'Iván Cepeda prostituyó la palabra paz'

Por: Redacción El MeridianoSincelejoNov-10 12:00 AMSincelejo
"Iván Cepeda prostituyó la palabra paz. Hoy en día muchos colombianos le tienen fobia a la palabra paz porque algunos la usaron para delinquir, para justificar crímenes y lograr la impunidad de los mayores criminales de la historia de Colombia": Herbin Hoyos.
'Iván Cepeda prostituyó la palabra paz'
Herbin Hoyos, periodista.
Foto:EL MERIDIANO
"Iván Cepeda prostituyó la palabra paz. Hoy en día muchos colombianos le tienen fobia a la palabra paz porque algunos la usaron para delinquir, para justificar crímenes y lograr la impunidad de los mayores criminales de la historia de Colombia": Herbin Hoyos.
'Iván Cepeda prostituyó la palabra paz'
Herbin Hoyos, periodista.
Foto:EL MERIDIANO
A diario los periodistas luchan contra funcionarios que se incomodan por algunas publicaciones que los dejan malparados, y buscan con maniobras jurídicas amordazar la prensa.
  Al respecto EL MERIDIANO dialogó con el periodista Herbin Hoyos, que recientemente le ganó una batalla jurídica al senador de izquierda Iván Cepeda. Con una tutela Cepeda pretendía que Hoyos se retractara de afirmaciones que había hecho contra él en este diario.
 Al final un juez le dio la razón a Hoyos al declarar improcedente la tutela del congresista. 
 ¿Cómo define usted a esos servidores públicos como Iván Cepeda?
Servidores públicos como Iván Cepeda son absolutamente intolerantes porque no aceptan que existe una democracia, no aceptan que existen los medios de comunicación, que existe la prensa crítica. Él solamente acepta la prensa que lo alaba, que lo elogia y que le exalta sus apologías al crimen, al terrorismo, al secuestro, a la subversión. 
Cuando aparecen periodistas críticos que le rechazan y le exponen sus acciones, él es uno de esos funcionarios que no los acepta, porque su ideología es de esa tendencia. 
Así que podemos analizar que en Iván Cepeda está el típico parlamentario que sobrepasó los límites, que pasa de ser un parlamentario en acción parlamentaria a convertirse en un actor litigioso que se adjudicó unas acciones que no pertenecen a la naturaleza de un parlamentario.
Un parlamentario no está para estar en las cárceles haciéndoles entrevistas a bandidos, un parlamentario no está para andar en las cárceles buscando falsos testigos, un parlamentario no está para andar haciéndoles apología al crimen, al secuestro, al terrorismo y haciendo pasar eso como acciones de paz. Eso solo lo hacen personas que tienen un sesgo ideológico y que están comprometidas directamente con el terrorismo.
 ¿Por qué es importante la decisión del juez de declarar improcedente una tutela que instauró Iván Cepeda contra usted?
Es importante porque sienta un precedente, porque da prevalencia a la opinión de un periodista sobre un político. Un político que además tiene nexos palpables, demostrados con grupos terroristas. 
¿Cree que falta más rigurosidad de parte del Estado para proteger a los periodistas?
Hace falta muchísima más rigurosidad en los estudios de seguridad y de riesgo a periodistas. En Colombia se les han puesto esquemas de seguridad a muchos que no los necesitan y hay muchos que los necesitan y no tienen. 
Cuando hacen un estudio de seguridad ya es tarde porque ya han asesinado al periodista. Hay muchos a los que les han dado un botón de pánico y en eso se quedó la medida protectiva, cuando el riesgo es absolutamente inminente.
Hay una desproporcionalidad en las medidas de protección. La proporcionalidad está directamente relacionada a la importancia del periodista. Entonces un  periodista que esté en una ciudad capital puede tener mucha más acogida que un periodista de una provincia. Creo que faltan que calculen realmente el riesgo y que midan el riesgo inminente y no el fortuito o el riesgo de opinión.
¿Cuál es su mensaje para esos periodistas vulnerables que están en la provincia? 
Los periodistas de provincia que sufren amenazas o acciones de intimadación contra ellos y no se les prestan atención es porque muchas veces los periodistas no ponen la denuncia formal. Subestiman el riesgo. Les hacen una llamada intimidante. Esa llamada intimidante da para poner una denuncia en la Fiscalía. 
Si les hacen una visita de presión en la que lo amenazan de muerte y el que lo amenaza es precisamente un mensajero conocido que viene del actor que está generando esa amenaza, entonces no lo denuncian, pero hay que denunciar. 

MÁS NOTICIAS

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para elaborar información estadísticas, mejorar las preferencias y funcionalidad del sitio. Al continuar, aceptas su uso.
Aceptar