Precio del ganado en pie baja, pero la carne sigue subiendo

Precio del ganado en pie baja, pero la carne sigue subiendo

Bogotá. En Colombia, entre enero y la primera semana de agosto de este año el precio del kilo de novillo gordo en pie cayó 12,5 %. En ese mismo periodo, el valor de la carne de res se incrementó 3,9 %. ¿Por qué mientras a los ganaderos les pagan menos por sus bovinos, sube el precio de la carne al consumidor?

Un análisis realizado por la Oficina de Planeación y Estudios Económicos de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) revela que, históricamente, cuando en el país se han presentado bajonazos en el valor de los novillos en pie, esa reducción nunca se traslada al comprador de proteína bovina.

Por ejemplo, en julio de 2009 el mercado venezolano cerró y esto ocasionó que el precio del kilo del novillo gordo en pie pasara de $3.409 en junio de 2009 a $2.668 en diciembre del mismo año. Fue una caída de 22 % en 6 meses, pero en ese mismo lapso el precio de la carne solo disminuyó 8 %.

En otro periodo de estudio se descubrió que en 2018 y parte de 2019 el precio del kilo de novillo gordo en pie cayó 14 % (mayo de 2018 a febrero de 2019) pero el valor al consumidor de carne se incrementó 1,1 %.

¿Hay especulación? ¿Por qué mientras se deprime el precio del novillo gordo para la venta, los consumidores no se benefician y, por el contrario, pagan más por este producto esencial en la canasta familiar?.

Durante los últimos años algunos frigoríficos han señalado que las exportaciones de animales en pie son las culpables del alza del precio de la carne al consumidor.

Pero para Fedegán esa afirmación no tiene sustento, porque de mayo de 2018 a febrero de 2019 hubo meses en donde no se exportó ni un solo animal en pie: junio, julio, agosto y noviembre de 2018 y febrero de 2019. El kilo de novillo gordo se deprimió 14 %, pero al consumidor le correspondió pagar más.

Y en junio de este año se exportaron solo 16 mil 66 bovinos en pie, la cantidad más baja en lo que va corrido de 2022. “Aun así, el valor kilo en pie de novillo gordo disminuyó 2 % respecto a mayo y el precio de la carne se incrementó 3 %”.

Fedegán hizo una solicitud a la Superintendencia de Industria y Comercio, a las secretarías de gobierno y a los directores de justicia de los municipios para que investiguen y vigilen la especulación que se estaría presentando en algunos actores de las cadenas de suministro.

En el entorno internacional, en julio, la carne de bovino registró una caída de 0,6 % de acuerdo con la FAO. Si en el mundo baja el precio de la carne, ¿por qué en Colombia no?”.

Esa misma situación se evidencia en las materias primas para ganadería de leche. Por ejemplo, el precio internacional del maíz muestra disminución de 15,9 % en los últimos cuatro meses y debería mantener esa tendencia, pues la oferta de granos de Ucrania empieza a tener de nuevo dinámica luego del acuerdo para desbloquear la exportación de alimentos y fertilizantes alcanzado con Rusia.

El mercado interno en materia de concentrados y balanceados sigue al alza. En el mismo periodo de abril a julio su precio se ha incrementado 11 %.

Las reacciones

El presidente ejecutivo de Ganacor, Humberto Lora, se pronunció frente a esta situación y dijo: la Federación Ganadera de Córdoba ve con preocupación que mientras el precio del kilo de
novillo gordo ha bajado el 12,5% para el productor, el precio de la carne de res se incrementó en un 3,9%.
“Al productor primario le pagan menos y al consumidor final le siguen subiendo el producto. ¿Quién se está quedando con la diferencia? Solicitamos al Gobierno Nacional, a la Superintendencia, a las autoridades departamentales y municipales hacer las investigaciones pertinentes”, dijo Humberto Lora.

Varios miembros de la Federación Ganadera de Córdoba se reunieron el fin de semana con la representante a la Cámara Saray Robayo Bechara y le expusieron esta problemática, que se da en momentos en que se busca prohibir la exportación de ganado en pie en Colombia.

La congresista indicó que: “Nos reunimos con los amigos ganaderos de Córdoba. Nos indigna como departamento ganadero y agropecuario que se busque acabar con las exportaciones de ganado en pie en el país, habiendo réditos económicos importantes que aportan gran parte del PIB en Córdoba. Y claro que estamos preocupados por los altos precios al consumidor final”.

El empresario ganadero Eduardo Kerguelén Espinosa dijo que hay mucha gente haciendo análisis equivocados, porque dicen que la ganadería está en bonanza al ver los precios de la carne aumentados, pero lo que no saben es que el precio del novillo gordo baja.

Y reveló su preocupación por un incremento exorbitante de hasta un 150% en los insumos pecuarios. “Un bulto de sal mineralizada que antes el ganadero compraba en $50 mil hoy está en el mercado entre $130 mil y $140 mil , tres veces más caro que hace varios meses. La urea, otro elemento básico que se utiliza en el sector agropecuario, costaba $58 mil y ahora ronda los $240 mil”, dijo.

“Si bajamos el costo de producción, seguramente seremos más competitivos, podríamos mejorar los indicadores a nivel de ganadería y se reflejaría también en el precio final del producto”, puntualizó Kerguelén Espinosa.

Reunión de varios ganaderos con la Representante a la Cámara Saray Robayo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.