Se metió a una ‘olla’ muy caliente

Se metió a una ‘olla’ muy caliente

Chinú. Comentarios como “se metió en le boca del lobo”, “se metió a la tierra de nadie, donde el hampa es que el que manda”, o “por estar en la República Independiente de Villa Teresa”, fueron entre otros, algunos de los comentarios que se escuchan en las esquinas de Chinú, para significar el peligro que corrió un joven que fue hallado sin vida en una zona donde la autoridad no llega y donde las ollas del microtráfico pululan en Chinú.

Como Mauro José Arroyo Guzmán, de 30 años, fue identificado el hombre asesinado la noche del domingo 14 de agosto en un peligroso sector del barrio Villa Teresa.

Sobre este caso existen dos hipótesis, una que al hombre lo intentaron atracar, es decir, le iban a robar el celular y en medio de su resistencia al hurto resultó acuchillado y desangrado en el lugar.

La otra versión es que después de que le habrían robado el celular en otro sector de Chinú a un familiar, él llamó a su línea y un malandro le contestó y le dio las coordenadas para devolverle el equipo luego de que negociaran.

Fuentes indican que la víctima, quien residía en el barrio 31 de Octubre de esta localidad, llegó al sector, al parecer, a reclamar por el robo del celular y allí tuvo en desenlace fatal.

Este medio conoció el informe pericial y la víctima presenta dos acuchilladas y tres impactos de arma de fuego en diferentes partes del cuerpo.

Sujetos, en medio del reclamo, le propinaron heridas con arma blanca y también con arma de fuego, es decir allí impera una ‘ley criminal’.

Se supo que la víctima se dedicaba a lavar motocicletas en su vivienda, y que deja a su mujer con un menor de 10 años.

De los criminales nada se sabe aún y se espera que las autoridades los capturen lo más pronto posible, pues, según habitantes de Chinú, serían los responsables de varios atracos en el municipio y que se refugian en la ‘olla’ del barrio Villa Teresa, donde los habitantes de bien desde hace años han estado pidiendo a la Policía una intervención para erradicarla o para poner tras las rejas a sus malandros dedicados al robo y el microtráfico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.