Huele a culpa, general Vargas tomó decisiones

Huele a culpa, general Vargas tomó decisiones

Redacción. Diez días después del asesinato del patrullero Diego Ruiz Rincón en Sampués, y que por esto habrían muerto tres jóvenes residentes en Chochó, el general Jorge Luis Vargas (foto izq.), director general de la Policía Nacional se pronunció. Vargas envió un mensaje de condolencias a los familiares, en su alocución oficializó el relevo del comandante en Sucre, coronel Carlos Andrés Correa, además pidió que tras la investigación y sus resultados caiga todo el peso de la ley sobre los responsables de este triple asesinato. Llamó la atención que el general Vargas habló muy aireadamente y se le veía con molestia. Este caso ha generado duros cuestionamientos a la Institución y claramente afecta negativamente la reputación y el respeto hacia la misma, por ende, la repentina aparición y las decisiones que ha tomado el general Vargas apuntarían a que muy posiblemente estos tres jóvenes si murieron en manos de uno o varios uniformados. Tras el relevo del coronel Carlos Andrés Correa Rodríguez, asumió como encargado el teniente coronel Francisco Javier Narváez.

“Saludo de condolencias a las familias, con el absoluto compromiso de la Policía de que se capturaren a los responsables de este hecho. En donde haya presuntamente, un policía comprometido, le debe caer todo el peso de la ley lo más rápido posible”.
Ese es el mensaje que ayer envió el director nacional de la Policía, general Jorge Luis Vargas, a los sucreños frente a los asesinatos de José Carlos Arévalo, Carlos Alberto Ibáñez y Jesús David Díaz, muertos al parecer a manos de esta institución policial el pasado 25 de julio.
Después de ese mensaje, el alto oficial de la Policía, anunció el relevo del que hasta antier fuera el comandante de la Policía en Sucre, coronel Carlos Correa, que llegó a este departamento a mediados de febrero.
Cabe anotar, que este es hasta ahora el primer mensaje de pésame que da la Institución a los familiares de las víctimas mortales. “Desde que se conocieron los hechos el inspector general ordenó una comisión que se desplazó al lugar. Se han tomado decisiones en el nuevo marco de la ley disciplinaria de la Policía”, explicó el general.
Es de recordar que por estos hechos fueron separados de sus cargos el teniente coronel Benjamín Núñez Jaramillo, que se desempeñaba como comandante operativo de la Policía en Sucre; la subteniente Camila Buriticá Valencia, que era jefe de CAI y los patrulleros Bernardo Pontón, Huber Mieles, Jesús Bolaños, Álvaro Álvarez, Diana Puerta y Leila Ávila, cuatro de ellos de Infancia y Adolescencia y los otros dos de vigilancia.
Por otro lado, la Inspección General ha recepcionado 42 pruebas, 25 testimoniales y 17 documentales, que están siendo compartidas con las otras instituciones.

Los elementos materiales probatorios aún no han llegado a la Fiscalía.

Se conoció también que la Fiscalía ha recolectado elementos probatorios que conduzcan a determinar la responsabilidad de cada uniformado. Es de anotar que a las 5:00 de la tarde ese lunes 25 de julio sicarios ingresaron hasta una panadería en Sampués y mataron al patrullero Diego Ruiz Rincón. Minutos después por radio informaron a las patrullas que se encontraban en la escena del crimen, que en el sector de La Garita habían capturado a los presuntos sicarios. Se trataba de José Carlos, Jesús David y Carlos Alberto, que fueron interceptados por tres patrullas motorizadas.
Según la versión de Sindy, hermana de Jesús David y quien en ese momento se transportaba con él, y con José Carlos, iban rumbo al hospital, pues, en la vía a la vereda Las Palmas, donde estos dos jóvenes se encontraban practicando Stunt, pasaron varios policías haciendo tiros. Uno de esos rebotó en el suelo y rozó a Jesús David en la rodilla, que luego fue llevado por su amigo a su casa en Chochó.
Mientras que Carlos Alberto se movilizaba de Sincelejo a Chochó con una pasajera. Este llegó a la intersección y vio que los policías tenían detenido a sus amigos. Al preguntar por qué, también lo detuvieron y a los tres les ordenaron tirarse al suelo boca abajo. Posteriormente se los llevaron y aparecieron muertos.

Autor: El Meridiano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.