EN NUESTRA SINCELEJO

EN SUCRE > EN NUESTRA SINCELEJO > SINCELEJO
Por Redacción El Meridiano | 2017-09-13 00:00:00

Exigieron que les paguen

Trabajadores del HUS pararon ayer en la mañana.

 

Desde las 7:00 de la mañana de ayer trabajadores del Hospital Universitario de Sincelejo (HUS), contratados a través de los denominados sindicatos laborales (cooperativas), decidieron dejar el miedo a un lado para declararse en paro, porque les deben varios meses de sueldo.

"Teníamos miedo a represalias. Por eso no habíamos hecho paro, por represalias a que nos saquen", dijo una trabajadora del HUS, que visiblemente nerviosa pidió en repetidas oportunidades que no se le revelara la identidad "porque me quitan el contrato".

Entre los contratistas que paralizaron labores están médicos, enfermeras, camilleros, auxiliares clínicos, bacteriólogos, archivadores, conductores, entre otros, que cumplen turnos hasta de 12 horas diarias, incluyendo domingos y feriados. 

La decisión de dejar a un lado las labores fue para reclamar los sueldos atrasados. Aseguran que les deben dos meses de 2014, el 2015, dos meses del año pasado y seis de 2017. A esto se le suma la falta de seguridad social. 

Exige seguridad social

Una de las trabajadoras está embrazada. Le dijo a EL MERIDIANO que no ha podido tener control prenatal, porque la seguridad social este año no la han pagado. Al momento de entregar detalles de la situación que está viviendo suplicó que su nombre no fuera publicado "para evitar represalias".

"Seis meses llevamos sin sueldos. Ya estamos cansados. Tengo seis meses de embarazo y no he podido ir a un control porque no han pagado la seguridad social. En el nombre de Dios mi bebé debe venir bien, sanito, es lo que le pido a Dios", expresó la angustiada mujer.

Recriminan que mientras a ellos les deben millonarios sueldos, los de nómina están al día. 

Los trabajadores que reclaman el pago de las mesadas están contratados a través de los sindicatos laborales Sintrapesalud y Recurso Activo.  

"Les pagan las primas, bonificación, que no sé qué justificación tiene, si es legal o ilegal. Y nosotros estamos pasando la vil hambre. No hay ni para la mototaxi, no hay seguridad social ni para las embarazadas, hasta personas con cáncer hay, y no hay seguridad social", exclamó una mujer entre el grupo de trabajadores.

Una de las enfermeras, que estaba en la protesta, por poco llora. Narró que a sus hijos los deja sin comida mientras se va a trabajar. 

"No hay mente para atender aquí. Uno pensando en que deja a los niños en la casa sin comida, no creo que haya calidad en la atención. Lo peor es que para la comunidad en general, aparentemente los problemas en el Hospital se acabaron, porque no escuchan este tipo de manifestaciones, porque escuchan en la prensa que todo está bien, que está nivelado en salarios, en gestión. Eso es mentira. Lo que pasa es que todos están con miedo de hablar. Nadie se atreve a hablar", afirmó.

Cuestionan a presidenta de sindicato

Las críticas tampoco se hicieron esperar para la presidenta del sindicato de trabajadores del Hospital, María Teresa Ortiz, a quien cuestionaron porque, según los trabajadores, no lucha por los derechos y los beneficios de sus compañeros contratistas, solamente por los que están en nómina. 

"Los de nómina del Hospital lo que hacen es burlarse del resto de trabajadores. La presidenta del sindicato, María Teresa, dijo: 'Después de que nosotros tengamos la barriga llena nos importa lo demás'", sostuvo un trabajador.

Jorge Ducuara, gerente del Hospital Universitario de Sincelejo, estaba ayer en Montería (Córdoba). Le dijo a EL MERIDIANO que gestionaba recursos con una EPS para pagar la seguridad social a los contratistas.

Otro contratista también reprochó que la gerencia del HUS le paga puntualmente al personal de nómina, pero a ellos no.

"Nos tienen discriminados como si fuésemos unos desechables, pero somos los que más trabajamos, porque si el sindicato llega a parar en sí y no entrar a ningún servicio, el Hospital se para, porque los de planta no van a suplir las necesidades laborales", afirmó. 

Escucharon las quejas 

Melissa Velilla, secretaria de Salud departamental, y Ramón Quintero, asesor en salud de la Gobernación, se reunieron ayer con los trabajadores. Por varias horas escucharon sus reclamos. 

Después de la reunión, los trabajadores acordaron a las 5:00 de la tarde suspender el paro. La decisión la tomaron luego de que los funcionarios se comprometieron en que el Hospital les pagará, antes del próximo 22 de septiembre, un mes de sueldo. Otro compromiso es pagar en los últimos tres meses del año un salario por mes.  

TE RECORDAMOS

En junio pasado la deuda del Hospital Universitario con los trabajadores superaba los 40 mil millones de pesos de vigencias 2014, 2015 y 2016. 


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.