Los Buendía al diván

Por Leo Castillo*. Mediante el despliegue de un lenguaje exacto, Rebeca, la niña adoptada por los Buendía que se mama el dedo, come tierra y tortas de cal arrancada con las uñas a la pared, comparece a una inflexible consulta que rastrea y desentraña la etiología del trastorno en el brutal maltrato infantil a que sistemáticamente es sometida por Úrsula, la nueva madre disfuncional aquejada de temor delirante con su florilegio de malas maneras. 

Pétrea desolación

Ambientada en Perú dentro del marco histórico de la posdictadura, La procesión infinita es una novela dura, divertida y vertiginosa, sobre la amistad y la imposibilidad del amor en un país en duelo permanente, enfermo por las secuelas de una dictadura que se acabó pero nunca se fue, que se derrumbó pero, dentro y fuera de los personajes de este libro, persiste.