Freno a delitos sexuales

Es grave que las estadísticas muestren que los delitos sexuales van en alza en los departamentos de la Región Caribe. 

Es grave que las estadísticas muestren que los delitos sexuales van en alza en los departamentos de la Región Caribe. No es una cifra para nada menor que más de seis mil delitos de carácter sexual se hayan presentado en lo que va corrido del presente año.

Seguramente algunos aspectos han incidido en su alza, como los desplazamientos de personas desde el interior del país hacia esta región, así como la migración de extranjeros, tal como lo afirma Medicina Legal.

Por lo tanto, hay que redoblar los esfuerzos para contrarrestar el accionar de los sujetos que delinquen en este aspecto, sobre todo en la trata de personas y la explotación sexual de niños, dos de los más denigrantes delitos a los que puede ser sometido un ser humano.

Hay que actuar con todo el aparato de inteligencia del Estado, desmantelar las redes de prostitución inducida y de abuso infantil y atacar el músculo financiero de estas.

Ojo a los aplazamientos

Siguen en el departamento de Sucre los aplazamientos en las diligencias judiciales. Es casi el pan de cada día en los contenidos informativos de los medios. Y las razones que se esgrimen para eso son variopintas que van desde excusas por enfermedad de los procesados y defensores, otros compromisos laborales de estos, coincidencia de fechas en las diligencias, hasta dificultades para el traslado de reclusos a las audiencias, entre otras. 

Siguen en el departamento de Sucre los aplazamientos en las diligencias judiciales. Es casi el pan de cada día en los contenidos informativos de los medios. Y las razones que se esgrimen para eso son variopintas que van desde excusas por enfermedad de los procesados y defensores, otros compromisos laborales de estos, coincidencia de fechas en las diligencias, hasta dificultades para el traslado de reclusos a las audiencias, entre otras. Algunas de esas razones que se arguyen pueden ser justificadas, pero lo que no se entiende es que esos aplazamientos sean tan continuos. Algo raro está sucediendo, al punto de que a quienes les hacen seguimiento a los procesos judiciales noticiosamente no escapa la percepción de que detrás de bambalinas pueden haber motivaciones que riñen contra la ética. 

Hace poco salió a relucir un caso al interior de la cárcel La Vega de Sincelejo donde un funcionario inescrupuloso, mediante maniobras non sanctas impedía el traslado de reclusos para las diligencias judiciales con el propósito de que estas se aplazaran y así se produjera el vencimiento de términos y luego la libertad de los procesados. A esto se agrega el cambio constante de defensores para dilatar las investigaciones. A todas estas situaciones deberían ponerle el ojo los entes encargados de disciplinar a los profesionales del derecho y aplicarles medidas ejemplarizantes para ver si así la “aplacitis” en los procesos judiciales por lo menos se atenúa.

¿Y ahora qué?

Inconcebible que después de tantos años de lucha para que el departamento de Sucre por fin cuente con un centro de atención especial para el menor infractor (CAE), de conseguirse el lote más adecuado para su construcción y los recursos para financiarlo, ahora salga a relucir que por contradicciones del Ministerio de Educación Nacional, que donó el lote escogido, se trunque una vez más este proyecto que es una necesidad imperiosa. 

Inconcebible que después de tantos años de lucha para que el departamento de Sucre por fin cuente con un centro de atención especial para el menor infractor (CAE), de conseguirse el lote más adecuado para su construcción y los recursos para financiarlo, ahora salga a relucir que por contradicciones del Ministerio de Educación Nacional, que donó el lote escogido, se trunque una vez más este proyecto que es una necesidad imperiosa. 

Y es una necesidad en la medida en que por falta de este tipo de centros de rahabilitación los jóvenes infractores de esta zona hoy son remitidos a otros departamentos siempre y cuando haya cupos, lo que los aleja de su núcleo familiar. Y los que no encuentran cupos quedan en lista de espera en centros de reclusión de paso o de internamiento preventivo que no reúnen las condiciones para albergarlos por mucho tiempo, como quiera que son para estancias breves. No más de cuatro meses. Sin embargo, allí los están dejando porque no hay más opciones, lo que implica violarles el derecho a la rehabilitación y a atención especializada, amén de sufrir toda suerte de incomodidades.

Es fundamental entonces que el gobernador, nuestros congresistas y los integrantes del Comité Departamental de Responsabilidad Penal para Adolescentes se empleen a fondo para que el Ministerio de Educación fije una posición definitiva y favorable a la construcción del CAE en el lote de Sampués y no se siga perjudicando a tantos jóvenes que necesitan rehabilitación.

San Onofre

Es muy positivo que las autoridades de Sucre y Bolívar hayan decidido aunar esfuerzos para combatir a quienes están sembrando el terror en ambos departamentos y, de manera particular, en el municipio de San Onofre. Y es que este se ha convertido en eje y corredor de delincuentes y bandas criminales que se nutren del narcotráfico y de otros delitos para financiar sus fechorías. En ese escenario, a punta de amenazas   someten a los pobladores a la ley del silencio para garantizar así que tendrán vía libre en su lucrativo y oscuro "negocio".

Es muy positivo que las autoridades de Sucre y Bolívar hayan decidido aunar esfuerzos para combatir a quienes están sembrando el terror en ambos departamentos y, de manera particular, en el municipio de San Onofre. Y es que este se ha convertido en eje y corredor de delincuentes y bandas criminales que se nutren del narcotráfico y de otros delitos para financiar sus fechorías. En ese escenario, a punta de amenazas   someten a los pobladores a la ley del silencio para garantizar así que tendrán vía libre en su lucrativo y oscuro "negocio".

Los sanonofrinos hace años han venido poniendo una cuota alta de sacrificio frente al abandono del Estado: han puesto muertos, dolor y lágrimas; muchos se desplazaron y luego regresaron con la esperanza de hallar un cambio, y se encontraron con casi lo mismo, más violencia pero aupada por nuevos actores 

Y en medio del miedo se han resignado así a vivir en un absoluto atraso: pésimos servicios públicos, vías de acceso deplorables y pocas oportunidades de empleo. 

El desafío es grande en San Onofre.  Una población que no ha tenido chance de cicatrizar las heridas de su traumático pasado y de su complejo presente requiere de mucha voluntad de los gobiernos y de toda la clase dirigente.

Combatir a los violentos

Así como es bueno extender la mano dispuesta a posibles diálogos en busca de paz, también se debe enfrentar con el poderío de nuestras Fuerzas Militares todo intento de generar caos por medio de la violencia por parte de los grupos armados ilegales o de disidencias.

Así como es bueno extender la mano dispuesta a posibles diálogos en busca de paz, también se debe enfrentar con el poderío de nuestras Fuerzas Militares todo intento de generar caos por medio de la violencia por parte de los grupos armados ilegales o de disidencias.

El nuevo Gobierno nacional así lo entiende y por eso ha anunciado con vehemencia que combatirá con temple a esos generadores de violencia, entre ellos a alias Guacho, a quien ya le advirtió que "se le acabará la guachafita" y que no permitirá que este sujeto siga sembrando el terror entre las comunidades.

De igual manera, hace bien el presidente en advertirle a la guerrilla del Eln que no aceptará que este grupo intimide a los colombianos con el secuestro ni que lo utilice como estrategia para chantajear al Estado colombiano.

Ya es hora de que este grupo guerrillero dé muestras de verdaderas intenciones de desmovilizarse, de desarmarse y de reincorporarse a la vida civil, y no es precisamente secuestrando o con atentados terroristas como va a lograrlo. 

Hay que hacer más...

La inseguridad sobrecoge de nuevo a los habitantes de la capital de Sucre, y no es para menos. Un comerciante fue asesinado a mansalva en las últimas horas por un par de delincuentes que, no contentos con despojarlo del fruto de su trabajo, decidieron acabar con su existencia a punta de puñaladas porque al parecer la víctima opuso resistencia.

La inseguridad sobrecoge de nuevo a los habitantes de la capital de Sucre, y no es para menos. Un comerciante fue asesinado a mansalva en las últimas horas por un par de delincuentes que, no contentos con despojarlo del fruto de su trabajo, decidieron acabar con su existencia a punta de puñaladas porque al parecer la víctima opuso resistencia.

No es el único caso registrado este año. Mucho se recuerda el del joven bogotano al que en similares circunstancias, en atraco, unos bandidos le dieron muerte hace dos meses, y más reciente el de un motociclista al que le robaron el vehículo y la vida.

Tres crímenes que espantan y que dejan la sensación de que los ciudadanos estamos a merced de la delincuencia pese a los evidentes esfuerzos de la Policía y de las demás autoridades por ejercer controles en las calles, de hacer presencia en todas partes y de llevar a la cárcel a los perpetradores de esos delitos. 

Pero hay que hacer más, porque es claro que ninguna de esas medidas atajan a los bandidos y, por el contrario, se burlan de ellas.