Dos años de denuncia, entes de control mudos y planta detenida

Dos años de denuncia, entes de control mudos y planta detenida

El molino de la planta arrocera y la investigación sobre un presunto detrimento en la contratación y montaje del mismo están detenidos. No se mueven ninguno de los dos y mientras tanto la planta está por convertirse en un ‘elefante blanco’ más en la lista que tiene el departamento de Sucre.


Y es que la denuncia por parte de Félix Padilla Aguas, que fue interpuesta en 2020, no ha surtido el efecto esperado hasta el momento porque la Gerencia de la Contraloría y la misma Fiscalía están en deuda con determinar a ciencia cierta los problemas que hubo en el dinero.

Quedó quieto
No obstante, en octubre de 2021, la Gerencia de la Contraloría Departamental de Sucre determinó que en la ejecución del convenio hubo presuntos incumplimientos en las obligaciones contractuales lo cual ocasionó que no se lograra el objetivo del mismo y por el contrario hoy esté estática y en el olvido porque no se ha puesto en funcionamiento desde su montaje en enero de 2016.


Según la denuncia, los problemas llegaron desde que la Asociación de Pequeños Productores Agropecuarios de la vereda Lana (Asoprolana), representada por Julio Maury Villacob (con 45 miembros) fue beneficiaria en la convocatoria nacional Pacto por el Agro en 2014 recibiendo un apoyo económico de 246 millones de pesos por parte del Ministerio de Agricultura para edificar la planta beneficiaria de arroz construida en la vía entre Majagual y la vereda en mención.


En su momento se alertó que compraron un molino de menor capacidad y de menos calidad que el indicado en el proyecto “con el objeto de que les quedara recursos a ellos para apropiarse ilegalmente de estos”.


Al principio, según el ente de control, se pudo evidenciar una indebida gestión fiscal en la administración de los recursos de la Nación, ya que no hubo una adecuada planeación del proyecto en lo concerniente al estudio técnico que analizaría la compatibilidad de las redes eléctricas que atraviesan el predio donde funciona la planta, situación que no contemplaron que atraería sobrecostos.

La Alcaldía de Majagual hizo un aporte de 18 millones 480 mil pesos consistentes en apoyo técnico.

El convenio no se ejecutó acorde con las cláusulas contenidas en el mismo, lo que ratifica lo dicho por el denunciante.


Esto también es corroborado con los 11 testimonios realizados con los beneficiarios en visita realizada por parte de funcionarios de la Contraloría General de la República, en el cual manifestaron conocer el desarrollo del convenio 214-524 del 19-06-2015, pero afirman que la planta no fue puesta en funcionamiento y no recibieron ningún beneficio económico ni en especie, todo esto en contra del objeto del convenio.

La denuncia también cuestionó que, entre otras cosas, hubo deficiencias en la interventoría y la supervisión realizada al proyecto de la planta y el molino, ya que avalan un acta final de la obra, sin poner en funcionamiento ni los equipos y mucho menos la misma estructura.


Y ese es precisamente el problema principal que a pesar de que hubo estos hallazgos, no ha habido resultados contundentes y mucho menos sanciones, lo que deja mal parada la investigación porque la estructura no cumple con los fines para lo cual fue levantada.


El detrimento estaría en 140 millones de la construcción de la obra civil y 106 millones en la compra de la planta beneficiadora, para un total de 246 millones de pesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.