Oasis

Por Gonzalo Gallo

El caudillo de las Farc Pablo Catatumbo afirma: "No le tengamos miedo a la verdad que la verdad sana. La Comisión de la Verdad es una oportunidad enorme para la nación".

Por Gonzalo Gallo

El caudillo de las Farc Pablo Catatumbo afirma: "No le tengamos miedo a la verdad que la verdad sana. La Comisión de la Verdad es una oportunidad enorme para la nación".

En realidad es sobre todo para ellos ya que, ante un gobierno entregado, lograron delinearla para sus intereses. Agrega: "El perdón permite restituir los vínculos entre víctimas, ofensores y sociedad que la violencia y la guerra han destruido". Eso está bien y suena hermoso, pero para hacerlo realidad las Farc deben reconocer que les gusta "su paz" y "su verdad" no La verdad. 

Muy bueno que muchos, no todos, se hayan desmovilizado, pero su adhesión a la verdad y el perdón es cuestionable: "Nunca tuvimos secuestrados sino retenidos". Sus mentiras son tan grandes como asegurar: 

"No tenemos dinero para reparar víctimas" o "nunca hemos estado en el narcotráfico".

Paja en el ojo ajeno

Por Francisco Montes Vergara

Esta expresión se ubica en la pregunta de Jesús: ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no consideras la viga que está en tu propio ojo? (Lucas 6, 41-42). Realmente este cuestionamiento, dicho por Jesús, representa un contexto muy complejo.

Por Francisco Montes Vergara

Esta expresión se ubica en la pregunta de Jesús: ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no consideras la viga que está en tu propio ojo? (Lucas 6, 41-42). Realmente este cuestionamiento, dicho por Jesús, representa un contexto muy complejo. Creo que el tiempo transcurrido no ha sido suficiente para que conozcamos la profundidad del mismo. Abarca posiciones en cuanto el actuar de cada uno de nosotros. 

En estos tiempos tan complejos, la información o la desinformación atropellan a los derechos fundamentales. Estos han perdido su verdadero valor y posición. Por ejemplo: el derecho a la libertad de expresión se desdibujó; el derecho a la vida a veces depende de un contrato; la privacidad y el derecho a la defensa decente tambalean. Con respecto a la opinión, el cual es uno de los activos más valiosos que tenemos los humanos, se ha atropellado porque se usa en repetidas ocasiones como herramienta para alcanzar el poder o para acabar con el valor de la dignidad o el prestigio de alguien. Pero lo grave de ello es que se confunde la impureza de las mentiras con la filosofía de la opinión. 

Ante esta situación la pregunta de Jesús toma más fuerza en el conglomerado, puesto que en ocasiones usan la mentira o ciertas actuaciones para criticar. Empero es necesario considerar el otro lado de la moneda. Es aquí donde el tema se vuelve ininteligible en razón a que no se debe llegar a la idea del dejar hacer, dejar pasar. Todos tenemos errores y deficiencias. Pero deben ser asumidos, corregidos y superados. Partiendo de esta necesidad es indiscutible el conocimiento de ellos que en ocasiones solo los identificamos cuando alguien nos los hace ver. 

Pero en medio del proceso de superación hay flagelos que impiden avanzar: ego, arrogancia, prepotencia, egoísmo, absolutismo y la crítica como conducta social que alimenta las tertulias, son características que permiten de manera exacta la aplicación de la pregunta de Jesús. Pero pienso que si se eliminan de nuestro diario vivir se podría reflexionar. Así las cosas, mientras se acepten y se mejoran conductas al mismo tiempo se puede mirar la "paja en el ojo ajeno", pero no mintiéndose a uno mismo.

Hoy la convivencia debe ser la regla dado que el tamaño de la población tiene crecimiento geométrico. En esas proporciones, los recursos relativamente son escasos. El único camino es la educación acompañada con buenas y respetuosas costumbres familiares. Respeto por encima de tolerancia y ayudar mejorando para promover mejoras.