EN EL AGRO Y LA ECONOMÍA CÓRDOBA

EN CÓRDOBA > EN EL AGRO Y LA ECONOMÍA CÓRDOBA > MONTERÍA, CÓRDOBA.
Por Redacción El Meridiano | 2017-03-20 00:00:00

Tecnología al servicio del agro

Los drones son empleados para monitorear cultivos y en Córdoba, un programa piloto permitirá entregar detalles de los mismos y facilitar el trabajo para la detección de enfermedades y búsqueda de soluciones. 

El dron toma desde las alturas las fotografías que posteriormente son analizadas.

Foto por: FEDEARROZ

La aplicación de la tecnología a la agricultura  cada vez se vuelve más importante para lograr mejores cultivos y por lo tanto mayor rentabilidad en el negocio. 

Uno de estos casos es el de la utilización de drones, aparatos que ya casi se vuelve normal observar en toda clase de eventos tomando fotografías. 

Aunque su costo es alto y no podría ser utilizado por cualquier agricultor, sí se convierte en ayuda importante cuando de grandes empresas se trata o en el caso de trabajos investigativos que se realizan en el agro. 

Precisamente,  en territorio cordobés se inicia un trabajo piloto para adelantar en distintos aspectos del cultivo del arroz. La iniciativa, producto de una convocatoria del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), tiene como gremio aliado a la seccional de Fedearroz en Montería. 

Cristo Rafael Pérez Cordero, ingeniero agrónomo y entomólogo de Fedearroz, indicó que aunque en Colombia se viene trabajando con drones en algunos departamentos y se han hecho trabajos utilizándolos, "un proyecto con todos los componentes que tiene este, es la primera vez que se realiza".

Para progresar

El que se implementa en Córdoba es un proyecto piloto, financiado a un año, que llevará a los productores más allá de ver cuanta área en realidad tienen sembrada y cuantas plantas. "A futuro podremos, además de cuantificar la cantidad de plantas por hectárea,  mirar su estado fitosanitario, especialmente en la parte de insectos, maleza y enfermedad.". 

El arroz es uno de los dos cultivos en los cuales se hará el trabajo en Córdoba; el otro es el maíz. También se analizará la aplicación de esta tecnología en cultivos de yuca y ñame, en Sucre, y otros cultivos, en distintos departamentos del Caribe. Así lo informó Juan Manuel González Otero, ingeniero aeronáutico, quien es el gerente de proyectos de Plus Technology, empresa que ganó la convocatoria que hizo el Sena y es la encargada de la implementación de la estrategia. 

Con precisión

Básicamente, se aprovecha la facilidad y fiabilidad que se obtiene con el dron para tomar imágenes en cualquier cultivo, sin importar la extensión, En  vuelos planificados se hacen imágenes en tiempo real del lote, que se usan para generar mapas de diagnóstico nutricional, infestación de malezas y el estado fitosanitario del cultivo de arroz.

"En el futuro, cuando se desarrollen todas las herramientas matemáticas de análisis de imagen, la idea es que ya sean los agricultores o los productores quienes contraten su dron y su software y que lo vayan utilizando en la medida en que se va necesitando", indicó González Otero.

Con esta información se pueden realizar ajustes en la fertilización, manejos de malezas, insectos y enfermedades en los sitios específicos del lote.

 "Hay un software que permite el almacenamiento y el análisis de estos mapas, entonces posteriormente se analiza en detalle el estado del cultivo", indicó Pérez Cordero. 

Una ventaja que destacó  este profesional en investigación y transferencia de tecnología en arroz, es el tiempo empleado. "Cuando usted realiza un muestreo, siempre se gasta unos tiempos para desarrollar el trabajo.  Un dron puede en 15 minutos hacer imágenes en 30 hectáreas o más. Lo otro es la precisión de las imágenes con las cámaras, nos da una información real de lo que está sucediendo en el lote", agregó. 

Recalcó Pérez que tradicionalmente cuando los lotes son muy grandes hay que desplazarse a distintos puntos a tomar muestras, para luego analizarlas. "Te demoras mucho en tomar la decisión por los muestreos que hay que hacer. En cambio, en este caso, te demorarías 15 minutos y después analizarías la información", explicó. 

Una revolución

La aplicación de esta tecnología revoluciona la manera como por años se ha cultivado el arroz. 

En el dron se montan cámaras de alta resolución, que entregan la información que se analizará.

"Son cámaras multiespectrales, capaces de captar lo que reflejan las plantas en una región del espectro que el ojo humano no ve, con el infrarrojo", explicó González Otero. Agregó que en el infrarrojo, "las plantas reflejan muy bien lo que les está sucediendo, si son atacadas por una enfermedad, los síntomas de una plaga, de un estrés hídrico, un estrés de nutrientes... por eso las investigaciones tratan de identificar las distintas amenazas. Ese es el tema central", anotó. 

El empresario especificó, como ejemplo, que ya definieron que en el arroz hay que hacer ocho mapas, en distintas fases del cultivo. "Digamos que a los 15 días hay que ver si hay maleza, si hay plagas o enfermedades; se hace un vuelo con el dron y se genera el mapa de plagas, el mapa de enfermedades y el mapa  de malezas; entonces, se aplica. Luego, a los 20 días, hay que hacer un mapa de contenido de nitrógeno, entonces se vuela el dron y se genera el mapa de contenido de nitrógeno; y así sucesivamente", indicó.

Explicó González Otero que los drones que utilizan en este proyecto toman las fotografías desde unos 100 metros de altura y tienen  una resolución de 2,5 centímetros por pixel. "Esto, en comparación con los 40 centímetros que te da el mejor satélite, es muy bueno", expresó. 

Los drones se convierten así en grandes aliados de los investigadores. González Otero sostuvo que lo ideal es que luego de esta investigación, los resultados no se queden guardados, sino que se apliquen. 

Es de esperarse que se tracen estrategias para que la tecnología llegue a agremiaciones de productores a costos relativamente economicos y que no solo esté al alcance de grandes empresarios.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.