12 de junio de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

Estado de derecho

Por
16 de mar. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Por Fernando Negrete Montes

La concentración de 5.000 campesinos en Los Pozos, Caguán, hace dos semanas por temas de vías y explotación petrolera y que desembocó en la muerte de un policía y otras personas y que puso en dificultades al gobierno nacional quien no había atendido los reclamos y luego para apaciguar los ánimos calificó la retención de los policías como un "cerco humanitario" por el ministro del interior y los bloqueos de la semana pasada por mineros en el bajo Cauca y San Jorge por las medidas del gobierno contra la minería ilegal, son una muestra de que el Estado de derecho empieza a estar en "calzas prietas".

De una situación de espera de soluciones por parte de los partidos y grupos que ejercían el poder o de las demandas en los estrados judiciales para hacer cumplir los derechos, se ha pasado a otra en que la "protesta social" es el medio utilizado para exigir solución a las carencias históricas de la población, que no son básicamente de carácter espontáneo, sino que tras ellas hay quienes las impulsan.

Estos hechos agravan la situación del actual gobierno nacional en los siete meses de ejercicio del poder, para quien la reforma tributaria se convierte hoy en su principal logro no medible porque el impacto solo se verá a finales del presente año, la reforma radical a la salud se suaviza para salvarse, la laboral y pensional no se han presentado al Congreso pese a las sesiones extraordinarias y se espera que el Plan Nacional de Desarrollo, haga su trámite para ser ley de la república dentro del término legal.

Sin embargo, el mayor fiasco que está padeciendo el presidente Petro es su sonada "Paz total" que parece no tener una estructura que permita mantener una sólida posición frente a los interlocutores pasando de una idea de negociación colectiva con cese bilateral del fuego, a una por grupo y con revisión del modelo económico, volver a negociar con disidencias y otros actores armados, con exigencias particulares en detrimento de la igualdad de derechos de todos ante la ley.

Llegó para el gobierno nacional la hora de cambiar de estrategia y visión de lo que requiere el país y cómo se administra porque el estallido social descontrolado va a llevar a una situación insostenible, con la corrupción tocando palacio presidencial y la "paz total" contra el Estado de derecho.