COLUMNAS DE OPINIÓN

EN OPINIONES > COLUMNAS DE OPINIÓN > REDACCIÓN
Por Redacción El Meridiano | 2017-04-21 00:00:00

No te amargues la vida

Por Marta Sáenz Correa. En el último libro que recibí, "El arte de no amargarse la vida", del psicólogo y escritor español Rafael Santandreu, el autor nos plantea que nos preocupamos en exceso y de forma irracional por cosas que probablemente no sucederán, que no tienen importancia real o que sencillamente no tienen solución. Santandreu no te enseña que la vida es color de rosa, ni que hay que ser optimista cien por ciento, y tampoco te invita a buscar el lado positivo de las cosas. Su propósito es hacernos más fuertes emocionalmente y quitarnos las afirmaciones, creencias irracionales, verdades y valoraciones subjetivas que las personas nos vamos formando desde la más tierna infancia sobre nosotros mismos, los demás y el mundo. Utilizando la razón nos podemos dar cuenta de que algunos de nuestros pensamientos son falsos e irreales, los cuales nos hacen daño por creer en algo que no es verdad, por decirnos constantemente que todo lo que nos sucede es terrible y catastrófico y por no aceptar con calma y templanza las inevitables adversidades de la vida.

El libro nos enseña que las situaciones no son las que provocan nuestro sufrimiento emocional, sino que somos nosotros con nuestras creencias irracionales los que generamos nuestro propio malestar.

Tenemos la creencia que hay una relación directa entre situación y emoción, premisa falsa dado que todos no reaccionamos igual ante la misma situación. Lo cierto es que contamos con pensamientos, los cuales me dan el poder de sentirme bien o no, todo depende de mí.

El autor explica en su obra un método claro, concreto y práctico para caminar hacia el cambio psicológico, mejorar nuestra relación con nosotros mismos y superar los pensamientos, sentimientos y creencias negativas que nos amargan la vida sin necesidad. Nos muestra que en nuestra sociedad de la opulencia somos víctimas de la necesititis, una tendencia a creer que necesitamos cosas que en realidad no necesitamos. Este es el virus causante del actual síndrome de enfermedad emocional.

El primer paso para buscar una solución será identificar qué es lo que pasa por nuestra cabeza; una vez hayas identificado tus creencias irracionales, tendrás que pelearte con ellas, combatirlas mediante cuestionamiento y confrontación. Cuantos más argumentos encontremos, más fácilmente se podrá restablecer la creencia racional y profundizar en ella hasta hacerla nuestra. Poco a poco se irán automatizando hasta convertirse en tu nueva filosofía vital. Hay que recalcar que las emociones negativas no desaparecen por completo, ya que todas tienen una función importante para la supervivencia. Lo que desaparecen son las emociones des adaptativas exageradas e insanas. Tú puedes salir de la cárcel del malestar. La llave la tienes tú.

La clave del éxito para confrontar las creencias irracionales que nos amargan la vida consiste en confrontarlas y sustituirlas.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.