23 de junio de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

¿Por qué nos estamos dejando arrastrar?

Por
13 de may. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Por Olga Lucía Bustamante

Nos falta entender, para qué estamos aquí. Solo esta incomprensión explica por qué la humanidad se está dejando remolcar hacia una involución amenazadora, en la que, hasta la propia especie, está en peligro de desaparecer.

Si no… ¿Cómo se interpretan?: La poca valoración de la vida. La naturaleza diezmada. La destrucción de la familia como eje. La tergiversación o eliminación de principios. La sexualidad falseada, viciada y manipulada. Las religiones que conducen por sobre la razón natural individual. El orden social basado y anclado a temas económicos y políticos amañadas a intereses de grupos públicos y privados. El boom publicitario, enmascarando e impulsando verdades como mentiras y mentiras como verdades. Los medios de comunicación nutriendo a niños y adultos, sin filtro…

¿A quiénes les interesa que las gentes estén mal, embrutecidas, ignorantes e irresponsables? A los mercaderes, que descubrieron que la conciencia atrapada, deja buenos dividendos. Ellos conocen los mecanismos de control y los tienen en sus manos: saben estimular los excesos, conducir el lenguaje confuso e ininteligible, manejar las redes domadoras y dominadoras, diseminar la propaganda que engancha.

¿Cuál es el camino? ¿Dónde queremos que lleguen nuestros hijos y nietos, que hoy están creciendo? Transformar hacia lo negativo es tarea muy fácil porque sus ingredientes engolosinan, son atrapa, insulsos. Llevan impreso este mensaje: destruyan, lleven la contraria, no se esfuercen todo está hecho, somos libres, podemos hacer lo que queramos, nos han mantenido sometidos, no obedezcan normas, somos una nueva generación, lo antiguo está obsoleto, pisoteen la autoridad, hay que cobrar la deuda ancestral.

Padres de familia, maestros y formadores: Hacer uso del discernimiento es la herramienta clave. Enseñar a no tragar entero, a tener argumentos claros, cordura y buen juicio. La claridad de pensamiento, desde los primeros años de vida, fortalece los buenos sentimientos y la capacidad de decisión. Lo que está funcionando no se elimina para ensayar nuevas estrategias; se reestructura lo que no funciona y se adiciona a lo que funciona bien.

Los niños son materia prima altamente valiosa, y, los amigos del desorden lo saben, por eso, están detrás de ese botín. No seamos incautos. Lo bueno siempre será bueno, y lo malo igual. Solo varían los métodos. El amor verdadero es igual en cualquier parte del planeta. El odio tendrá la misma raíz y los mismos efectos en cualquier lugar del mundo. El ser humano es la punta de lanza de la evolución. Significa más conciencia, marcha adelante, crecimiento, transformación hacia algo mejor, eliminar lo nocivo, nueva orientación en hábitos y costumbres.

¿Por qué nos estamos dejando arrastrar?