21 de mayo de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

Benjamín Puche Villadiego

Por
16 de may. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Por Luis Manuel Espinosa

Benjamín Puche Villadiego, es de esas personas cuya dimensión humana irá creciendo con el tiempo. Fue un gran investigador social, su conocimiento de la historia regional no solo era proverbial, sino asombroso. Fue de los pocos que se atrevió a cuestionar muchos de los pasajes traídos por el Congregador Antonio de la Torre y Miranda, en su célebre obra, Noticias de Sabanas, sobre fundaciones de los pueblos de estas comarcas y sobre algunos aspectos de sus relatos, como aquellos en los que este hacía mención de las enseñanzas impartidas a los sabaneros sobre tejidos y demás elaboraciones que eran más bien tradición de los pueblos de origen zenú. Ninguno, como Benjamín Puche, sabía tanto sobre el pueblo zenú y ninguno tal vez los había estudiado a profundidad como él.

Era un sabanero sinuano que vivía en Barranquilla, donde compartía experiencias y vivencias con muchos de sus coterráneos. Uno de ellos, era su amigo Ramiro Fernández Badel, quien lo invitaba a todo y con quien intercambiaba esa serie de conocimientos que los hacía únicos en su género en la Costa Caribe. Benjamín causaba en sus oyentes esa impresión que suscita el dato curioso e inaudito de quien posee esos saberes que se han ido acabando o que uno no alcanza imaginar. Él como otro de sus coterráneos, Manuel Zapata Olivella, sorprendía con el dato curioso, como cuando alguna vez este antropólogo, por antonomasia, dijera que la región Caribe era rica en luminosidad. Y bien, Benjamín, primero que todo, nos mostró las capacidades de los Zenúes, en materia de ingeniería hidráulica, al lograr regular las inundaciones de los ríos, particularmente del San Jorge, valiéndose de un sistema de canales construidos en forma de espina de pescao… Y era que él podía hablar con propiedad del tema porque además era ingeniero civil de profesión.

Igualmente, hubo de adentrarse Benjamín en algo, que quizás nadie imaginara que también apropiara en su vastedad de conocimientos sobre la cultura Caribe, la alfabetización. Él implementó un método para el aprendizaje de la escritura y la lectura en general. Y lo más importante, quizás, fue su descubrimiento de la fórmula o ecuación de la trenza del sombrero vueltiao, mejor, Sombrero Zenú, con la cual, sorprendió la humanidad, especialmente a los matemáticos y entendidos en estos temas. Cómo calificar a Benjamín, no importa, sino cómo agradecer su contribución a la cultura sabanera caribe? Y lo peor de todo, es que aún, Benjamín Puche Villadiego, sigue siendo un incomprendido.