La otra cara de Tolú

Tolú es un paraíso lleno de riquezas y tesoros naturales que atraen a miles de turistas. Sus playas son sinónimos de diversión y vacaciones, pero a pocos kilómetros de esa alegría desbordante hay una zona extremadamente pobre, llena de gente humilde y trabajadora que lucha y sufre por subsistir en medio del abandono y disidía del Estado. 

No los dejan hacer la procesión

Ante la negativa de  conceder el permiso para efectuar la procesión del Santo Padre Nazareno del Sur, Emiro José Arrázola, organizador de la actividad, instauró una tutela contra la Alcaldía y la Secretaría de Gobierno.

Ante la negativa de  conceder el permiso para efectuar la procesión del Santo Padre Nazareno del Sur, Emiro José Arrázola, organizador de la actividad, instauró una tutela contra la Alcaldía y la Secretaría de Gobierno.

Según la Secretaría, "por motivos de seguridad, organización y preservación del patrimonio religioso y cultural del municipio queda prohibida la realización de cualquier acto religioso alterno a los programadas por la autoridad religiosa municipal".

La procesión del sur se realiza todos los años en los barrios Luis Carlos Galán, Betania, Brisas del Mar, Villa María, Urbanización Morrosquillo, Santa Catalina y Ciudadela el Golfo, ubicados en la zona  sur del municipio.

Arrázola asegura que durante los últimos dos años han celebrado con normalidad la procesión del paso, el Jueves Santo (13 de abril) por las calles de la Urbanización Tolú Nuevo y los barrios del Sur.

'No es pecado'

Agrega además que la procesión del Nazareno Mayor "nunca ha tocado" sus casas. 

"Consideramos que no es pecado multiplicar la fe, tampoco lo es mostrar agradecimientos por los favores recibidos y mucho menos rendirle tributo y reclamar del Nazareno mayores bendiciones", dice la tutela instaurada ante el juez de Tolú.