17 de julio de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

Día del Maestro

Por
18 de may. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Por José Armando Benítez Tuirán

El Día del Maestro ha sido históricamente un día para reivindicar la importante, ardua y muchas veces menoscabada labor de quiénes dedican sus vidas a la enseñanza. Es un día para los halagos, las felicitaciones y los reconocimientos, tan necesarios como merecidos.

No alcanzan las páginas del periódico para mencionar con nombres y apellidos a todos los docentes que hacen de su labor, su pasión y la viven como una verdadera vocación. Esos que se entregan con cuerpo y alma a la apasionante, pero muchas veces también mezquina, tarea de educar. Ya sea en la primera infancia como en la edad adulta, encontrarte con gente de este talante, hace más placentero y especialmente más provechoso, el aprendizaje.

Pero que la gran mayoría sean buenos profesionales, no quiere decir que no haya malos profesores, también los hay, y puede ser una verdadera pesadilla tenerlos.
Por eso, se debería apostar por la excelencia en el ejercicio de la docencia, se deberían implementar mecanismos que permitan evaluar y porque no descalificar a quienes no cumplan con unos estándares mínimos de excelencia. Obviamente alejando de estos procesos a la política que todo lo corrompe.
Las facultades deben ser cada vez más exigentes con los estudiantes que aspiran a integrar el magisterio. Es verdad que es muy importante hacer énfasis en los conocimientos que deben tener los docentes sobre las materias que enseñan, pero no es menos importante la pedagogía para la transmisión de los mismos. De igual manera, se debería enfatizar en que puedan desarrollar habilidades que les permitan identificar las falencias del alumnado y contar con las herramientas para ayudar a que todos lleguen al nivel deseado.

Un buen profesor no solo enseña materias, sino que ayuda a la formación de buenos ciudadanos, de aquí la importancia de saber detectar a tiempo fenómenos como el acoso escolar, para ponerle freno a tiempo. Igualmente son fundamentales los buenos maestros para identificar y atacar las causas de la deserción estudiantil.
Claro que son más los buenos maestros… por eso quiero felicitar a todos aquellos que ejercen esta labor que ayuda a forjar a los buenos hombres del futuro. Feliz día a todos los maestros y mil y mil gracias por su gran labor.