16 de marzo de 2023 - 12:00 AM

Nicolás Petro tiene derecho a defenderse

Nicolás Petro tiene derecho a defenderse

Por: Gustavo Montes Fernández

No conozco personalmente a Nicolás Petro, en mi vida lo he visto y mucho menos he hablado con él. Pero si salgo en su defensa; más bien en la de cualquiera que se encontrara en semejante situación.
Lo primero es la presunción de inocencia que debe ser respetada en todo ciudadano, por encima del linchamiento mediático. Lo segundo y no de menos monta es la doble moral de este país.
Si llegó a realizar las malevolencias de las que se le señala, es totalmente condenable, pero no me van a venir con el cuento barato muchos de los que le lanzan los más grandes “peñones”, que ellos son precisamente la Inmaculada Virgen María. Bien lejos que están de serlo. Hasta han propuesto un juicio político al presidente Petro, para lo cual no tienen el más mínimo asomo de autoridad moral.
Nicolás Petro, un joven de una innegable niñez, muy cuestionable con respecto a lo que debe ser ideal, deslumbrado por el poder irradiado por la figura presidencial, seguro ha cometido errores tempraneros, siendo el inicial de génesis braguetero, pero lo que si es incuestionable es que no es el único de los “alumbrados” por el poder paternal que lo ha hecho.

Aquí quiero ver a los libres de pecados tirando la primera piedra. Ello no justifica ninguna mala acción de Nicolás u otro que en la republiqueta bananera de Colombia, no deja de ser cantinflezco. El asunto es que los Petro se presentan como “el cambio”. De otro lado, el presidente Petro, no ganó nada, amén de gastar una hoja de papel diciendo a la fiscalía que investigara a su hijo Nicolás y a su hermano por los hechos que se avecinaban a ser públicos, dónde era evidente apertura de investigación por parte de los entes de control. Terminó siendo un simple acto de etiqueta, que tanto dice odiar, logrando que le cuestionaran por qué no lo había hecho antes, teniendo conocimiento.
El presidente Petro ha pasado a recibir lo que otrora él lanzaba. Así que ni puje, solo aguante.
Lo triste de todo esto, es que el único que pierde es el país. Un país que piensa en partidos, que como lo dice la palabra es “división” donde se debiera estar pensado, es en “unidos”, para sacar la nación adelante. Pero no, esa madurez no existe. Aquí es cada quien en su bando ¿Con qué cara se le pide a la hoy oposición que no “peñoneen”, si bastante que le tiraron a ellos, mientras estaban en el poder? Es un cuento de nunca acabar, precisamente por la falta de madurez, sin desconocer que Petro está pisando callos con sus reformas, que no hay forma de saber en tiempo real, si son para bien o para mal.
Esa misma falta de madurez es la que no asegura el debido proceso a Nicolás Petro, quien debe contar con todas las garantías para demostrar su inocencia o, por el contrario, si no lo logra, entonces que la justicia demuestre su culpabilidad, pero vencido en juicio legal, no mediático. Las mismas garantías con las que debe contar el atropellado expresidente Álvaro Uribe en su infinidad de investigaciones. Al caído caerle. Nunca apoyaré eso. Nicolás tiene todo el derecho a defenderse. Colombia, tierra querida, es realmente lo que Gabo siempre dijo: realismo mágico.

Coletilla: A Héctor Olimpo Espinosa, gobernador de Sucre, le quedan tres meses GT larguitos de gobierno, porque el 29 de junio entra ley de garantías, y una vez con gobernador electo, ni el portero le copia.

Coletilla: Todo lo de Héctor Olimpo son mentiras compulsivas, dijo textualmente que Mario Fernández Alcocer es funcionario de la presidencia de la república, eso lo desmintió el presidente Petro en entrevista con Daniel Coronel. Llama la atención ¿Por qué Mario Fernández no ha desmentido a Héctor Olimpo? Está en deuda de hacerlo o de lo contrario Mario deja mal a Petro que quedaría como mentiroso. Que Petro mienta en eso, no tiene pies ni cabeza. Además, la mitomanía de Héctor Olimpo es patológica y conocida.
Comenzó Héctor a meter en líos a Mario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *