¿Qué es el nuevo liberalismo?

Por Juan Manuel Galán P.. Luis Carlos Galán Sarmiento fundó el Nuevo Liberalismo con el objetivo de dar respuesta a la demanda política de una nueva sociedad, producto de la revolución urbana que sufrió el país, que no se sentía representada por las fórmulas obsoletas de hacer política, defendidas por los partidos políticos tradicionales.

Por Juan Manuel Galán P.. Luis Carlos Galán Sarmiento fundó el Nuevo Liberalismo con el objetivo de dar respuesta a la demanda política de una nueva sociedad, producto de la revolución urbana que sufrió el país, que no se sentía representada por las fórmulas obsoletas de hacer política, defendidas por los partidos políticos tradicionales.

Posteriormente, bajo un marco de entendimiento con el Partido Liberal, pretendía entre otros, impulsar reformas que promovieran la justicia social y un sistema de decisiones que garantizara la participación de todos los liberales en la definición de la candidatura presidencial. Es decir, una consulta popular que se llevaría a cabo en marzo de 1990, la cual, luego de una campaña de exterminio contra el partido, no se dio por su asesinato.

A propósito, en el 2017 participé como precandidato con la única condición de que la elección se hiciera por medio de una Consulta Popular en el mes de marzo de 2018. De esta manera, se hubiera aprovechado la infraestructura de las elecciones al Congreso, lo que le hubiera ahorrado costos al Estado y, sin duda, habría dado lugar a una alta participación. Ante la negativa del Director y de los otros precandidatos, se hizo una consulta en frío, donde solo votaron 744.521 personas, a un costo de $40 mil millones de pesos.

Teniendo en cuenta lo anterior, es pertinente señalar que renuncié el 27 de septiembre a mi precandidatura con miras a estudiar la posibilidad de recuperar la personería jurídica del aniquilado Nuevo Liberalismo. Así, luego de evaluar la viabilidad jurídica, junto a antiguos militantes y dirigentes, se radicó el 9 de noviembre del año pasado esta solicitud negada por el Consejo Nacional Electoral. Al respecto, anhelamos, como muchos colombianos que el Consejo de Estado acceda a este clamor y tome una decisión favorable.

Por tal motivo, una vez esta sea otorgada, lucharemos por la implementación de los acuerdos de paz, por la igualdad de oportunidades y la equidad, por el medio ambiente, por un nuevo enfoque de política de drogas que no criminalice a los más débiles. Así mismo por la reivindicación de los ocho millones de víctimas del conflicto, que en este momento se encuentran abandonadas por el Estado y contra el clientelismo, para que no siga mediando las relaciones entre el Estado y la Sociedad. En fin, por un país de oportunidades para todos.

Anhelamos, 
como muchos colombianos 
que el 
Consejo de 
Estado acceda 
a este clamor y tome una decisión favorable.

Libertad o status, he ahí el dilema

Por Mariángela Mercado Salas. Cumplido un ciclo en la empresa en la que venía laborando, desde hace  meses sentía la necesidad de darle cielo a mis alas, tomar ejemplo de mis valientes expositores y emprender...

Por Mariángela Mercado Salas. Cumplido un ciclo en la empresa en la que venía laborando, desde hace  meses sentía la necesidad de darle cielo a mis alas, tomar ejemplo de mis valientes expositores y emprender; 22 años de vida comercial vendiendo acertadamente desde celulares Startac, Internet wimax (aquel cuya señal era un reto a la paciencia humana) e inmuebles estrato 6, pasando en medio por altos y bajos, saltando como un canguro de gerente a asesora comercial, de volantear en las calles a dictar talleres a públicos muy nutridos, logrando entender, explicar y vender desde el motor en aleación de aluminio de un Nissan hasta los detalles más pecaminosos de la Ley 100 del 93; más de dos décadas subordinada a jefes, algunos justos y coherentes y otros  injustos  y/o con un dudoso índice de coeficiente intelectual,  andando a prisa en pro de los sueños de otros y esforzándome por ignorar el peso de las cadenas, ya era hora de sentirme capaz de: "Enterrar los miedos y retomar el vuelo".

Por más que me pesaban las cadenas no había sido capaz de tomar la decisión, entre otras, por lealtad y compromiso con mi exjefe, como todo sucede cuando debe suceder, palabras poco leales de quien era mi pupila y persona de confianza y resultó siendo una versión criolla de Judas Iscariote, aceleraron mi despedida; vaya alivio el que sentí al soltar una carga que había invadido mi ser como un cáncer de esos que acabarían hasta al mismísimo Highlander, fue el fin de mi escandaloso bruxismo y la bienvenida a noches de placido sueño y días soleados sin quejas matutinas por post ventas constructivas, lluvias u otros, el cemento no es lo mío, venderlo tal vez sí, hacer parte de su reparación, no.

Trascendiendo de lo personal a lo general, he sentido compasión por aquellos que viven guiados por el miedo y se sienten incapaces de volar en pro de sus sueños, tiempo y metas, he visto tantas personas en las calles, en los buses y en las oficinas entrecerrar sus ojos por el peso de la tristeza que produce la inercia y es que nos han enseñado desde niños a someternos y mutilar la fuerza que llevamos dentro, en lugar de indicarnos como direccionarla para crear y construir.

Así que a aquellos que han lanzado una expresión aterrorizada al enterarse de mi decisión, solo puedo decirles que voy a "prueba y error" con la tranquilidad de que, si me caigo, de tantas caídas pasadas ya reboto por default y que tengo muchos amigos con el paracaídas en la mano (empleo), solo que esta vez, si toca emplearse, me iré por el lado de lo que me gusta: arte, eventos e incluso restaurantes, creo que como mesera me iría bien, las propinas podrían ser tan generosas como mi fe y, definitivamente, prefiero atender una mesa que responder por una pared agrietada, siendo más importante mi felicidad, que el status.

La desintegración del liberalismo

Por Rafael Hernández Mestra. El partido Liberal fue una colectividad que a través de la historia les hizo peso a las ideas conservadoras y con el cual gobernó muchos años. 

Por Rafael Hernández Mestra. El partido Liberal fue una colectividad que a través de la historia les hizo peso a las ideas conservadoras y con el cual gobernó muchos años. Su historia real comenzó en el año de 1930, cuando Enrique Olaya Herrera conquistó la presidencia, quitándole a una hegemonía conservadora de más de 100 años de gobiernos, incluyendo la constitución de Rafael Núñez del año 1886, y, la cual, la Asamblea Nacional Constituyente, liderada por Cesar Gaviria, volvieron añicos en un procedimiento que no estaba establecido en nuestro ordenamiento jurídico. 

La historia va mostrando lo que los políticos manzanillos, con un eufemismo llamado que "la política es dinámica", va mostrando muchas facetas de deslealtad y corrupción, ha corrompido la política en términos generales y mas que todo en un partido liberal que hace años viene de capa caída y perdiendo representatividad de peso en el legislativo colombiano y, por supuesto, en las regiones.

La última disidencia dentro de ese Partido Liberal se ha dado por el inconformismo de muchos militantes con el manejo que le ha dado su jefe único a algunas decisiones que tienen que ver con el interés de la colectividad y las cuales han sido tomadas en una forma unilateral.

Las voces de disidencia vienen de un sector del liberalismo que pedían una consulta liberal en una fecha diferente. Ese sector estaba encabezado por el entonces senador Juan Manuel Galán, dicho sea de paso, que ha sido una persona que él y toda su familia se ha beneficiado y ha vivido a costas del Estado por la muerte y el apellido de su papá, Luis Carlos Galán Sarmiento.

También dentro de esa disidencia estuvo el eterno chupador del liberalismo, Horacio Serpa, quien para perpetrarse o estar vigente, impuso a su hijo Horacio José, a sabiendas de las implicaciones legales que tenía al ser presidente del Concejo de Bogotá y saltar al Senado de la República en reemplazo de su padre. Nepotismo rampante y aberrante. 

Pero la tapa del cinismo es lo que ha hecho el exministro Juan Fernando Cristo al decir que se va, se sale del Partido Liberal porque no lo complacieron en sus aspiraciones inviables y personales a una candidatura que no tenía ningún futuro. En una columna en El Tiempo del jueves pasado Cristo trata de explicar lo inexplicable. La mona, aunque se vista de Seda, mona se queda.

TE DESTACAMOS

No tiene el señor Cristo ninguna autoridad moral y menos política para atacar al señor Gaviria, jefe del liberalismo, de manzanillo ni clientelista, pues él debe recordar que, siendo embajador en Grecia, en el gobierno de Ernesto Samper, fue obligado a renunciar y presentarse al país para responder en el proceso 8000.

Córdoba debe ser prioridad

Es realmente preocupante que el asunto de la siembra de los cultivos ilícitos se esté 'saliendo de madre' en la región Caribe, sobre todo en este departamento, según lo anunciado por la Fiscalía General de la Nación. 

Es realmente preocupante que el asunto de la siembra de los cultivos ilícitos se esté 'saliendo de madre' en la región Caribe, sobre todo en este departamento, según lo anunciado por la Fiscalía General de la Nación. 

Mientras los ojos de las autoridades nacionales, encargadas de combatir ese flagelo, se centran en el interior y sur del país, de alguna manera se ha descuidado la región Caribe, y en departamentos como Córdoba y Bolívar 'calladamente' se han ido incrementando de forma exagerada la presencia de los llamados narcocultivos. 

Si no se le presta la debida atención a estas zonas, de seguro pronto tendremos un problema de tamaño mayúsculo con el creciente cultivo de la mata de coca, pues es de todos sabido que la comercialización de esta se utiliza para financiar los grupos armados al margen de la ley y por ende aumentan los índices de criminalidad en las zonas donde se pelean el control de esa actividad. 

Se necesitan operaciones contundentes, policivas y militares, para combatir estos cultivos y en ese sentido Córdoba debe estar entre los departamentos priorizados, antes de que las cosas empeoren.