Marcar el camino

Por Luis Noé Ochoa

Llegó la hora. Colombia se juega en gran parte su futuro. No me refiero al partido del martes contra Japón, para el cual James está en duda por dolor en los gemelos, sino a la cita de hoy en las urnas, de la que Duque o Petro saldrán con dolor en las gemelas.

Por Luis Noé Ochoa

Llegó la hora. Colombia se juega en gran parte su futuro. No me refiero al partido del martes contra Japón, para el cual James está en duda por dolor en los gemelos, sino a la cita de hoy en las urnas, de la que Duque o Petro saldrán con dolor en las gemelas.

Por fin se acaba esta campaña, larga como una condena injusta, llena de propuestas, de encuestas, de apuestas, de mentiras, de cuentos como de Alfred Hitchcock, de correrías y debates. Y en la que se politizó hasta el ajiaco. Aunque un par de debates más, cara a cara, de los dos finalistas sí hicieron falta en la recta final. Ahí se aclaran ideas y se definen muchos votos. Los esperábamos, pero nos dejaron en blanco.

Muchos han cantado el voto. En mi partido, el Polvo Democrático, no se estila aquello de por el que diga Ochoa. Después de varias reuniones se mantiene la decisión de elegir al que mejor crea cada quien que le conviene al país en este momento crucial o votar el blanco, pero votar.

'Recuerda que polvo eres y en voto te habréis de convertir' es nuestro lema. Eso sí, como Portugal ayer, mantenemos la dignidad y no entregamos el partido. "¿Entonces, el polvo es libre?", me preguntó una polvista. "Cada quien con el que más le atraiga", dije. Uno de los seguidores preguntó si me iba a mirar ballenas o a ordeñar la vaca Gar, pues saben que a veces prefiero las ubres a las urbes.

Llegó el día, en todo caso. Esta es la elección más importante de las últimas décadas. Bueno, lo fue la de hace ocho años, cuando por suerte elegimos a Santos, o de lo contrario nos seguiríamos echando plomo, no se habrían acabado las Farc y hoy sería difícil votar en muchas partes; seguiría la mortandad de lado y lado y no habría tanta infraestructura andando.

Dicen unos que habrá abstención por los partidos de fútbol (juegan Costa Rica-Serbia, Alemania-México y Brasil-Suiza). Partidazos, pero cuidado: "La patria por encima de los partidos". Aunque hay tanta polarización y tantos miedos, que ojalá haya una votación masiva. Y además porque nunca se había visto la derecha derecha y la izquierda izquierda, con opciones. Se cree que gana Duque, que es un buen muchacho, pero mucho petrismo se está destapando. Así que, como les dicen las chismosas a las esposas inseguras: "Yo no me confiaría".

No canto mi voto porque estoy afónico, pero es vital acudir a las urnas. En este caso sí que es escoger la Colombia que queremos, es defender un estilo de vida, el futuro, la paz. Marcar el voto es marcar un camino. O expresar una inconformidad con las dos opciones para que quien gobierne sepa que debe tener en cuenta a otros millones.

El único miedo que tengo es que sigamos otros cuatro años divididos, con odios de barras bravas. Pero tengo un sueño –como dijo Luther King una madrugada–: que en la noche los candidatos, en sus respectivos discursos, envíen un mensaje de reconciliación, de unidad, de heridas sanadas, de respaldo a la paz. Y que lo cumplan, claro. Y que el ganador invite al derrotado a colaborar para echar este país adelante. Que en tono futbolero le diga que entre como refuerzo a la cancha.

Aquí hay mucho por hacer, comenzando por derrotar la corrupción y el narcotráfico, que son casi lo mismo. Por salvar a este país de la sed y la erosión... Es gravísima, Duque o Petro, la impresionante deforestación. El año pasado, como informó este diario, arrasaron casi 220.000 hectáreas de bosque. Ese es un crimen ecológico que hay que detener. Sin que olviden que mientras la dirigencia pelea, la delincuencia campea. Como decimos en el Polvo: es hora de tirar del mismo lado. Todo está a pedir de boca de urna. "Dios reparta suerte". (El Tiempo)

Esta es la elección más importante de las últimas décadas.

Conciliar el medio ambiente con la minería

Por Samuel Morales Turizo

El medio ambiente tiene que ser una política de estado y cubra no solo a todos los habitantes de Colombia, sino sea responsable  con el planeta mismo.

Por Samuel Morales Turizo

El medio ambiente tiene que ser una política de estado y cubra no solo a todos los habitantes de Colombia, sino sea responsable  con el planeta mismo. Hay un error en pensar que el cuidado del medio ambiente debe tener fronteras políticas: Lo que hagamos aquí de alguna manera puede estar impactando a otro país, a otro continente y la responsabilidad con el planeta, debe estar exenta de cualquier iniciativa o de algún tinte de discriminación y no debe estar enmarcado en este tipo de situaciones. 

Actualmente la minería ilegal en el país, especialmente en los departamentos de Antioquia, Córdoba, Chocó, los santanderes y el sur de Bolívar, está ocasionando un daño irreparable o sea es una actividad que explota un recurso natural no renovable. Igualmente efectos contaminantes a los humedales, a la producción agropecuaria, a la pesca, al turismo y a los páramos.

Allí en este terreno inhabitado e incultivado se va a afectar un sistema tan frágil como son los páramos y si se destruyen se van a secar cualquier cantidad de corrientes hídricas que nacen en montaña baja, se están poniendo en riesgo el agua, la salud y la vida de más de 2.000.000 de habitantes de los santanderes. Además se destruirían  importantes reservorios y vegetación de sub-páramos que tardarían décadas en recuperarse 

Es primordial destacar el impacto negativo que produce el polvillo del carbón, que se expande por toda la zona donde se saca este mineral, acabando con la salud de los habitantes que viven en ese sector y con el ecosistema. Por otra parte decenas de personas mueren al año en Colombia por el envenenamiento de fuentes acuíferas por la utilización de minerales como el cianuro, el mercurio y el plomo en los trabajos en las minas de oro. El objetivo de muchas empresas mineras es buscar la formalización de esta actividad, con el fin de que las operaciones se realicen de manera responsable y sostenible.

Repito la selva tropical, los humedales, ríos y así como numerosas especies de fauna y flora se confrontan con una considerable riqueza de carbón, oro, esmeralda, calizas y diferentes minerales. Estos dos factores que se enfrentan como son los empresarios de las mineras y los campesinos que viven en el entorno de estas minas, conllevan al desarrollo social, cultural y económico de los que habitan estas zonas.

Lo fundamental es que las dos partes se pongan de acuerdo. Es decir lo más esencial es conciliar el medio ambiente con la minería. Es absurdo afirmar que la minería es sinónimo de arrasar o devastar las riquezas naturales, muchas empresas en lugar donde extraen recursos, han implementado estrategias para devolverle vida al suelo. En la minería bien hecha se observa como sacan el oro, como se procesan las arenas con gravimetría y como su explotación ocurre en zonas contenidas que regresan a su estado original. Los estragos que deja la minería ilegal son extensos, los cráteres abiertos y las tierras destruidas por su paso  

Los minerales siempre vienen asociados a sustancias químicas y todo proceso que tenga que ver con la minería es contaminante. Son evidentes las fallas de prevención y seguridad de este sector. Las empresas extranjeras se llevan el carbón, el oro, el petróleo y la protección de la vida de los mineros es casi nula, objetivo que debería ser prioritario en las políticas del sector. Es cierto que en la minería hay que tener una regulación adecuada para no causar daños ecológicos.

La salud: un derecho fundamental

Por Emilio Córdoba Díaz

La salud y el desarrollo tienen una relación directa. Tanto el desarrollo insuficiente que conduce a la pobreza como el desarrollo inadecuado que redunda en el consumo excesivo, combinado con el crecimiento de la población mundial.

Por Emilio Córdoba Díaz

La salud y el desarrollo tienen una relación directa. Tanto el desarrollo insuficiente que conduce a la pobreza como el desarrollo inadecuado que redunda en el consumo excesivo, combinado con el crecimiento de la población mundial, pueden redundar en graves problemas de salud relacionados con el medio ambiente, en los países desarrollados y subdesarrollados. Por esta razón los programas de los aspirantes a la Presidencia en nuestro país deben abordar las necesidades de la atención primaria de la salud como también   las cuestiones del medio ambiente. La vinculación de las mejoras de carácter sanitario, ambiental y socioeconómico exigen la ejecución de actividades intersectoriales. Estas actividades que comprenden las esferas de la educación, vivienda, obras públicas y grupos comunitarios incluidas las empresas, escuelas y universidades y las organizaciones religiosas, cívicas y culturales, tienen por objeto que la población pueda asegurar el desarrollo sostenible, en sus propias comunidades, donde resulta importante la inclusión de programas de prevención, en vez de depender solamente de medidas de corrección y tratamiento.

El sector de la salud no puede por sí solo, lograr los objetivos de satisfacción de las necesidades básicas.

Debemos reconocer que la salud depende en último término de la capacidad de controlar la interacción entre el medio ambiente físico, espiritual, biológico, económico y social. No es posible lograr un desarrollo equilibrado sin una población saludable y, como la mayoría de las actividades de desarrollo afectan en mayor o menor grado al medio ambiente, lo que a su vez, origina o exacerba muchos problemas de salud lo que adicionado a la falta de desarrollo, es de por sí la causa de muchos problemas que solo mediante el desarrollo pueden paliarse. El sector de la salud no puede por sí solo, lograr los objetivos de satisfacción de las necesidades básicas, sino que depende del desarrollo social, económico y espiritual, los cuales contribuyen al mismo tiempo  directamente a ese desarrollo. Dependiendo además, de que las condiciones ambientales le sean favorables. Lo que supone, entre otras cosas, un abastecimiento adecuado de agua y de servicios de saneamiento más un suministro seguro de alimentos y una nutrición apropiada.

De otro lado, debe entenderse que la salud no solo implica la ausencia de enfermedades, sino que también se refiere a tener la capacidad de desarrollarse como ser humano, utilizando el máximo de sus potencialidades según la época y el contexto en el que se desenvuelve la persona. Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció en 1946 un principio internacional fundamental. "El goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social". Por eso, es fundamental superar el enfoque de necesidades con el que en la práctica, el Estado y la población en general, han abordado el tema de salud. Al que, por considerarlo en muchas ocasiones como necesidad y no como un derecho, nos lo siguen violando. De ahí, que debemos sustituir el concepto de necesidad y, considerar la salud: un derecho fundamental.

En Colombia hay más celulares que personas

Por Elizabeth Zuccardi Porras

El mundo se está llenando de celulares. Cómo será la fiebre de la tecnología y del uso del celular que si en Colombia somos algo más de 45 millones de habitantes, cómo se explica que en este año estén en servicio más de 70 millones de líneas de telefonía móvil. 

Por Elizabeth Zuccardi Porras

El mundo se está llenando de celulares. Cómo será la fiebre de la tecnología y del uso del celular que si en Colombia somos algo más de 45 millones de habitantes, cómo se explica que en este año estén en servicio más de 70 millones de líneas de telefonía móvil. 

Esto es como una plaga, y el mal uso de ellos está causando estragos en la salud y en las relaciones familiares. Póngale atención al asunto porque ya muchos están sufriendo El "phubbing" (palabras inglesas phone y snubbing) consiste en el acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención al móvil, por lo que se sienten ignoradas por su pareja  o los hijos que no prestan atención a sus padres. En fin, cualquiera que use el celular delante de otras personas y no les  dedique tiempo pueden empezar a sufrir un síndrome llamado  "phubbing", lo cual destruye relaciones y afecta la autoestima de aquellos que sienten que no les quieren. Y es que cuando alguien percibe que está siendo ignorado, crea conflictos y bajan los niveles de satisfacción con la relación, lo que conduce a la depresión.

A esto súmele que el usuario adicto al celular presenta unas características de un desorden del neurodesarrollo llamado trastorno por déficit de atención e hiperactividad, por la estimulación digital permanente que contribuyen a un problema de aislamiento, mal humor, angustia y demás. Aquí no se trata de satanizar la tecnología, sino de llegar a un punto donde esta se adecue a la familia y no la familia a ella. 

Los niños son capaces de percibir la falta de atención, la ausencia de diálogo y las expresiones de cariño, desde muy pequeños, perciben que su papá o mamá dejan de hablar con ellos para conversar por teléfono y se pierde la conexión emocional que genera confianza y seguridad. La tendencia entre niños y adolescentes a permanecer demasiado tiempo frente a pantallas de televisión, celulares, tabletas y computadores, ya tiene un nombre: los "screenagers" (screen (pantalla) y teenager (adolescente). En este caso, son los adultos (maestros, papás,) quienes se quejan del aislamiento de los menores de edad. 

El uso del celular puede perjudicar la salud de tu cuerpo, la postura de tu cabeza y espalda al ver la pantalla, produce dolores de cabeza por las tensiones en el cuello. A este problema ya se le conoce como "text neck" (cuello de texto): mientras más inclinas tu cabeza hacia el frente, su peso aumenta para la columna vertebral. Este dolor puede derivar en problemas en los brazos y hombros; además la visión disminuye considerablemente después de estar varias horas pegados a la pantalla del móvil.

 Hágase un autoexamen y compruebe si está sintiendo estos síntomas: revisa de continuo el celular, siente aprensión cuando no lo tiene a la mano, comete errores por descuido, olvida pagar cuentas, tiene dificultades para mantener atención o escuchar a otros. También puede estar hiperactivo, moverse nerviosamente, sentirse impaciente, hablar en exceso e interrumpir a otros; si  La relación con tu celular es tan fuerte que lo revisas muchas veces en menos de una hora, ya estás sufriendo de dependencia y eso no puede ser bueno, porque te genera adicción.

Fase vital

Por José Arturo Ealo Gaviria

Hace mucho tiempo, se pensaba que la vida estaba adaptada a las condiciones físicas y químicas de la Tierra, que eso era todo lo que se podía hacer.

Por José Arturo Ealo Gaviria

Hace mucho tiempo, se pensaba que la vida estaba adaptada a las condiciones físicas y químicas de la Tierra, que eso era todo lo que se podía hacer. Lo animado se adhería al perfil terráqueo como una lámina. Ahora se sabe que, hasta cierto punto, es la vida quien crea el perfil, y debido a ello nuestro planeta se ha convertido en diferenciarse de la luna. O de Marte. O de todos los que conforman nuestro sistema solar.

Las rocas surgen en la superficie de la Tierra y luego sufren la erosión de los elementos. Esta acción erosiva va destruyéndolas lentamente hasta convertirlas en escombros, siendo arrastrados por el agua hasta llegar al mar, en cuyo fondo se depositan formando gruesas capas, una auténtica alfombra. Pero el fondo del océano está en continuo movimiento debido a las fuerzas geológicas: el calor que genera el centro de la Tierra calienta las rocas, se mueven otra vez hacia los continentes y suben, se funden o sufren una metamorfosis, convirtiéndose en granito. Unos cien millones de años después vuelven a aparecer por la superficie y todo el material comienza a erosionarse de nuevo. Ese el ciclo de las rocas.

Una metamorfosis más son los Picos de Europa: macizo montañoso localizado al norte de España en la parte central de la cordillera Cantábrica. El nombre viene a la primera visión de Europa de los primeros exploradores cuando regresaban en barco de Américas: unos enormes bloques blanquecinos de roca caliza. 

Las vistas son maravillosas. Lo que fascina es saber de dónde sale toda esa mole caliza. En este caso, se trata de una demostración del poder de las bacterias. 

Se suele creer que estos microorganismos solo provocan enfermedades y son una maldición, pero la realidad es mucho más suave. Todas estas macizas y atractivas rocas que se utilizan como elementos decorativos en edificaciones se forman de bacterias.

Las rocas tienen nutrientes —sodio, calcio, potasio y el resto de minerales, que también necesitamos para nuestra vida— y los microorganismos, las bacterias o los líquenes que se las comen para obtener de ellas los minerales, que en algunas ocasiones son única fuente de recursos. Son especialistas en devorarlas.

Las bacterias se nutren de las rocas y hacen que haya elementos disponibles para todo lo que tiene vida en la biósfera. Y luego las profundidades del mar actúan como el desguace de todo el sistema: es allí donde toda la superficie se regenera, se limpia y vuelve a reaparecer en tierra.

Desde el punto de vista biológico, el ciclo de las rocas es esencial, sin él, sin las placas geológicas, sin los "tsunamis" y todas estas catástrofes y terremotos no habría vida. La vida surge solo donde hay imperfecciones y se debe aprender a respetar. La historia del mundo transcurre en cuatro millones de años: continentes uniéndose y separándose, se acercan otra vez, se transforma la configuración de placas tectónicas. Se originan las cordilleras, rocas, vegetación… todo.

Un ejemplo más de cómo se formó la tierra y cómo evoluciona se encuentra en las islas Hawái. Se expresa de la manera más simple: erupciones sencillas, generación de nueva corteza y hundimiento bajo las olas. Es lugar de erupciones volcánicas constantes, donde el material del manto y lo profundo, emerge para crear la nueva superficie de la Tierra, da idea del tiempo geológico: en la isla más grande, la lava nueva sale continuamente al exterior y crece, pero las otras islas, que ahora son volcanes muertos, se están hundiendo por su propio peso, en parte, y también como consecuencia de la erosión: se sumergen en el mar.

Colombia ingresa a la Ocde

Por César Jiménez Burgos

En estos días hemos escuchado de manera reiterada la satisfacción del señor Presidente de Colombia por el ingreso del país a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (Ocde), la cual fue fundada en 1961 y está integrada por 35 países, cuya misión es "construir economías sólidas en sus países miembros, mejorar la eficiencia, los sistemas de mercado nacionales, ampliar el libre comercio y contribuir al desarrollo tanto en países industrializados como en desarrollo".

Por César Jiménez Burgos

En estos días hemos escuchado de manera reiterada la satisfacción del señor Presidente de Colombia por el ingreso del país a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (Ocde), la cual fue fundada en 1961 y está integrada por 35 países, cuya misión es "construir economías sólidas en sus países miembros, mejorar la eficiencia, los sistemas de mercado nacionales, ampliar el libre comercio y contribuir al desarrollo tanto en países industrializados como en desarrollo".

El ingreso de Colombia a este selecto "club de países ricos" es producto del arduo trabajo de varios años, durante los cuales se realizaron diagnósticos y evaluaciones periódicas, que dieron como resultado una ruta o plan de acción a seguir, a fin de poder superar las brechas que tenía el país con respecto a los estándares establecidos y requeridos por la organización. Para llevar a cabo estas evaluaciones, se desarrollaron 23 comités temáticos, analizando  la realidad del país en determinados aspectos, producto de ellos se generaron recomendaciones, a fin de que se realizaran los ajustes necesarios que conllevaran a la implementación de mejores políticas públicas, elevando con ello, los estándares de calidad a tal nivel que garanticen el bienestar económico, social y político a los ciudadanos.

La obtención de estos estándares son un requisito de entrada y permanencia, entre los temas objeto de estudio, evaluación y/o ajustes estuvieron las políticas ambientales, fiscales, gobernanza pública, educación, empleo, trabajo y asuntos social, inversión, salud, seguros y pensiones, gobierno corporativo, comercio, política del consumidor entre otras.

El ingreso del país a la Ocde traería consigo algunas ventajas que al ser aprovechadas de manera adecuada, pueden generar cambios positivos en la administración pública, pues tendríamos de cerca al acceso a mejores prácticas o experiencias gerenciales públicas, las cuales en los países miembros han resultado ser exitosas al momento de aumentar el bienestar económico y social de sus habitantes; Así mismo, al tener el país el sello de garantía que lo muestre como ejecutor de buenas prácticas en diferentes aspectos, entre ellos los temas financieros macroeconómicos, de mercado de capitales o financieros, enviaría señales positivas al mercado, lo que traería consigo el acceso privilegiado y a una menor tasa de interés al crédito en los mercados internacionales entre otros aspectos.

Lo cierto es que estaremos de ahora en adelante siendo analizados y evaluados con altos estándares y exigencias, lo cual nos ayudará a mejorar muchos aspectos de política pública, tener a la mano información que nos permita analizar el estado permanente del arte de nuestro país, lo que sin lugar a dudas nos llevará a emprender cierto tipo de reformas a fin de garantizar la permanencia.

Sin embargo, no todo son ganancias al momento de ingresar a este tipo de organizaciones, pues al tener el país esta membresía, el país está obligado a aportar una cuota anual para el sostenimiento de los gastos de la organización, la cual es tazada dependiendo del tamaño de su economía, amén de todos aquellos egresos o erogaciones que se originaron como producto del plan de trabajo que se ejecutó para poder cumplir con los compromisos establecidos, entre ellos, consultorías, asesorías, desplazamientos internacionales entre otros.

Aunque las ventajas generadas por el ingreso a este tipo de organismos están a la espera de su materialización, lo único cierto es que desde ya se generó una nueva vacante para la burocracia colombiana y es la embajada o misión especial ante Ocde,  para la cual, deben de estar interesados  más de un tecnócrata o burócrata.

El ingreso de Colombia a este selecto "club de países ricos" es producto del arduo trabajo de varios años.