25 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

El peaje, terquedades y soluciones

El peaje, terquedades y soluciones

Existen problemas que afectan a las comunidades que en algunos casos el deterioro que sufren sus economías y la alteración de su cotidianidad proviene más de la desidia del estado y la insensatez de los burócratas que de causas provenientes de su entorno o responsabilidad.
Una comunidad sobresale o se estanca con cuando su cotidianidad se altera por múltiples factores, en algunos casos ha sido la naturaleza, en otros la violencia, y no son escasas las circunstancias en qué tal hecho acontece porque funcionarios públicos o gobiernos han vacilado en poner en ejecución la solución adecuada, circunstancia esta última que durante los últimos siete años ha hecho que regiones como las del Golfo de Morrosquillo haya ha sido afectadas notablemente en su economía y perspectivas de turismo y comercio.
Las gentes, en especial las de Tolú han sufrido en carne propia las absurdas ubicaciones de un peaje que resulta incomprensible, que pretendan poner en sus propias narices, afectando su ingreso y complicando su ingreso y economía.
Lo que realmente desafía la paciencia de sus habitantes son las decisiones retantes de la actual reubicación que en estos últimos días pretendió la ANI y la Concesión Ruta al mar de establecer el peaje en la propia entrada del pueblo en inmediaciones del corregimiento palo blanco.
Si donde hoy se ubica ha sido conflictivo y se reubicó ahí para no afectar corregimientos como puerto viejo, y Palo Blanco, incluida la propia cabecera municipal, se cae de peso y rinde homenaje a la torpeza pretender trasladarlo hacia ese sitio en un claro desafío a sus comunidades.

La solución es sencilla y uno no comprende por qué se insiste en perturbar la paciencia ciudadana, es simple el peaje, la Caimanera lleva ese nombre como muchos en Colombia que hacen alusión al sitio de su ubicación porque desde la presentación del proyecto fue concebido en la Caimanera y no en Tolú, ni palo blanco. Si así hubiese sido, llevaría el nombre del peaje de Tolú o palo blanco. Entonces colocarlo en la nueva vía que elude el DMI de la Caimanera y que consagra el nuevo trazado por la parte detrás y que va a desembocar detrás del porvenir, es su ubicación ideal sin perturbar el corredor turístico que hoy afecta. Esa decisión incluida a un controlador de alturas en el corredor turístico entre Tolú y Coveñas para evitar el aprovechamiento de esa decisión, loor parte de avivatos es la adecuada decisión que la Ani y la Consepción no pueden retardar. Esto unida a la provisionalidad de un separador que filtre el corredor turístico de las Tractomula de y otro tipo de vehículos cuyo tránsito por nuestras tierras, obedece a la obligatoriedad de un paso que deben hacer en su recorrido para llegar a su destino cuyo Pao no solo debe pagar sino que es conveniente para el golfo su flujo porque él mismo genera actividades económicas en su paso.

Por: Emiro Arrázola Ospino.

1 Comments

  • este sujeto emiro arrazola, un vividor todo el cuento del aeropuerto de tolu y ahora el peaje, es porque tiene unas tierras que quiere valorizar, para vende a mas precio, que no joda mas y se las ofrezca a el gobierno petro, ademas y que empresario y no tiene ni una tienda para serlo esta pecueca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.