'El año próximo, en Jerusalén'

Por  Jaime A Godín

De toda tragedia o catástrofe humana suelen surgir hitos históricos. 

Por  Jaime A Godín

De toda tragedia o catástrofe humana suelen surgir hitos históricos. Así del terrible e inhumano holocausto, sufrido por el pueblo judío durante el régimen nazi en la Segunda Guerra Mundial, germinó y se concretó la esperada promesa de la proclamación del Estado de Israel, el 14 de mayo de 1948, bajo la égida de David Ben Gurion. La frase que encabeza este artículo expresaba a través de los siglos esa esperanza imperecedera del pueblo hebreo.

En efecto, la Resolución 181 de 1947, de la Asamblea General de las Naciones Unidas, reconocía la división del antiguo mandato británico sobre Palestina y la creación de dos estados, uno judío (Israel) y otro árabe (Palestina). 

La construcción de una patria para el pueblo judío, dando fin a la diáspora iniciada desde hacía más de dos milenios y cuyo momento máximo fue la destrucción de Jerusalén y el Templo, en el ya remoto año de 79 d.C, por las tropas romanas del emperador Tito, que creó en la literatura y la tradición popular, el mito del "judío errante", se cumplía finalmente.

Tras la declaración de independencia y apenas pocas horas después, los países árabes vecinos, recientemente independizados después de la Segunda Guerra Mundial: Egipto, Jordania, Líbano, Siria e Irak, declararon la guerra y atacaron al nuevo Estado judío con el propósito de "lanzarlos al mar", frase que aún hace parte del lenguaje oficial de algunos gobiernos y movimientos políticos de Medio Oriente, con lo que se inició una serie de conflictos árabe- israelíes: la Guerra de Independencia de 1948, la crisis del canal de Suez de 1956, la Guerra de los Seis Días de 1967 y la guerra de Yom Kippur (día del perdón) de 1973, amén de las múltiples intifadas (insurrecciones) de los palestinos alimentadas en movimientos extremistas como la OLP, Hamas o Hezbolá.

La creación de Israel posiciona al Medio Oriente como una de las grandes áreas de enfrentamiento y tensión mundial hasta hoy. Estados Unidos ha dado apoyo irrestricto a Israel, mientras que el autoproclamado estado de Palestina ha contado con el apoyo de países árabes y musulmanes y en cierta medida, también de la URSS, la actual Rusia. 

La otra cara del nacimiento del Estado hebreo, es el surgimiento de la Nabqa (catástrofe) la tragedia palestina: centenares de miles de palestinos tuvieron que abandonar sus hogares, tierras y patria, convirtiéndose en refugiados en su mismo país y en otros  estados.

La tarea de fundación de Palestina está inconclusa, a pesar de que en 1988 se proclamó el Estado de Palestina, con base en las fronteras anteriores a 1967, su independencia de facto y de jure no se ha perfeccionado. Israel ocupa gran parte de los territorios ubicados en Cisjordana  (al otro lado del Jordán) y la franja de Gaza, limitando su autonomía y soberanía.

La capitalidad de Jerusalén, la Ciudad Santa, inicialmente concebida en el Plan de Partición de Palestina, con status internacional, con régimen propio, es el tema fundamental. El desarrollo del conflicto ha terminado con la anexión israelí de  toda Jerusalén, proclamada en 1990, como su capital, con la anuencia y apoyo de Estados Unidos, que ha reconocido la capitalidad judía de Jerusalén en contra de las Naciones Unidas y la comunidad internacional.

Colombia ha mantenido una neutralidad relativa en el conflicto árabe-israelí, sostiene excelentesrelaciones con Israel, pero está en mora de reconocer la independencia del Estado Palestino, siendo una la pocas naciones latinoamericanas que no lo ha hecho. Es una deuda con la importante comunidad palestina y árabe del país.

jagodin@hotmail.com

Mi experiencia en los Montes de María

Por Manuel Andrés Cadrazco Martelo

Como sucreño, he visitado y transitado la zona de los Montes de María durante toda mi vida, ya sea por conocer con mi familia o porque uno transita por ahí cuando se dirige a ciudades como Barranquilla y Cartagena. 

Por Manuel Andrés Cadrazco Martelo

Como sucreño, he visitado y transitado la zona de los Montes de María durante toda mi vida, ya sea por conocer con mi familia o porque uno transita por ahí cuando se dirige a ciudades como Barranquilla y Cartagena. 

De igual manera, la carrera que estudio me ha hecho leer y conocer más sobre esta zona mediante la literatura, documentales e informes. Para nadie es un secreto el pasado triste que tuvo esta zona debido al conflicto armado, donde se presentaron dinámicas y accionares que son para no repetir nunca más. Sin embargo, la vida me tenía preparada una experiencia para no olvidar y de mucho aprendizaje, que sirvió para redescubrir ese territorio y redescubrirme a mí mismo.

El viernes 27 de abril emprendí el viaje por tierra más largo de mi vida. Junto con compañeros de carrera, salimos de Bogotá a las 5:35 p. m, El destino: la llamada extraoficialmente "Capital de los Montes de María", aquella subregión compuesta por 15 municipios entre los departamentos de Sucre y Bolívar. Ese destino era El Carmen de Bolívar. La idea era conocer las iniciativas de paz que se están llevando a cabo en la zona de los Montes de María, tanto en Sucre como en Bolívar. Habíamos escuchado organizaciones como "Fundación Semana", "Sembrando Paz", "Jóvenes provocadores de paz", entre otras, pero todo desde un salón de clases en Bogotá. 

Lo que no esperábamos era una experiencia muy rica en aprendizaje personal y un fin de semana lleno de momentos buenos y malos, ya que siempre he dicho: los mejores viajes son aquellos que te dejan los dos tipos de experiencias. Adicionalmente, me enfrenté  por primera vez a la inmensidad de los Montes de María en eso que llaman la "Alta montaña", aquel gigante que llama descubrir y recorrer los caminos de lo que llama el Centro Nacional de Memoria Histórica en su última publicación: "un bosque de memoria viva", y esa zona son las 54 veredas y 13 corregimientos que reunidos conforman un área rural gigantesca, llena de gente que puede aportarle mucho al país.

Mi viaje específicamente se concentró en tres zonas: la cabecera municipal de El Carmen de Bolívar, donde nos reunimos con Jorge Montes, líder de la zona, que nos contó cómo avanza su proyecto campesino en articulación con el proyecto juvenil "Jóvenes provocadores de paz", espacio donde jóvenes se reúnen para compartir experiencias y mediante actividades y proyectos comunitarios, superar el largo y tortuoso pasado del conflicto. En segundo lugar, el corregimiento de Villa del Rosario-El Salado, territorio marcado por una de las más graves masacres del conflicto armado, en el 2000. 

Esto hace que el corregimiento haya pasado por intervención del gobierno y entidades tanto nacionales como internacionales. Y aquí puntualizo que esto puede ser bueno y malo. Bueno, porque se le brindan herramientas a la comunidad para superarse y reconstruir el tejido social, pero malo porque muchas de estas herramientas no funcionan o los proyectos se llevan a cabo sin consultar con la comunidad o identificando las particularidades del territorio. Un ejemplo de esto son unos paneles solares que no funcionan.

La última etapa de mi viaje (la que considero la mejor de todas) fue visitar Rosas de Mampuján, corregimiento de María la Baja donde mujeres cabeza de hogar emprendieron una tarea única, algo que nunca antes había visto en mi vida, tejidos (literalmente) que cuentan historias tanto tristes como alegres de un pasado común que tienen increíblemente identificado en la comunidad, incluso una sentencia de justicia y paz, los ampara para construir un museo. 

Cristianismo y política

Por Selma Samur de Heenan

Si bien es cierto que la Iglesia no debe involucrarse como miembro activo en la lucha política de los países, también lo es que tiene el deber de orientar, enseñar y corregir todas las acciones humanas que puedan afectar la salvación eterna de los fieles. 

Por Selma Samur de Heenan

Si bien es cierto que la Iglesia no debe involucrarse como miembro activo en la lucha política de los países, también lo es que tiene el deber de orientar, enseñar y corregir todas las acciones humanas que puedan afectar la salvación eterna de los fieles. El voto está vinculado con el desarrollo social e integral del hombre; esto le imprime un claro carácter moral. El compendio de la doctrina social de la Iglesia Católica nos enseña que mediante el cumplimiento de los deberes civiles, de acuerdo con la conciencia cristiana y en conformidad con los valores que son congruentes con ella, los fieles laicos desarrollamos nuestras tareas propias de animar cristianamente el orden temporal y que de ningún modo podemos abdicar de la participación en la política. Es decir, en la multiforme y variada acción económica, social, legislativa, administrativa y cultural, destinada a promover orgánica e institucionalmente el bien común, que comprende la promoción y defensa de bienes tales como el orden público, la paz, la libertad, la igualdad, el respeto de la vida humana, del ambiente, la justicia y la solidaridad, teniendo presente que la conciencia cristiana, bien formada, no permite favorecer con el propio voto la realización de un programa político o la aprobación de una ley particular que contengan propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y la moral.

El Papa Francisco señala: "…nadie puede exigirnos que releguemos la religión a la intimidad secreta de las personas, sin influencia alguna en la vida social y nacional, sin preocuparnos por la salud de las instituciones de la sociedad civil, sin opinar sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos. Una auténtica fe siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo, de transmitir valores, de dejar algo mejor detrás de nuestro paso por la tierra".

Poco antes de las apariciones de la Virgen en Portugal,  la revolución bolchevique irrumpió llevando a Rusia al comunismo y más de 35 millones de creyentes fueron asesinados. El comunismo se volvió un dogma que atentó contra la libertad individual, económica, religiosa y política. Luego de esto, la Virgen pidió en Fátima la consagración del mundo a su corazón inmaculado para la conversión de Rusia porque existía el peligro de que si no sucedía esto, con una propaganda impía difundirían por el mundo sus errores.  

Esos horrores han sido difundidos y aplicados engañosamente, haciéndose pasar por demócratas para luego mostrar sus fauces comunistas. Ya no es por medio de la guerra que asumen el poder. 

Es por medio de la manipulación de los pueblos, haciéndoles creer que es por ellos cuando la verdad es opuesta, es contra ellos.

Lo primero que quitan es la fe, sacando a Dios de todas partes, cerrando iglesias, persiguiendo y asesinando a los cristianos, así ha sido y así lo seguirán haciendo, porque saben que quien tiene a Dios como Rey no aceptará la maniobra del demonio.

Espero que oremos para que el Espíritu Santo nos guíe, pudiendo ver en donde está nuestro real enemigo y nunca creamos que un gobierno socialista o comunista pueda ser mejor que un sistema verdaderamente democrático. ¡Eso nunca!

¿El voto de los cristianos para quién será?

Por Elizabeth Zuccardi Porras

En vista de que la doctora Viviane Morales desistió de su candidatura a la Presidencia de la República, muchos de sus seguidores y de los que se identifican con su fe debemos tomar la decisión por cuál candidato votar para las elecciones que se aproximan para elegir al próximo presidente de los colombianos. 

Por Elizabeth Zuccardi Porras

En vista de que la doctora Viviane Morales desistió de su candidatura a la Presidencia de la República, muchos de sus seguidores y de los que se identifican con su fe debemos tomar la decisión por cuál candidato votar para las elecciones que se aproximan para elegir al próximo presidente de los colombianos. Creo que esta decisión es trascendente, ya que somos muchos los cristianos que ejercemos el derecho al voto y que podemos favorecer al candidato que vamos a apoyar, aunque hasta ahora es que ha cobrado importancia este sector, ya que somos más visibles y los candidatos se han dado cuenta de que tenemos un potencial atractivo para sumar adeptos a sus campañas. Yo no le diré por quién votar, entre otras cosas porque siendo un derecho, también es una decisión personal y además debe ser secreto según reza la Constitución en el artículo 258 que dice: El voto es un derecho y un deber ciudadano. El Estado velará porque se ejerza sin ningún tipo de coacción y en forma secreta por los ciudadanos (cosa que no se cumple). 

Lo que sí tendremos en cuenta para descartar a los candidatos serán sus posturas y postulados que vayan en contra de nuestra fe, de nuestra creencia, de nuestra moral y sanas costumbres, para escoger aquel con quien nos sintamos identificados y seguros de que preservaran los valores éticos y morales y espirituales que fortalecen la nación y mantienen la sociedad sana y equilibrada.

Definitivamente no votaré por los proabortistas, pro-gay, que estén a favor del matrimonio igualitario y de las adopciones por parejas del mismo sexo, que estén en contra de la familia tradicional, que abanderen programas educativos como la educación del desarrollo de la libre personalidad y la  ideología de género,  que están en contra de la Iglesia Cristiana, y de todos los que profesan la fe en Dios, por ser ateos. 

No votaré por aquellos que quieren imponer el modelo socialista y comunista en nuestra nación, los que quieren reformar la justicia para impedir que ellos mismos sean castigados.

Mi voto será  para quien levante la bandera de la justicia, de la verdad y la equidad, para quien defienda la familia según el modelo original creado por Dios, para quien se ocupe de la niñez y la juventud de manera integral brindándoles protección, educación y un futuro seguro para ellos. Mi voto será por una persona honesta, de buenos principios, temeroso de Dios, con buen testimonio y hoja de vida intachable, que acabe con la corrupción y la politiquería, que gobierne con sabiduría y autoridad, que no tema enfrentarse a quienes infringen la ley, para darles la condena que merecen. Mi voto será para quien demuestre que tiene principios y valores cristianos, éticos y morales que impidan que en las instituciones educativas implementen cartillas que inducen a la ideología de género. Votaré por quien presente el mejor programa de Gobierno destinado a un beneficio colectivo del bien común, que mejore la economía del país, que permita el desarrollo integral de todas las áreas de la economía, poniendo énfasis en el campo, para reactivar las riquezas naturales con las que nos bendijo el Creador en esta preciosa tierra exuberante de belleza y esplendor.

Fascinación y miedo de la palabra

Por José Arturo Ealo Gaviria

No existe ninguna palabra ingenua, neutra, puramente manifiesta. Es más, allí donde se procura hacer ideas o signos artificialmente monosémicas (que tienen un solo significado).

Por José Arturo Ealo Gaviria

No existe ninguna palabra ingenua, neutra, puramente manifiesta. Es más, allí donde se procura hacer ideas o signos artificialmente monosémicas (que tienen un solo significado), unívocos, es decir, en el lenguaje de la ciencia, solo resultan eficaces y operatorios en la medida que se logre mantener reprimida la abundancia de sentido, el valor de amenaza y promesa que son propios del signo. Hasta los números naturales y las figuras de la geometría plana están permanentemente asediados por una valoración simbólica que los refiere al orden del deseo. La palabra que parecería poseer un curso más libre del contexto —el nombre propio— es justamente aquella que está más íntimamente ligada al poder. No solo los primitivos suelen temer que el enemigo sepa su nombre como si con ello quedaran, por decirlo así, en sus manos, sino que todos quienes convocan el nombre del ser amado y tratan de traducirlo de alguna manera en la conversación —o, lo es igual, de evitarlo— como si con esa denominación poseyeran el secreto más íntimo de la identidad del otro con todas sus promesas. Y cuando el nombre o su substituto circula entre los enamorados, existe siempre el deseo de rebautizar al otro y de ser rebautizado por él que emergemos en el discurso del otro, de objetos primordiales y padecemos de sus designios, expectativas y reparaciones irreflexivas. Pero no solo el nombre sino toda la palabra nos asalta en el núcleo de nuestro ser en la medida que denuncia, así sea indirectamente, lo que nos está prohibido saber de nosotros mismos: resulta incompatible con la estructura de nuestra conciencia y de nuestra inevitable pretensión a la unidad. Sea porque, al igual que sucede en el humor, una palabra acertada nos indique que ahora sobra el esfuerzo por mantener reprimida una tendencia de nuestro ser y que podemos reconciliarnos con ella hasta el punto que la energía usada por nosotros para acallarla quede sobrante y se manifieste como risa. Sea porque, como sucede en el amor, todo discurso del otro se dirija ocultamente a nosotros como a la garantía de su validez y todos nuestros discursos se dirijan al otro como un testigo único capaz de validar no sólo nuestras sugerencias coherentes y verificables, que no lo necesitan, sino nuestros tartamudeos y nuestras muletillas más individuales.

El filósofo Jacques Lacan, reprochaba con razón a Freud el haber dejado en la sombra la fuerza de la palabra en su capítulo sobre las masas artificiales, la Iglesia y el ejército, y decía: "La ironía de las revoluciones radica en engendrar un poder más absoluto en su ejercicio, no como se dice porque sea más anónimo: está más reducido a las palabras que lo significan. Y más que nunca por otra parte la fuerza de las iglesias reside en el lenguaje que han sabido mantener…"

Sí, es el poder que pretende amar a todos sus súbditos, protegerlos y trabajar por su bien, ser objeto de una idealización muy precisa: idealizado como el emisor de una palabra no cuestionable, no solo de la palabra que designa el conjunto de lo prohibido, lo permitido y lo obligatorio, sino que interpreta en general el sentido de conductas y acontecimientos: enuncia la verdad. El Emperador Justiniano —y nada menos que en un texto de la Santísima Trinidad— dice: "aquellos que no piensan como nosotros están locos. El poder pretende que su palabra produzca el famoso acuerdo social con el cual todos los problemas quedarían resueltos, al menos —y esto es lo más importante— serían interpretados de la misma manera y si algún aguafiestas viene a dañar esta alegre comunión del sentido y dice como Galileo "pero se mueve" debe saber que queda condenado a mentir sobre su propio pensamiento, al silencio y a la soledad".

TE DESTACAMOS

La palabra que parecería poseer un curso más libre del contexto es justamente aquella que está más íntimamente ligada al poder.

Santrich y Santa JEP Trudis

Por Luis Noé Ochoa

"Todo pícaro es de buenas" afirmó un amigo para comenzar a hablar del caso de Seuxis Pausias Hernández, alias 'Santrich', al que ya llaman, como lo hizo Juan Lozano en este diario, de 'San Trich'. 

Por Luis Noé Ochoa

"Todo pícaro es de buenas" afirmó un amigo para comenzar a hablar del caso de Seuxis Pausias Hernández, alias 'Santrich', al que ya llaman, como lo hizo Juan Lozano en este diario, de 'San Trich'. En vez de santo, este exintegrante de la cúpula de las Farc se ha vuelto un lucifer para la Iglesia, donde produjo confusión de inciensos; y para las instituciones de justicia, donde amenaza con choques de trenes.

'Santrich', capturado el pasado 9 de abril, está armando un bogotazo. A él le echaron mano con fines de extradición por supuesta conspiración para enviar cocaína a Estados Unidos, después de firmado el acuerdo. La DEA y la Fiscalía lo cogieron de las pruebas, con grabaciones y videos, incluso enviando un cuadro de su propia inspiración "para don Rafa, con aprecio y esperanza de paz". Don Rafa es uno de los jefes del cartel de 'Sina', como le dicen en una grabación por decir Sinaloa, fíjense no más, mis cuates.

Desde entonces entró en huelga de hambre. No prueba bocado, dizque solo quiere probar que todo es un montaje. Como ha venido perdiendo kilos, por razones humanitarias tuvo que ser trasladado de la Picota al hospital de El Tunal. Pero es de buenas. En vista de que parece que Jean Arnault, jefe de la misión de la ONU para verificar el cumplimiento de los acuerdos vio que el proceso se estaba deshidratando, pidió al Gobierno cambio de sitio de reclusión.

Así, don 'Santrich' terminó en el seno de la Iglesia, en la fundación con un nombre que ni enviado por Dios: Caminos de Libertad, donde sigue en ayuno indefinido. Es como si prefiriera la extremaunción en Colombia que la extradición a Estados Unidos. Se dice que no ha querido recibir ni la visita de un santo de su devoción, como es San Cocho. Pero la Fiscalía teme que quiera comer conejo.

Hablando de comida, él se ha convertido en una papa caliente para el país y en un chicharrón para la Iglesia. Casi que en un mal que no tiene cura, ni obispo, pues se armó una división de padre y señor mío.

Pero ahora a San Trich se le apareció Santa JEP Trudis, recién elevada a los altares de la Justicia Alternativa, que parece que llegó a dar bendiciones adelantadas sin que nadie se arrodillara, pues le dicen que, más papista que el Papa, suspendió la extradición antes de ser pedida y hasta quiere revisar la legalidad de la captura. Válgame Dios.

Los doctores de la ley, como el Fiscal General, dicen que ha quedado amenazada la institucionalidad, que es también “una amenaza para la democracia” y “un desafío frente al respeto de las instituciones”.

Y el Gobierno, a través del ministro de Justicia, Enrique Gil Botero, y de Mininterior, Guillermo Rivera, alega que la competencia de Santa JEP Trudis se circunscribe a determinar la fecha de la ocurrencia de las conductas por las cuales existe la solicitud de extradición. Nada más. 

¿Y entonces? Aquí lo único es que las ex-Farc saben latín: divide et impera, y siguen dividiendo al país. Ayúdate que yo te ayudaré, dijo Dios. Santrich no recibe nada, pero la JEP no debe dar papaya, ni ponerles en bandeja de plata las razones a los que la cuestionan por sesgos proFarc y a los que quieren más reformas y hacer campaña política con este caso. Aquí deben imperar el proceso, salvar la paz del país, las víctimas y la sensatez. ¿No será mejor mirar entre todos, sinceros y sin celos, los límites de cada uno? Unidad, por favor, pues cuando los bomberos se pisan las mangueras, ríen los pirómanos. El proceso de paz no tiene reversa y debe estar por encima de una extradición, llegado el caso, o de un individuo. No se dejen enredar ni por el diablo, que nos hacen santrizas.

Ayúdate que yo te ayudaré, dijo Dios. 'Santrich' no recibe nada, pero la JEP no debe dar papaya.