Oasis

Por Gonzalo Gallo. Los primeros homo sapiens llegaron a Europa hace unos 45.000 años y su huella genética ha desaparecido por completo en la población actual.

Por Gonzalo Gallo. Los primeros homo sapiens llegaron a Europa hace unos 45.000 años y su huella genética ha desaparecido por completo en la población actual.

Las primeras poblaciones con las que los europeos de hoy tienen algún parentesco se remontan a hace 37.000 años. 

Se identifica a esta población con la cultura auriñaciense que nos da los primeros ejemplos de arte y música, como las pinturas de la cueva de Chauvet en Francia. 

En esa época, Europa vivía en la última edad de hielo, con glaciares avanzando desde el norte y empujando a pueblos enteros a la migración o el exterminio. Hace unos 14.000 años, otra población llegó de Oriente Próximo desembarcó y se convirtió en dominante, sustituyendo a buena parte de las anteriores. 

Sus genes se han identificado en restos de cazadores y muestran que tenían la tez oscura y ojos azules. Todos provenían al inicio de África. Suena insólito, pero hace 14.000 años, todos los europeos tenían piel oscura y ojos marrones. Los primeros con genes de piel clara vivieron hace unos 13.000 años.

Nuestra música

Por Aníbal Paternina Padilla. Para hablar de nuestros ritmos ancestrales en la Sabana, tenemos que hacer mención de la cultura zenú, que tenía su asiento principal en lo que son hoy los playones de la  Villa de San Benito.  A la llegada de los españoles los zenúes fueron replegándose Sinú adentro.  Entró entonces el pito de carrizo y la gaita "cabeza de cera", que eran los instrumentos usuales de esa tribu.  Posteriormente llegan las bandas de viento y con ellas el piano.  La primera banda musical fue la de Federico El Grande de Prusia.|

Por Aníbal Paternina Padilla. Para hablar de nuestros ritmos ancestrales en la Sabana, tenemos que hacer mención de la cultura zenú, que tenía su asiento principal en lo que son hoy los playones de la  Villa de San Benito.  A la llegada de los españoles los zenúes fueron replegándose Sinú adentro.  Entró entonces el pito de carrizo y la gaita "cabeza de cera", que eran los instrumentos usuales de esa tribu.  Posteriormente llegan las bandas de viento y con ellas el piano.  La primera banda musical fue la de Federico El Grande de Prusia.|

Ya con las bandas en nuestra Sabana a partir del siglo XIX se animan las fiestas religiosas y sociales con ritmos europeos como danzones, polkas, mazurcas, foxtrop, valses, etc. También en dicho siglo entra a nuestro medio el acordeón, perfeccionado por el austríaco Damián. Por lo anterior se colige que el carrizo y la gaita son antiquísimos, hasta el punto de considerar a la gaita como el primer instrumento musical del hombre conocido también como la "chuana", con cuyo retumbe entre los cerros de la Sierra Flor y los Montes de María los concezúes o zenúes de la Sabana alta convocaban a sus clanes para la guerra, el rito, la siembra y la caza.

Hablando de los antiguos y famosos gaiteros de nuestras sabanas, encontramos al pitero colosoano Antonio Paternina Sumoza, ascendiente de Leonidas Paternina Martinez, nacido en Sincelejo y quien junto con sus primos hermanos Mariano y Policarpo  "Polo" Paternina deleitaron a los habitantes de la comarca sabanera de la segunda mitad del siglo XIX con sus porros, merengues, cumbias y bullerengues.

De la dinastía Paternina anterior proviene nuestro progenitor Eliseo Paternina Monterroza, nacido en Sincelejo el 9 de diciembre de 1900 y quien interpretaba magistralmente la gaita y el acordeón.  De sus remembranzas supimos sobre el llamado "porro jondo" que sonaban los conjuntos gaiteros, de cuyos ritmos nacieron las bandas.

Dentro de este bello compendio histórico de nuestros ritmos ancentrales homenajeamos a la hermosa Sabana, exuberante territorio con topografía casi homogénea, donde sobresalen las estribaciones de la Sierra Flor, lugar que para nuestro acervo folclórico reviste gran importancia.  Con el pito de carrizo, la gaita alegre, las bandas, el acordeón y los cantos decimeros se enaltece nuestra Sabana.                         

Consolidar la paz

Por Luis Manuel Espinosa E.. Consolidar la paz tal vez sea un propósito trascendental como ningún otro. Desde tiempos inmemoriales se pregona la necesidad de la paz. Los romanos se preparaban para la guerra con miras a preservar la paz. Los pueblos precisan de la paz como la forma más segura de conseguir el progreso.  En la paz se vive con tranquilidad y sosiego y se puede trabajar mejor. La palabra griega hospi es quizás  la más equivalente de paz, puesto que de ella derivan los vocablos más significativos de paz, así como hosti sea lo contrario, guerra. 

Por Luis Manuel Espinosa E.. Consolidar la paz tal vez sea un propósito trascendental como ningún otro. Desde tiempos inmemoriales se pregona la necesidad de la paz. Los romanos se preparaban para la guerra con miras a preservar la paz. Los pueblos precisan de la paz como la forma más segura de conseguir el progreso.  En la paz se vive con tranquilidad y sosiego y se puede trabajar mejor. La palabra griega hospi es quizás  la más equivalente de paz, puesto que de ella derivan los vocablos más significativos de paz, así como hosti sea lo contrario, guerra. 

Por eso el filósofo Baruch Spinoza decía que la paz no era la ausencia de la guerra, ni  el cese de las hostilidades, sino una actitud, un estado de ánimo, una disposición a la benevolencia. Una virtud y una confianza en la justicia.

Es cierto que los pueblos antiguos  y las naciones modernas han vivido en un permanente estado de guerra. Casi que se puede afirmar que el mundo se ha construido a fuerza de enfrentamientos y de choques. Por eso  Nietzche se atrevió a afirmar  que la guerra es la madre de las cosas.  Tal  así que el austriaco Luis Gumplowicz postuló que el Estado se formó a partir del contacto de rechazo entre tribus. El mismo concepto llevó a los contractualistas a pensar que el hombre en estado de naturaleza  cedió parte de sus derechos para garantizar la paz y el respeto entre individuos y colectividades. Pero con todo,  tampoco es menos cierto que no obstante  ello la paz es el mayor de los anhelos de una comunidad. Y es que afianzar la paz es algo arduo y difícil, es casi una utopía.

En Colombia, desde los inicios del proceso libertario gestado por las provincias fundadoras de la nacionalidad, no ha dejado de haber guerra. Aún la Conquista y la Colonia fueron el resultado de  actos de fuerza. Lo cual, si bien explica el espíritu de violencia que ha persistido en el país, no justifica en modo alguno  ese  proceder  como  característico y peculiar de la idiosincrasia del  colombiano.   La paz, así como su formalización institucional, son el resultado de una construcción que  implica igualmente  un proceso de transición. Por una parte, una educación, por otra  la implementación de una justicia especial que además de enjuiciar las personas presuntamente comprometidas en conductas de responsabilidad penal descubra la verdad, promueva su reparación y procure la no repetición de los actos reprochados, con objeto de consolidar en definitiva la paz. 

Continúan los retos

El informe de la Organización de las Naciones Unidas sobre el proceso que se adelanta con las Farc, que presenta un balance positivo de la primera misión de paz en Colombia, es alentador. Tanto así que por unanimidad se aprobó una segunda misión luego de un año de intervención en el país en el que se verificó el cese al fuego y la entrega de las armas.

El informe de la Organización de las Naciones Unidas sobre el proceso que se adelanta con las Farc, que presenta un balance positivo de la primera misión de paz en Colombia, es alentador. Tanto así que por unanimidad se aprobó una segunda misión luego de un año de intervención en el país en el que se verificó el cese al fuego y la entrega de las armas.

Una vez que la ONU ha certificado que el conflicto armado con las Farc oficialmente terminó, es claro que comienza ahora una etapa de mayores y definitivos desafíos que tienen que ver con la incorporación social, económica y política de los exguerrilleros.

A la par de esos retos, hay que resaltar uno de gran importancia como es la recuperación y desarrollo de las zonas rurales que estuvieron afectadas durante mucho tiempo por el conflicto armado.

Cuando ocurran los cambios trascendentales esperados en la calidad de vida de todas esas poblaciones, la satisfacción será total y entonces se reafirmará la magnitud de lo conseguido al haber firmado la paz con ese grupo.

El nuevo capital humano

Por Luis Martínez García. "Una máquina puede hacer el trabajo de cincuenta hombres normales. Ninguna máquina puede hacer el trabajo de un hombre extraordinario." Elbert Hubbard.

Por Luis Martínez García. "Una máquina puede hacer el trabajo de cincuenta hombres normales. Ninguna máquina puede hacer el trabajo de un hombre extraordinario." Elbert Hubbard.

Hace unos días leí un artículo del empresario Carlos Eduardo Nava Condarco, natural de Bolivia, administrador de empresas y empresario. Actualmente socio gerente de la empresa Chains SRL, administrador de la cadena de restaurantes de Taxi Subs, Pizza Uno, Chifa Box, Clock's, Buenos Aires Grill, Family Center y Big Ben. En este documento se plantean las necesidades que una empresa tiene con relación a su talento humano. Menciona Nava que las empresas requieren hoy día es un recurso que debe tener un alto grado de educación, un sostenido proceso de capacitación y entrenamiento y debe tener absoluto conocimiento y compromiso con los propósitos mayores de la Organización, es decir debe constituir un recurso debidamente Adoctrinado.

Normalmente la Educación que tiene el talento humano es el producto de la formación básica que las personas han recibido en su entorno social más próximo: la familia, el círculo de amigos, el círculo social, y la formación que han recibido en instituciones específicamente llamadas a educar: colegios, institutos, universidades. La interacción que se genera entre estos vectores de educación genera un producto en términos del grado de educación que tiene el individuo y la consiguiente calidad que ella haya alcanzado.

Las minorías, las etnias indígenas, los desplazados, y los excombatientes, engruesan la lista de los orígenes del nuevo talento humano al servicio de las empresas.

A pesar de lo anterior, las empresas encuentran un reto mayor, interpretar el nuevo entorno social donde se mueve el talento humano, hace décadas la mayoría de los trabajadores venían de hogares funcionales, hoy la presencia de hogares disfuncionales ha aumentado considerablemente, antes las relaciones sociales eran muy cerradas y los círculos se extendían tan solo al entorno físico, hoy las redes sociales han aumentado ese círculo y el pensamiento multicultural es propio de todas las personas, la dependencia del hogar, marcaba claramente un individuo con costumbres de interdependencia y de fácil adaptación, hoy la independencia es normal a muy temprana edad y los nuevos trabajadores les cuesta integrarse rápidamente a ambientes de trabajo en equipo.

Los llamados arraigos del antiguo talento humano se han convertido en sutiles intenciones de quedarse en un solo lugar y las visiones conservadoras orientadas a hacer carrera en una empresa, han cambiado por anhelos de libertad y cambios frecuentes en los proyectos de vida, lo que hace difícil mantenerlos en un solo lugar por mucho tiempo. La percepción del genero de las personas hace algunos años era fácilmente interpretado por las empresas, hoy la diversidad de genero obliga a las organizaciones a diseñar perfiles que respeten y acepten esta característica.

La búsqueda de buenos empleados era una misión compleja pero las herramientas técnicas y psicológicas ayudaban de manera eficiente a cruzar variables de selección como las que entregan las entrevistas y las pruebas psicotécnicas, hoy es necesario desarrollar un contacto humano que obliga a un análisis más moderno y más adecuado frente a la posibilidad de equivocarnos en la selección del talento humano. Las minorías, las etnias indígenas, los desplazados, los reinsertados y los excombatientes, engruesan la lista de los orígenes del nuevo talento humano al servicio de las empresas.

Es necesario entonces reentrenar a nuestros equipos de selección para que se actualicen en estas nuevas características humanas y sociales, es muy fácil caer en el criterio general que regían la selección de personal en el pasado, hoy hay talento humano valioso que no responde precisamente a las anteriores formas de selección, pero que tienen la capacidad de lograr que las empresas triunfen.

TE DESTACAMOS

Quisiera terminar con una frase de Lawrence Bossidy, alto ejecutivo de la compañía General Electric: Estoy convencido que nada de lo que hacemos es más importante que contratar y desarrollar personas. Y al final del día, apuestas por la gente, no por estrategias.