'Camellador' incansable a pesar de ...

Por: Rafael Anzoategui LozanoMontería2020-09-13 09:47 AMMontería
Son muchas las calles que le toca recorrer y las chancletas que tiene que gastar para devolverse a su casa con el triciclo vacío.
'Camellador'  incansable a pesar de ...
Róger y Leovis, la pareja inseparable, que sale del barrio Colina Real, de Montería, a vender sus frutas desde hace unos 20 años.
Son muchas las calles que le toca recorrer y las chancletas que tiene que gastar para devolverse a su casa con el triciclo vacío.
'Camellador'  incansable a pesar de ...
Róger y Leovis, la pareja inseparable, que sale del barrio Colina Real, de Montería, a vender sus frutas desde hace unos 20 años.
Foto:

Por: Rafael Anzoátegui Lozano

Róger Meneses Martínez, de  39 años de edad, es un 'camellador' incansable desde hace más de dos décadas a pesar de arrastrar un quebranto de salud que le diagnosticaron a finales de 2019. 

Este costanero (nació en el municipio de San Bernardo del Viento) sale todos los días de su vivienda, donde vive arrendado, en el barrio Colina Real, en el sur de esta capital, a vender en su triciclo frutas de cosecha y verduras. 

Son muchas las calles que le toca recorrer y las chancletas que tiene que gastar para devolverse a su casa con el triciclo vacío. 

Su soporte emocional

Su inseparable compañera, Leovis Figueroa Espitia, que le dio dos hijos, ya mayores de edad, lo acompaña siempre en las largas faenas de venta en barrios del sur. 

Ella se ha convertido en el soporte emocional de Róger para no desfallecer en medio de las adversidades que les ha planteado la vida. 

La pandemia del coronavirus que produjo la enfermedad de la Covid-19 no ha sido el impedimento para que esta pareja salga a ganarse la vida  llevándole productos frescos y a precios solidarios. 

Con las frutas levantó a sus hijos

Él le contó a EL PROPIO que aunque no tiene casa propia, las frutas le han permitido sobrevivir y con ellas levantó a sus dos hijos. 

El varón está en el Ejército Nacional y la hembra reside aparte. 

Su contribución

Por ahora, y quien sabe por cuanto tiempo, Róger y Leovis siguen contribuyéndole al país con su trabajo, y a la espera de que algún día puedan ser incluidos en un programa habitacional en la capital de Córdoba para tener una vivienda propia y digna que les garantice que los años de vejez que están por llegar van a ser más tranquilos para ellos. 

Mientras eso ocurre,  la pareja sigue recorriendo las empantanadas calles del barrio Cantaclaro y sus alrededores donde sus clientes fijos y ocasionales los esperan lealmente. 

MÁS NOTICIAS

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para elaborar información estadísticas, mejorar las preferencias y funcionalidad del sitio. Al continuar, aceptas su uso.
Aceptar