18 de julio de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

Cuidemos a nuestras madres!!

Por
21 de may. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Por Francisco M. Camargo Assís*

Quiero hacer un llamado a un asunto sensible, que debe tomarse como una condición "sine qua non" para el desarrollo de una región, y me refiero a la "maternidad saludable" y consecuente con esto a las políticas efectivas que puedan mejorar los desenlaces en esta población. Los eventos adversos asociados a la gestación se traducen en la calidad de los servicios de salud prestados y el impacto en los niveles de desigualdad social. La mortalidad materna es definida por la Organización Mundial de la Salud – OMS – como "La muerte de una mujer durante su embarazo, parto o dentro de los 42 días después de su terminación, por causa relacionada o agravada al embarazo, parto o puerperio o su atención, más no por causas accidentales o incidentales".

En Colombia, esto es un problema de salud pública, cuyo comportamiento ha sido la reducción de las muertes entre los años 2007 a 2019, pero a partir de los tiempos de pandemia por Covid-19, las maternas con esta enfermedad tienen mayor probabilidad (6 veces más) de requerir hospitalización en unidades de cuidados intensivos, con soporte respiratorio y más severidad de los cuadros, que aquellas mujeres en edad fértil que no están embarazadas. También, mayores tasas de aborto por afectación del virus sobre la placenta que induce a la pérdida de la gestación. Es nuestro deber visibilizar el problema, explicando algunas razones, entre las que mencionamos la falta de adherencia a los programas de control prenatal por el confinamiento y derivado del fenómeno migratorio en comunidades que no han regularizado su estatus de aseguramiento en salud, poblaciones de gestantes con mayor susceptibilidad para presentar resultados adversos y que generan relevante efecto a la estabilidad de las familias que han vivido esta catástrofe, por lo cual hacemos llamado para optimizar el cuidado de estos seres humanos, teniendo en cuenta el aumento en las complicaciones de las obstétricas entre 2020 y 2022, especialmente, en población rural en quienes la razón de mortalidad materna es superior a la urbana, en poblaciones vulnerables y sin afiliación a seguridad social.

El análisis reporta la necesidad de intensificar los cuidados, hacer búsqueda activa de factores de riesgo, mejorar el nivel de conocimiento del proceso de gestación por parte de las pacientes, fortalecer los procesos de auditorías para evaluar la capacidad de respuesta de las instituciones de salud, estimular el entrenamiento continuo de los equipos de salud como medidas para derribar las barreras de acceso y ejercer atención óptima.
*Fundación Atarraya