‘Le pedimos al coronel Núñez que tenga el valor de hablar con la verdad’

‘Le pedimos al coronel Núñez que tenga el valor de hablar con la verdad’

Sincelejo. Ayer fue un día de sentimientos encontrados, de impotencia y más dolor que de costumbre para los familiares de José Carlos Arévalo, Carlos Alberto Ibáñez y Jesús David Díaz, los jóvenes del corregimiento de Chochó asesinados al parecer a manos de la Policía.
El Propio visitó a las familias en cada hogar y mientras conversaba con Carmenza Monterroza, mamá de Jesús David, el coronel Benjamín Núñez, señalado como presunto asesino, llegaba a Bogotá, después de entregarse a las autoridades mexicanas.
“Le agradezco a Dios, porque él es el que está haciendo justicia para que el coronel se haya entregado”, dijo Carmenza.

Carmenza Monterroza, mamá de Jesús David

¿Por qué se fue huyendo? es la pregunta que se hace Carmenza y espera la pronta respuesta
“Así como tuvo la valentía de coger los pelaos y matarlos, sin que ellos pudieran defenderse, que tenga la valentía y hable con la verdad. Él pensó que los muchachos no tenían familia”, fueron las dolidas palabras de esta madre, que a la vez imploró a la justicia que le dé una ejemplar condena para que pague por lo que hizo y sufra como lo hicieron los muchachos y lo hace en estos momentos la familia.
¿Por qué lo hizo, por qué también mató a estas tres madres? se pregunta Carmenza.
Comentó que no siente alivio con la entrega de Núñez, porque eso no le va a devolver la vida a su hijo. Su vida y su alma descansarán, cuando Núñez y los demás implicados paguen por lo que hicieron con una fuerte condena.

Aferrada a la foto de su hijo
“Hoy (ayer), amanecí con una tristeza grande y dando grito, porque mi hijo no está conmigo. Todos los días lo espero y nunca llega”, manifestó Carmenza, mientras se aferraba a la foto de Jesús David, que tiene en la sala de su casa, en el barrio Villa Karen, del corregimiento de Chochó.
En ese mismo sector, unas cuadras más adelante, encontramos a Alberto Carlos Ibáñez Suárez, papá de Carlos Alberto Ibáñez Mercado. Paradójicamente, tiene en la sala de su casa, dos fotografías de su hijo, orgullosamente portando el uniforme de la Policía, cuando prestó el servicio en dicha institución. y que miembros de esta, le habrían quitado la vida.

Alberto Ibáñez, pese a todo lo ocurrido, se siente orgulloso porque su hijo Carlos Alberto portó el uniforme de la Policía.


“Al enterarnos de la entrega del coronel Núñez siento un alivio. Por miedo no nos atrevíamos a salir de la casa. Lo que pedimos es que lo traigan acá a Sincelejo y pague su delito donde lo cometió”, dijo Alberto.
Destacó en los muchachos las ganas de superación, jóvenes de bien, que no tenían problemas con nadie. Dos de ellos, se habían enfocado por la mecánica, mientras que su hijo era amante al fútbol; de hecho hizo parte de uno de los equipos del corregimiento de Chochó, que alcanzó el título del torneo. Su sueño era llegar al profesionalismo en esta disciplina.
“Donde quiera que voy llevo a mi hijo en mente. Es una herida que no se va a curar de la noche a la mañana”, dijo Alberto Ibáñez.

‘Estábamos esperando este momento con ansias para conocer más detalles’

Carlos Arévalo Contreras, papá de José Carlos Arévalo, también estaba sumido en una tristeza. Anteanoche no pudo dormir y se dedicó a ver los videos de las últimas noticias del coronel Benjamín Núñez.
“Estábamos esperando este momento con ansiedad. Se han dicho muchas verdades, pero nosotros como víctimas creemos que hay muchas más verdades que deben de salir a flote. Estoy seguro que con la entrega del coronel, se conocerán”, sostuvo Carlos Arévalo, que al igual que las otras dos familias, tiene en la sala de su casa un cuadro, con la imagen sonriente de los tres muchachos: esa misma, que le retumba en su mente, hasta el punto de no soportar el dolor de cabeza, por el estrés de vivir toda esta situación y de no tener a su hijo entre la familia.

Por este parque del corregimiento de Chochó, el resto de la comunidad, veía con frecuencia a los tres muchachos.

Se investigue hasta el final
Como padre y como víctima, espera que esta investigación llegue a su final, que se haga una buena justicia y que los culpables de los hechos ocurridos el 25 de julio sean castigados legalmente como debe ser.
Carlos Arévalo coincide con Carmenza Monterroza en pedirle al coronel Núñez que hable con la verdad, si es que hay más verdades.

En el cruce de la muerte está una pancarta con la imagen y nombre de los tres jóvenes asesinados el 25 de julio

Su rostro refleja el sufrimiento que carga todos los días. “Es una cosa, que sinceramente no la esperábamos. Gracias a Dios que hemos tenido mucha solidaridad del pueblo y eso nos ayuda a fortalecer”.
Al preguntarle, ¿por qué cree que el coronel Núñez se entregó? respondió, que ya hay 10 uniformados investigados por este hecho y él sintió que le echaron toda el agua sucia. Algo tiene que decir al respecto.
“Con todas las investigaciones que se han hecho al respecto de los hechos y han hablado muchos expertos sobre el tema, yo le pediría a la justicia colombiana, de castigo para Núñez, 50 años de prisión”, finalizó Carlos Arévalo.

A un lado, en el cruce de la muerte, está una pancarta con la foto de los tres jóvenes

Habitantes piden justicia
Moradores del corregimiento de Chochó también piden un castigo ejemplar para los responsables:
Rodolfo Berrío Barboza: “A partir del momento en que el coronel ya está en Colombia, lo que queremos es que pague en una cárcel, a la que llevan a cualquier ciudadano, porque él no debe tener privilegios”.
Alcibiades Bertel Martínez: “Eso que hicieron fue un asesinato a sangre fría, con miembros de un pueblo tranquilo, donde no había necesidad de cometer esos hechos. Mataron a esos muchachos, haciéndole creer a todos, que no podían vivir en sociedad. Lo que pedimos es que a todos, les caiga todo el peso de la ley para que les den el castigo que merecen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.