EN EL MERIDIANO CULTURAL

EN NOTICIAS > EN EL MERIDIANO CULTURAL > REDACCIÓN
Por Redacción El Meridiano | 2015-07-05 00:02:00

Lecciones para hacer cine en Córdoba sin mucho dinero

Un equipo de cineastas con cámara al hombro recorrió municipios del departamento — coincidiendo con la celebración de los festivales del porro y bullerengue —, para grabar una película que se improvisaba segundo a segundo. El protagonista de la historia es el  experimentado actor Jorge Herrera.  

Fotograma del rodaje en el Festival Nacional del Porro, en San Pelayo.

Por Ricardo Rodríguez Vives

Si la historia cuaja y se cumplen las expectativas del minúsculo equipo detrás del proyecto audiovisual Empera y la Nevera, se habrá escrito una página nueva en la cinematografía del Caribe: hacer cine con un presupuesto ínfimo y con un guión casi inexistente. Solo se cuenta — lo que en verdad impulsa cualquier producción audiovisual — con la voluntad, una cámara y unas ganas tremendas de hacer bien las cosas. 

Y es que las difíciles condiciones a las que se enfrentan los realizadores colombianos, ceñidas por los cánones del Ministerio de Cultura, hacen de Empera y la Nevera un punto de quiebre con la burocracia. Así se lo toman Juan Carlos Ensuncho de la Bárcena, director oriundo de San Marcos, Sucre; Luis Pinilla Henao, cineasta monteriano , productor y cámara; Alejandro Pinilla (padre del anterior), coproductor, y el veterano actor caleño Jorge Herrera (Yo soy Betty la fea, La Saga, Dr Mata), quien protagoniza la historia. 

Cierra el grupo Empera Martínez, “una mujer que pueden ser todas la  mujeres del Caribe”, dice el director; y ese es todo el equipo. 

El recorrido va de Montería a Puerto Escondido, pasando por Cereté, San Pelayo, Lorica, San Bernardo del Viento y Moñitos, “pueblos del caribe profundo, llenos de música y literatura”, acentúa el director.

Road movie cordobesa 

Los festivales de porro y bullerengue que se llevaron a cabo desde la semana pasada en San Pelayo y Puerto Escondido, respectivamente, fueron el pistoletazo de salida para el rodaje de esta road movie (película de carretera). 

La historia, que se construye a través de conversaciones que siguen una estructura guionizada pero que se presta para diálogos libres, cuenta un viaje en automóvil por las poblaciones citadas.

En el vehículo va un veterano actor, un director de cine, un productor y un coproductor (Herrera, Ensuncho y los dos Pinilla), que hablan sobre una película que no pudieron rodar por falta de presupuesto; es decir, aquí se genera un metalenguaje autoreferencial: una película dentro de otra, el cine hablando del estado del cine en la región. 

Sin duda, uno de los atractivos del rodaje fue grabar e interactuar en vivo con lo que se vivió recientemente en los festivales de porro y bullerengue: alegría, música y celebración cultural. 

“Fueron jornadas agotadoras pero satisfactorias. Lo que más nos impresionó a todos fue la manera como sorteamos las dificultades propias de todo rodaje”, dijo Ensuncho de la Bárcena. 

“Es muy gracioso porque no tenemos dinero. Es una película de los que creen, convertirla en realidad debería ser un referente para que la región estalle en la producción cinematográfica”, indicó por su parte Pinilla Henao, que ya ha producido otras películas, entre ellas, El silencio que antecede. 

Y el actor Jorge Herrera explicó: “este proyecto parte de unas ganas de hacer cine por encima de asuntos técnicos o formales. A esto le hemos llamado, un poco en broma, un poco en serio, ‘cinecero’: cero guión, cero historia, cero planeación, cero cámaras, cero sonido”.

El presupuesto de Empera y la Nevera llegó a través de lo que el equipo llama ‘red de afectos’, un micromecenazgo: dos amigos subvencionaran el pasaje del actor desde Bogotá; consiguieron que el Hotel Sinú financiara unos días de alojamiento, y lo demás — comida, gasolina, entre otros gastos — contó por cuenta de los productores, los cuales no gastaron más de 4 millones de pesos.  

Ahora viene la etapa de edición, la verdadera prueba de fuego: convertir en película todo el material grabado. 


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.