COLUMNAS DE OPINIÓN

EN OPINIONES > COLUMNAS DE OPINIÓN > REDACCIÓN
Por Redacción El Meridiano | 2017-01-11 23:59:00

Oasis

Por Gonzalo Gallo

En la educación se ha demostrado el poder de las expectativas de los profesores en sus alumnos.

Sus creencias influyen en el comportamiento de los estudiantes con base en lo que se llama El Efecto Pigmalión. Esto explica por qué los mismos alumnos rinden distinto según los profesores que tengan y sus presunciones. Es común que un profesor estimule más a los más capacitados y que ellos respondan de forma positiva y se esfuercen más. Del mismo modo funciona en el sentido negativo cuando el profesor cree que ciertos alumnos tendrán mal rendimiento. Los investigadores Rosenthal y Jacobson hablaron de esto en su libro Pygmalión in the Classroom, en 1966. Pero, ojo, ese fenómeno se da entre padres e hijos, jefes y empleados y en todas las relaciones. Examina tus creencias y expectativas porque con ellas creas la realidad clara u oscura que luego gozas o sufres.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.