Invasiones y planes de ordenamiento territorial

Invasiones y planes de ordenamiento territorial

La noticia que ha corrido por los medios en las últimas semanas hace referencia a las intenciones de invasión que se ha dado por parte de familias ocurridas en diferentes departamentos como Valledupar, Cesar, Cauca, entre otros. Evidentemente, detrás de estas acciones deben existir unos líderes, los cuales son a los que se debe llamar para pedirles cuentas y en esa medida, dentro de la legalidad, tomar acciones. Paralelamente, es importante contar con la organización y transparencia de los datos catastrales, como también la información que se encuentra en los planes de ordenamiento territorial. Es así como el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, el Departamento Nacional de Planeación y la Superintendencia de Notariado y Registro, deben estar al frente. De igual manera, debe acompañar el Ministerio de Agricultura, toda vez que los incidentes ocurridos se generan por la histórica discusión que se ha dado sobre la propiedad rural.

En estos casos no se puede mirar el problema por las ramas porque termina siendo una cacería de brujas acompañadas de múltiples reuniones y agendas llenas de refrigerios. Más allá de lo indicado y expuesto por el doctor Germán Vargas Lleras en su columna en el periódico El Tiempo el once de septiembre del presente año, donde explica las normas legales para actuar contra estas anomalías, es importante, adicionalmente, organizar reunión con el presidente Gustavo Petro y para la cual lo más pertinente es que se realice a manera de audiencia pública. Asimismo, a ella deben asistir quienes están promoviendo los hechos y poner las cartas sobre la mesa.

Para poder exigir la organización y el respeto a la propiedad, el Estado requiere contundencia. Pero exige que sea asumido por las entidades competentes y debe tratarse con argumentos que muestren la competencia y la responsabilidad jurídica que tienen dichas instancias, en particular los directores y jefes de áreas que administran la información catastral, como también las políticas públicas sobre la propiedad. Es hora de que la propiedad y su uso sean asumidas como un bien económico de suma importancia para el desarrollo. Pero asimismo se debe entender que la propiedad tiene como único argumento de su existencia el principal factor productivo: “el trabajo”. La propiedad no se regala.

En este orden de ideas, invito al señor presidente Gustavo Petro para que realice la audiencia pública que propongo.

Por: Francisco Montes Vergara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.