23 de junio de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

La vida y el arte siempre tendrán una historia mágica que contar

Por
8 de ene. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Por: Paulina Jaramillo Mendoza.

Redacción. La vida del ser humano está compuesta por luces y sombras, caos y calma, día y noche y en algunas ocasiones, cuando los colores de la creación no son suficientes, o en su defecto, no impactan verdaderamente las pupilas de quienes lo observan, estos últimos prefieren morir internamente, o quedar en el exilio.

Siempre contarán algo
El arte, al igual que la vida y las cicatrices, siempre tienen en su interior, una historia que contar. Es por esto, que los escritores, pintores y poetas bohemios, además, de los amantes de las letras, de la música, y del universo, siempre cargarán en su ser miles de fragmentos, lienzos y expresiones que gracias al caos y al sinfín de acontecimientos que por destino o por elección viven, terminan convirtiéndose en la musa que les permite plasmar en líneas todo aquello que desborda del alma y que, para su suerte, allá afuera siempre existirán miles que, por coincidencia, terminarán identificándose.

Sin embargo, antes de pretender que otros se identifiquen con nosotros, se debe primeramente buscar desesperadamente identificarse uno, con uno mismo. Es así como le aconteció al sincelejano y Artista Plástico con estudios en Bellas Artes de Sucre y Lic. En Artística en Cecar, Kevin Andrés Rosillo Vega cuando de pequeño se encontró con aquella versión de él, distraída, ajena y quizás negada de dejar posar su concentración en algunas asignaturas importantes por no encontrar la conexión necesaria para verlas interesantes. Un día como cualquier otro, la concentración de Rosillo Vega se calmó y se posó, pero en un lienzo lleno de figuras, colores y magia, fue exactamente allí cuando él encontró la calma, la conexión y el caos desapareció, por fin se había encontrado consigo mismo. "A mis 16 años conozco la pintura, ensucio mis dedos de acrílico por primera vez. Cuando decido inclinar mi vida al arte, recibí muchas burlas y comentarios negativos, por parte de familiares que hoy en día ni siquiera gasto el tiempo en escucharlos, empecé con mucho miedo y mi concepto de “Miedo” en ese momento a hoy es muy distinto, siento que si eres artista hay que lidiar con muchísimas cosas externas e internas", expresó el artista.

"Mi proceso pictórico va de la mano a mi vida, a la obra le entrego mi tristeza y alegría, puedo festejar pintando o llorar mientras doy pequeñas pinceladas yuxtapuestas"

"Mirada causada por el estrépito de la caída justo antes de escuchar con premura a la epístola del vacío".

El recorrido artístico de Rosillo ha sido muy intermitente, vivió desahuciado algún tiempo, se entregó a las adiciones y en la actualidad sus obras están cargadas de tormentos y los sufrimientos de esa época negra que vivió. Sin embargo, el sucreño tenía la certeza de que tantas experiencias llenas de caos y tristezas, en su interior, permitirían el trazo en el nuevo lienzo de su vida. "Mis obras y técnica se fortalecían a medida que luchaba con la depresión, encontré extraer inspiración desde la observación a mi contexto social", dijo.
El artista sincelejano siempre se ha sentido atraído por los rostros, la figura humana y la piel, esta última, sin duda alguna, se ha convertido para él en la más llamativa, porque es el órgano más grande y además, el que está más propenso a sentir dolor. “En mi taller llevo a cabo experimentaciones centradas a la pintura figurativa, apropio todas las minucias y texturas que nos ofrece el cuerpo humano, mis fotos inspirativas pueden ser desde un indigente a una modelo, o algunos de mis amigos, siempre mostrando realidades adversas y situaciones difíciles de la vida”, puntualizó.
El sincelejano tiene una obra llamada: "Entre un ratón y un diablo", es importante mencionar que lleva 8 meses trabajando en ella. La obra es un rostro con la lengua afuera. La fotografía fue tomada por el fotógrafo Miguel Narváez, con quien el artista siempre ha trabajado, la obra es de un indigente mostrando su realidad. Esta pieza participó en la exposición “Ecléptico” en el marco del 49 festival internacional de la cultura en Tunja.

Obra del artista llamada: "Entre un ratón y un diablo".

Mensaje a la sociedad
"Se puede construir desde lo destruido, a veces pensamos que no podemos con ciertas situaciones, lo mejor que tenemos es el día de mañana, sale de nuevo el sol después de tanta oscuridad. Siempre tenemos esa nueva oportunidad", indicó el artista.

Rosillo manifestó que la palabra “Resiliencia” es su término favorito del diccionario. El artista, después de dialogar con este medio y mostrar sus luces y sombras, le contó que lleva dos años y medio sin comercializar sus obras porque se encuentra pintando piezas para su primera exposición individual que, además, desea presentarla en Sincelejo, la ciudad que lo vio nacer y dar sus primeras pinceladas y que además, le ha brindado miles de regalos. Cabe indicar que a finales de este año el artista brindará la obra al público.