18 de marzo de 2023 - 12:02 AM

La “Coca” no es ilícita

La “Coca” no es ilícita

Por Carlos Rodríguez Santos

Durante el Foro Permanente de la ONU para las cuestiones Indígenas, la vicepresidente Francia Márquez indicó: “seguir criminalizando el uso de la hoja de coca no va a permitir a Colombia el logro de la paz total”. Finalmente, expuso: “No es posible que los jóvenes indígenas de Pogue, más de 60 se estén suicidando como un escape a la guerra”.

Pues bien, el término “coca” es una palabra indígena: aimara kkoka, que significa: árbol, originario de los Andes que se encuentra en Sur América, principalmente en el Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia, cultivado en tierras cálidas y húmedas.

La aparición de la coca data más de 4.000 años, constituye instrumento de identificación de los pueblos andinos, debido al contacto de estos con la tierra, para quienes el hombre es parte de un espacio, tiempo y lugar; lo que hizo que la “hoja de coca” fuera visto como un obsequio que simboliza amistad y generosidad y, por tanto, el acto de compartir y consumirla en grupo refuerza los lazos de confraternidad y confianza entre las comunidades andinas. Se convirtió así, culturalmente, en un árbol milenario que representa parte de la tradición y cosmovisión andina.

Los españoles se dieron cuenta en 1573 de la capacidad de resistencia laboral de nuestros aborígenes por masticar la hoja de coca y en 1860 un químico alemán, abstraería el principal alcaloide de la coca: la “ina” para crear la “cocaína”, generándose el “narcotráfico” para sufragar demandas en los países desarrollados.

Para producir “cocaína” se requiere abstraerla de la hoja de la “coca”, cuyo proceso es secar las hojas de coca cosechadas, ponerlas en una solución de agua con ácido sulfúrico, añadiendo kerosenes, carbonato de calcio y de sodio, entre otras sustancias, dando resultado como droga tóxica: la “pasta básica de la cocaína”. En 1953, la OMS consideró a la coca como una toxicomanía y las ONU en 1961 condenó este árbol y exigiría la eliminación de sus cultivos, sin valorar la importancia para la población indígena andina.
De lo que sigue, que la “coca” no es “cocaína” y esta es la droga tóxica, preguntándonos: ¿Quién la inventó? ¿fueron nuestros aborígenes? Entonces ¿cuál es la ilícita? Se las dejo allí.

Noticia anterior

Formas del amor (II)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *