24 de enero de 2023 - 1:30 AM

Agua diluviana

Agua diluviana

Por Narcés Montes Buelvas

El agua es un elemento primordial para todo ser viviente, tanto animal como vegetal, al extremo de presumir que el humano se formó en ella gracias al bombardeo meteórico sobre el caldo primigenio donde se fusionaron los distintos minerales y aminas que traían dichos meteoros, hasta conformar un animal que al evolucionar salió del agua desplazándose en sus cuatro extremidades, después descubrió la importancia de las extremidades y se erguía utilizando las inferiores para desplazarse y las superiores para agarrar sus necesidades y defenderse de agresores, hasta conformar el hombre bípedo actual. Por eso los japoneses le dan al agua una gran importancia. Explica también que en la mayoría de países europeos la hotelería ahorra el usual baño corporal diario, al extremo que por su uso cobran más, por eso muchos gentleman elegantes huelen a feo.


La multiplicación humana exige reglamentar el uso racionado del agua y desde hace mucho tiempo prohíben su desperdicio, al extremo de pronosticar la próxima guerra mundial por pelearse el precioso líquido. Aunque la restituye el reciclaje de ríos y mares, como lo demuestra el ciclo acuífero hasta provoca el período invernal mundial actual que ha sido tan intenso, muchas poblaciones nuestras y hasta en las europeas las inundaciones han sido monstruosas, al extremo de arrasar barrios en pequeñas y grandes ciudades por azotarnos el fenómeno “de la niña”, no será por el fenómeno Anthelon que pronosticó la Nasa y yo comenté en mi columna hace un año.


En nuestro País la zozobra es peor por amenazar las poblaciones más marginales, el desbordamiento de ríos y riachuelos ha arrasado muchas poblaciones ribereñas paupérrimas por descuido de nuestros pésimos gobiernos anteriores que permitieron la riesgosa ubicación del pobre que lo hacía buscando ayudar su subsistencia. El caso de la Mojana es por su bajo nivel que hace más de 50 años han programado resolver y no lo han logrado.

Aparte de la prevención, nuestro gobierno debe proteger mejor esas poblaciones rivereñas donde la erosión ha socavado sus riveras arrasando barrios enteros y el colmo es que esas poblaciones no tienen acueducto y consumen aguas contaminadas, pegan su boca directamente al acuífero como animales.

Noticia anterior

Pelé

Noticia siguiente

Ahora a los hechos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *