El camino de la espirutualidad

El camino de la espirutualidad

Por Óscar Pérez Palomino

Lo expresado en este artículo es una síntesis del capítulo “la conversión como proceso de madurez humana” del libro “El camino de la espiritualidad” del sacerdote y escritor chileno Segundo Galilea:

El desarrollo de la dimensión espiritual que nos va llevando a la experiencia de Dios, “comienza por la fe, que animada por el amor… desencadena la conversión, punto de arranque de la espiritualidad”. “La conversión es la firme decisión de ponernos en marcha” para seguir los principios que actúan como pautas de desarrollo personal, que no se pueden quebrantar, pues su desprecio… constituye la forma más grave de degradación de la persona… la cual puede rectificar mediante un proceso maduro de conversión.

“La conversión es siempre una ruptura… un cambio de mentalidad: comenzamos a guiarnos por [principios, leyes naturales], y criterios de fe… y no por los criterios del mundo” … pero, exige primero reconocer que se ha quebrantado algún principio… y, después… estar dispuesto a iniciar “un cambio radical que marcan el derrotero del segundo nacimiento [para empezar a dejar atrás al hombre viejo y dar paso al renacer del hombre nuevo]”.

Como el punto neurálgico de la espiritualidad… es la conversión, y el de la conversión… darse cuenta que se ha transgredido algún principio o alguna norma de comportamiento contenida en el decálogo bíblico… el hecho de que el ser humano se ubique de entrada en el “club de los buenos”, tal como lo señala el sacerdote Juan Jaime Escobar, impide reconocer que se ha cometido una falta, condición necesaria para comenzar el proceso de conversión.

La incapacidad de la representación del conflicto… o “ceguera… es la forma más alta de la insensibilidad del espíritu, pues el sujeto no ve, no percibe sus fallas ni los puntos en que debe superarse… y es por eso que la conversión debe comenzar… por una toma de conciencia, seguida de una crisis inicial y una decisión, pero es igualmente un largo proceso que toma toda la vida, dado que en él hay momentos fuertes, momentos difíciles, crisis de maduración, donde debemos volver a optar por los principios que nos atrajeron al comienzo”.

“El seguimiento del apóstol Pedro, desde la conversión superficial, hasta la conversión madura de la fe, a través de la crisis, después de haber negado a Jesús tres veces, es un paradigma del proceso de la conversión de cada cristiano”. En efecto, la conversión inicial comienza con el reconocimiento del quebrantamiento de un principio o “pecado, como única realidad incompatible con cualquier progreso espiritual”; prosigue con la firme decisión de respetar el principio quebrantado y “renunciar al valor que lo contraviene; (continúa) con la conversión madura, que va más allá de la pura renuncia al mal y al pecado… y que comienza después de una nueva crisis… en la que nuestra vida de fe es invadida por una creciente insensibilidad, y los valores evangélicos a los que nos habíamos convertido van perdiendo la atracción sensible que al comienzo ejercían sobre nosotros; sobreviene el cansancio, y un deseo de trabajar solo lo indispensable, sin búsqueda ni cambio”.

Además, conforme pasan los años, nos hacemos más burgueses, y buscamos seguridad y un mínimo de confort. Es por eso que, para que sea “más profundo el proceso de conversión, se requiere del apoyo de la Providencia, pues la conversión como madurez humana consiste en dejarnos conducir por el Señor de la fe, la cruz y la esperanza: “cuando eras joven tú mismo te ponías el cinturón e ibas donde querías. Pero cuando te hagas maduro otro te amarrará la cintura y te llevará donde no quieras”. (Jn.21, 18)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.