvieron para levantar la medida. Por eso en algunos sectores se empezó a señalar que los dos interventores que estuvieron en Sincelejo y San Marcos deberían ser enviados a Montería y Cereté para que esos hospitales puedan salir de la situación administrativa y financiera en la que se encuentran.
Mientras hay preocupación por lo sucedido con el Hospital San Jerónimo y ante la llegada de un nuevo Gobierno Nacional, la expectativa se centra en la posición que este asumirá desde mañana con respecto al centro asistencial más importante de la región y si el nuevo Superintendente Nacional de Salud hará una revisión de la resolución 174 del 3 de agosto de 2022, que prorrogó la intervención por un año más y si se mantiene la designación de Rubén Darío Trejos Castrillón al frente del centro asistencial.

1 Comments

  • Con respecto a Sucre, no entiendo las tales bondades de los interventores de la cual habla El Meridiano: sueldos auto impuestos de 35 millones, hospitales en quiebra, tecnología nula. Ojalá se los lleven de Sucre para Montería y Cereté, para que conozcan allá las “bondades” de la corrupta intervención. Y sépanlo: la fusión de los hospitales de Sucre, no es más que una futura y próxima privatización que se le entregará a una “empresa familiar” que ya se sabe de quien es. El nuevo gobierno deberá re intervenir nuestros hospitales, para manejarlos con decencia y pulcritud. No hay otra solución al manejo politiquero de la salud en Sucre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.