17 de julio de 2024
Tendencias

© 2023 El Meridiano.

<strong>A pensar y proponer en grande</strong>

Por
15 de may. de 2023

Compartir con:

thumbnail

Por: Ismael Guerra de la Ossa

Insisto. Los aspirantes a la Alcaldía de Sincelejo, que hasta ahora han exteriorizado su deseo de llegar a ese cargo en las elecciones del próximo 29 de octubre, se han quedado en el esbozo de lugares comunes y expresiones de generalidades que nada nuevo le dicen al electorado. Tal vez puede ser porque consideran que aún es muy temprano para exponer a fondo sus discursos propositivos, pero parece que en eso no tienen la razón, pues a cinco meses del certamen electoral es hora ya de que comiencen a delinear, así sea a grandes rasgos, sus plataformas programáticas. Y bastante y bien nutrida se presenta la temática, es decir, hay mucha tela para cortar en ese aspecto. La terminal de transporte, el sistema de transporte público masivo, la zona franca, el mototaxismo, la policía metropolitana, la inseguridad agobiante que sufre la capital sucreña, el microtráfico rampante, la informalidad laboral, el desempleo, la optimización de los servicios públicos, la llegada de nuevas empresas, el reclutamiento de jóvenes por parte de la delincuencia organizada y bandas criminales, en fin, toda esa inmensa gama de temas que se convertirían en insumos esenciales para nutrir los programas de gobierno y, por supuesto, para proponer soluciones.

Todo esto hace parte del espectro político-social y económico de Sincelejo, con lo cual los candidatos a regir sus destinos podrían elaborar una gran propuesta programática. De tal manera que nos atrevemos a vaticinar que si así lo hacen y lo exponen con seriedad, responsabilidad, sin populismo y sin demagogia barata, seguramente los sincelejanos natos y los que lo somos por adopción, les daríamos nuestro voto de confianza en las urnas. Y otro consejo: piensen en grande, en altas miras, no en mediocridades ni en minucias, pues de eso estamos hasta la coronilla. Se requiere salir de las pequeñeces, de las ridiculeces, del pensar en nimiedades y nos pongamos a pensar en grande para una ciudad que se lo merece, pues cuenta, indudablemente, con un capital humano capaz de torcerle el cuello al subdesarrollo y al atraso secular que, desafortunadamente, se ha adoptado como forma vida en vez de buscar la forma de extirparlo de raíz.  Sincelejo necesita un revolcón, pero para lo positivo y dignificación del ser humano. A eso le deben apuntar desde ya quienes aspiren a regir sus destinos durante el período 2024-2027.