21 de mayo de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

Algo o alguien

Por
24 de may. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Por Rafael Negrete Quintero

El Junior de Barranquilla quedó eliminado de los cuadrangulares finales del torneo de fútbol colombiano, en medio del escándalo. Faltando 2 fechas para definir los clasificados, 5 de sus jugadores fueron sorprendidos en actos de indisciplina. Todo se resolvió con la rescisión del contrato de 1 de ellos y multas para los otros 4. El Chino Sandoval, el principal afectado, es un jugador reincidente al que se le había dado una segunda oportunidad que no supo aprovechar.

¿Por qué les cuesta tanto a nuestros deportistas mantener el enfoque a lo largo de su carrera? Las hipótesis son muchas. Sus orígenes modestos y su falta de formación podrían encabezar la lista, pero no son las únicas. Hay de todo como en botica. Eso sí, en el universo de deportistas colombianos que terminaron siendo un ejemplo lamentable, después de haber alcanzado el éxito, tenemos boxeadores, pero sobre todo futbolistas. Hay que decir, claro está, que el problema no es solo de estas latitudes.
En todo caso, y haciendo un recuento rápido, es fácil recordar que quienes han triunfado han tenido casi siempre algo o alguien empujándolos y sosteniéndolos en la cima. Si se piensa en Jordan se encontrará a la madre detrás del ídolo, si se piensa en Messi estará la institución, que le dio todo y a la que él retribuyó con creces, si se piensa en Cristiano encontraremos el hambre y la ambición. Una persona, una cosa o un propósito.

Porque el talento no es suficiente cuando una vez en la cúspide llega la danza de los millones y la vida que nunca se pudo tener. El acceso a aquello que siempre fue esquivo. Si es difícil para todos trasegar una vida sin soporte alguno, sin respaldo ¿Cómo será hacerlo con todas las tentaciones al alcance de la mano? Pienso en el Chino Sandoval y su talento local y no puedo evitar pensar en James Rodríguez y su talento de goleador mundial, desperdiciado en el camino.

Un jugador al que le faltó, probablemente, una religión que lo guiara, un padre que lo aconsejara, una esposa que lo sostuviera. Por las circunstancias que hayan sido. Un algo o un alguien que de vez en cuando les recordara las probabilidades que, aún en decadencia, han batido. Es uno en miles quien logra ser profesional, uno en millones quien logra jugar en los mejores equipos del mundo, uno en miles de millones quien logra ser goleador de un mundial.

El éxito en todo caso requiere humildad. Reconocer que aún en la cima no me basto conmigo mismo. Que ahí estarán mis defectos y los impulsos en el camino y que haríamos bien en refugiarnos, en algo o en alguien, que nos proteja de los duros golpes que nos tiene preparados, la vida.