21 de junio de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

Llueve, recomendaciones para el agro

Por
16 de may. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Redacción. Mayo hace parte de los meses de lluvia en Colombia y por supuesto, en el litoral Caribe. Aunque las lluvias de este mes y de junio y julio lleven a pensar que ‘El Niño’ está lejos, no hay que bajar la guardia, desde ya es necesario prepararse para él porque estará, de acuerdo a las previsiones, entre septiembre y diciembre del presente año.

Las condiciones esperadas de lluvia para Córdoba y Sucre en lo que falta del mes de mayo, de acuerdo con la Mesa Agroclimática, es que en unas partes habrá mayor precipitación mientras que en otras habrá disminución.

En Sucre se esperan montos entre normales y ligeramente por encima de lo normal, sin embargo, en la zona costera hay probabilidades de montos de lluvia inferiores a lo normal.

Mientras tanto, para Córdoba se prevén lluvias por encima de la media climática al centro y sur del departamento entre el 40% a 55%. Y por debajo de la media climática 1981-2010 al norte y este del departamento sobre las zonas costanera, centro, este de San Jorge, Medio y Bajo Sinú con porcentajes entre 50%-60%.

Previsiones para junio

Y para junio, que hace parte de la temporada lluviosa, en Sucre se prevén montos cercanos a lo normal, excepto para el occidente de la Mojana sucreña donde hay probabilidades de montos superiores a lo normal e inferiores a lo normal para zonas de Sincelejo, Sampués y Corozal.

En referencia a Córdoba, para junio se esperan lluvias por encima de la media climatológica al centro y sur del departamento. Los incrementos más altos serán sobre las zonas de Alto Sinú y oeste de San Jorge entre un 20 y 60%. Por debajo de la media climática se prevén en el norte del departamento, zona costanera, sabanas, bajo y medio Sinú.

Recomendaciones técnicas antes de ‘El Niño’
La Mesa Agroclimática hace las siguientes recomendaciones técnicas para actividades agrícolas y pecuarias de los dos departamentos frente a un evento de ‘El Niño’, esto teniendo en cuenta que la preparación de suelos que se hace en el primer semestre se extiende para la siembra del segundo semestre ya que, como en el caso de Córdoba, se recoge el maíz y casi que de una vez se empieza a sembrar algodón.
. Seleccionar lotes donde se pueda implementar riego complementario en las fases críticas del cultivo sembrado.
. Establecer las siembras con base a los pronósticos climáticos de la zona, para seleccionar la mejor época de siembra.
. Preparar el suelo con mínima rotulación evitando voltear el suelo, explorar usar el cincel vibratorio como preparación de suelos
. Realizar curvas a nivel para retener la mayor humedad posible en el lote.
. Sembrar semilla certificada de variedades autorizadas por el ICA.
. Nutrir el cultivo de manera balanceada con base al análisis de suelo, evitar el excesivo uso de fertilizantes nitrogenados
. Implementar el uso de fertilizantes a base de materia orgánica descompuesta en asocio con fertilizantes químicos
. Realizar monitoreos fitosanitarios para tomar decisiones de manejo.

Pecuarias
. Almacenar agua en reservorios, pozos profundos, diques y jagüeyes
. Realizar rotación de potreros para el pastoreo y disminuir la carga animal por hectárea.
. Implementar planes de suplementación nutricional en su unidad productora, consultar a su médico veterinario zootecnista.
. Emplear follajes de plantas arbóreas (ej. mata ratón) en asocio con pastos.
. Proteger y cuidar los árboles y arbustos existentes en las fincas y/o potreros, de tal forma que suministre sombra a los animales.
. Monitorear constantemente a los animales en su explotación pecuaria para la prevención y manejo de problemas zoosanitarios.

En términos generales ante un probable evento de ‘El Niño’, se recomienda no bajar la guardia en el seguimiento y monitoreo de zonas inestables y de baja disponibilidad hídrica; riberas de los ríos que mantienen niveles bajos y tomar medidas preventivas, además de empezar a pensar en la generación de cosechas de agua como medida de mitigación ante el posible evento.
Es decir, que mientras se siembra con las lluvias también se aprovechan estas para almacenar agua para el esperado ‘Niño’ que, si cambian las condiciones del Océano Pacífico y este no se presenta, por lo menos se estaba preparado para su llegada.