23 de junio de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

"La muerte cruzada"

Por
23 de may. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Por Rafael Hernández M.

La muerte cruzada es una figura institucional contemplada en la constitución ecuatoriana, exactamente en el artículo 148, y que le permite al Presidente de la República mediante un decreto disolver la Asamblea Nacional, lo que es para nosotros el Congreso de la República, y convocar, en el plazo de seis meses, a nuevas elecciones incluyendo para Presidente de la República, pero tiene una particularidad y es que no se iniciaría un nuevo pedido, sino, para terminar el pedido tanto de los diputados como para el Presidente que se vence en el año 2025.

La figura de la muerte cruzada se da por tres causales, entre ella a la que invocó el Presidente Guillermo Lasso y fue la de "grave crisis política y conmoción interna".

Todo comenzó con la presión legislativa de una Asamblea de mayoría opositora y de izquierda contra el Presidente del país, que es de tendencia conservadora, y a quién le adelantaron un juicio político para destituirlo acusándolo de una presunta corrupción en contratos de transporte de petróleo, a lo que Lasso se les adelantó echando mano de esa figura constitucional y así darle un poco de aire a su gobierno y disolver una Asamblea opositora que le bloqueaba todos sus proyectos.

Lo cierto es que el Ecuador es un país que no ha tenido mucha estabilidad política y cuando la tuvo por diez años fue con un Presidente de izquierda, que se hizo reelegir, y que se encuentra prófugo en Europa ya que fue condenado en ausencia con ocho años de prisión por corrupción en el escándalo de Odebrecht, ese expresidente prófugo es Rafael Correa, líder, a la distancia, de la oposición que quiso tumbar a Guillermo Lasso. Esa inestabilidad ha llevado a que desde el año 2000 Ecuador haya tenido seis presidentes, comenzado por Gustavo Noboa en el 2000-2003; Lucio Gutiérrez 2003-2005; Luis Palacio 2005-2007; Rafael Correa 2007-2017, se hizo reelegir con artimañas; Lenin Moreno 2017-2021 y el actual, Guillermo Lasso, que gobierna desde el 2021 hasta que convoque a nuevas elecciones, pues ya anunció que no presentará su nombre para una nueva candidatura, decisión sensata dada la baja popularidad que tiene el mandatario ecuatoriano.

Las disoluciones del congreso ecuatoriano tienen paro constitucional, diferente a lo que sucedió en Colombia en 1991 que cerraron el Congreso sin amparo legal ni constitucional.