EN OPINIONES

EN NOTICIAS > EN OPINIONES > REDACCIÓN
Por Redacción El Meridiano | 2017-01-07 00:00:00

Palabra de Dios

Por José Luis Montes Regino. "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra". 2 de Timoteo 3:16-17. 

Por el momento no nos interesa si eres cristiano, católico, testigo de Jehová o practiques cualquier religión. 

Nos convoca hoy es analizar qué haces por ti, por tu familia, por la sociedad y por el mundo. El gran libro nos sirve de guía para ver qué tanto hemos aprendido de la gracia de Dios reflejada en tu entorno. 

Hacer el bien o mal solo se sabe si miras a los ojos a tus hijos, parientes o cuando llegas a tu casa después de una ardua tarea con la conciencia limpia, pero si llegas satisfecho de haber perjudicado almas inocentes, pierdes algún día. No juzguemos, solo vive la vida intensamente en paz, respetando siempre a los demás. Se respeta al prójimo cuando le aceptas sus diferencias, debates ideas y estás dispuesto a concluirlas de la mejor manera. Corriges al otro cuando tienes la autoridad moral de haberte corregido tú primero. Enseñas a los demás cuando te inspiras en Dios y coges el conocimiento humano para servirle a la sociedad. Haces justicia cuando legitimas a tus gobernantes para que actúen por ti; si aplicas tu justicia, corres el riesgo de errar. Eres útil si tus conocimientos sirvieron para resolver problemas, no para aumentarlos. 

Busquemos la perfección para agradar al creador, porque no lo serán jamás los hombres o mujeres. El universo sin una fe, sin esperanza, su destino será la autodestrucción, especialmente si se apoya en la tecnología o medios masivos de comunicación; es un arma letal si es mal empleada. 

Si los doce apóstoles pudieron llevar la palabra de Dios al resto de los incrédulos sin ningún tipo de medios multiplicadores, cómo será ahora cuando las redes sociales han inundado cada hogar de pestilencias capaces de destruir millones de seres incautos. Exigimos a nuestros gobernantes que resuelvan por nosotros lo que pudimos haber hecho al salir de casa, debido al facilismo frívolo generalizado. 

Ya nada nos conmueve; la vida continua así sea con malas noticias, el término tragedia dura poco; al llegar el nuevo día, todo vuelve a la normalidad. 

Aún no comprendemos la lectura del santo libro, solo digo que es fascinante escuchar sus enseñanzas, pero será mejor ponerlas en práctica. De nada sirve ir a tu culto religioso si al salir haces el mal o tienes odio en tu corazón. 

Liberar las malas energías teniendo el divino anuncio te reconforta el alma para emprender un nuevo día. Cada proyecto de vida en lo posible debe ir remembrado en el nombre de Jesucristo o como lo deseen llamar. Es Él quien nos da la fuerza suficiente para ser mejores competidores, mejores personas, mejores ciudadanos en este planeta lleno de incredulidad. 

En el 2016 ocurrieron cosas insospechadas, donde las redes sociales jugaron un papel crucial, el mensaje fue claro, "Los que se creían ganadores, perdieron; los que triunfaron, les faltó temor de Dios". Próspero año 2017. La Palabra de Dios tiene poder. Gracias por leerme.     

Hacer el bien o mal solo se sabe si miras a los ojos a tus hijos, parientes o cuando llegas a tu casa después de una ardua tarea con la conciencia limpia, pero si llegas satisfecho de haber perjudicado almas inocentes, pierdes algún día. No juzguemos, solo vive la vida intensamente en paz, respetando siempre a los demás.   


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.