Irían por un gran botín al matarlo

Dos hijos, Emiro Andrés y Sara, con el padre en el cementerio desde junio de 2016 y con la madre en prisión desde ayer es la tragedia que hoy padece la familia Cerro-Galindo después de que la jueza promiscua municipal de Buenavista, Sucre, encontrara méritos para inferir que Yerlin Galindo Durán sería la presunta determinadora del homicidio de su compañero sentimental, el reconocido ganadero Emiro Segundo Cerro Rodríguez.