Gran vitrina

Sin lugar a dudas el V Festival Enerino de las Artes, el XXI Festival Sabanero del Acordeón y la I Feria Ganadera del 20 de Enero dieron un toque diferente y gran variedad a nuestras festividades enerinas.

Sin lugar a dudas el V Festival Enerino de las Artes, el XXI Festival Sabanero del Acordeón y la I Feria Ganadera del 20 de Enero dieron un toque diferente y gran variedad a nuestras festividades enerinas. Son del tipo de eventos que atraen visitantes y dan buena vitrina e imagen a una ciudad que demanda precisamente eso, promoción, para impulsar su economía.

Así pues el público local y foráneo se dio un verdadero banquete de entretenimiento, diversión, arte, cultura, folclor, ganadería y belleza, todos los ingredientes que se necesitan para afianzar la del 20 de Enero como la Fiesta Grande de Colombia, como bien la calificó el director del Ballet Folclórico de Sincelejo.

Vamos entonces por el camino correcto, hay que decirlo. 

Ahora corresponde estudiar la posibilidad de revivir el Reinado Nacional del 20 de Enero que probablemente despierte un mayor interés de los espacios televisivos nacionales y de los turistas amantes de estos festejos.

Bien entonces por los organizadores, por la Alcaldía que le apostó fuerte a estas Fiestas, a la Policía y demás miembros de las fuerza pública que hicieron bien su tarea y a la ciudadanía que supo disfrutar sin desmanes.

Incumplimientos y coimas

Sobre los incumplimientos en la contratación pública hemos escrito hasta la saciedad en esta columna editorial. Sin embargo, vale la pena insistir pues también pueden llevar en sí casos de corrupción, tema que está sobre el tapete a raíz de los tan llevados y traídos “carteles” que últimamente han copado la atención de la ciudadanía sucreña. Es que llama la atención que existiendo en todos los contratos una cláusula de cumplimiento y estando claramente...

Sobre los incumplimientos en la contratación pública hemos escrito hasta la saciedad en esta columna editorial. Sin embargo, vale la pena insistir pues también pueden llevar en sí casos de corrupción, tema que está sobre el tapete a raíz de los tan llevados y traídos “carteles” que últimamente han copado la atención de la ciudadanía sucreña. Es que llama la atención que existiendo en todos los contratos una cláusula de cumplimiento y estando claramente estipuladas allí las sanciones pertinentes, estas no se apliquen convirtiéndose así en letra muerta. Pareciera que los contratantes del sector oficial no se atrevieran a hacer efectivas tales cláusulas, lo que da pábulo a las consejas que se tejen en el sentido de que no lo hacen porque están “encoimados”, es decir, que en la adjudicación hubo coimas de por medio y por ello no les asiste la autoridad necesaria para hacer cumplir los contratos en todo lo pactado.

Tendrán entonces quienes contratan a nombre de los entes públicos que proceder en consecuencia, pues cada vez que se incumpla un contrato y las cosas pasen sin que pase nada, estarán en el ojo del huracán. De pronto por eso el alcalde de Sincelejo, aplicando la cláusula de rigor, multó por incumplimiento con 146 millones de pesos a la empresa contratista de la nueva sede del gobierno local, sanción que no está en firme aún, pero que el alcalde espera que se pueda hacer efectiva. Ojalá se siguiera el ejemplo del mandatario sincelejano en este aspecto. 

Expectativa mundial

Una gran expectativa mundial existe en torno a lo que será la administración del nuevo presidente de los Estados Unidos. Y cómo no, si nos encontramos ante un personaje pintoresco que despierta diversas y extremas sensaciones. 

Una gran expectativa mundial existe en torno a lo que será la administración del nuevo presidente de los Estados Unidos. Y cómo no, si nos encontramos ante un personaje pintoresco que despierta diversas y extremas sensaciones. 

Nos guste o no, lo que suceda en el país del norte nos compete, y nos puede beneficiar o afectar, pues Colombia es su principal aliado en Suramérica, y son numerosas las actividades que desarrollan conjuntamente. Sobre todo en lo concerniente a los procesos de paz en los que está empeñado el Gobierno colombiano, y para los que el apoyo de los estadounidenses ha sido y seguirá siendo clave.

No podemos negar el estrecho vínculo que siempre ha existido entre estas dos naciones. Por ello causa incertidumbre no saber cómo nos va a ir en ese aspecto con el nuevo mandatario estadounidense, que parece menos interesado que su antecesor.

De todas maneras, desde todo punto de vista, comienza una nueva era para el mundo, dada las características y antecedentes de quien hoy asume las riendas de un país que a pesar de todo sigue siendo el más poderoso del planeta.

Generación sin control

"Vendrán cosas peores" se ha vuelto recurrente escuchar en el argot popular y religioso, al referirse a situaciones que se salen de lo permitido socialmente, a casos que rayan en lo inmoral o a la falta de humanismo que demuestran algunos individuos. 

"Vendrán cosas peores" se ha vuelto recurrente escuchar en el argot popular y religioso, al referirse a situaciones que se salen de lo permitido socialmente, a casos que rayan en lo inmoral o a la falta de humanismo que demuestran algunos individuos. 

Infortunadamente muchas de esas realidades tienen que ver con nuestros niños, adolescentes y jóvenes, quienes están creciendo en un ambiente en ocasiones hostil y que se están desarrollando en medio de una avalancha de información que a veces no alcanzan a procesar, y lo que es peor, que tratan de imponerles extrañas costumbres y 'nuevos valores' que tergiversan los verdaderos. 

Cada vez es más difícil formar y educar a nuestros hijos, enfrentándonos al monstruo que se ha convertido internet, que con su séquito de redes influye en los muchachos haciéndoles creer que lo que ahí se dice es 'palabra de Dios'. 

¿Habrá algo peor que citarse por Facebook para jugar una 'ruleta rusa sexual', en la que sin ningún pudor los chicos dan rienda suelta a los instintos carnales, en medio de alcohol y droga? Amanecerá y veremos. 

El reto como padres es cada día más grande.

Lucha sin tregua

Que las denuncias de los ciudadanos ante la Fiscalía hayan aumentado en el último año puede ser síntoma de que la comunidad está volviendo a creer en esa institución. Esto deriva necesariamente en que los fiscales deben redoblar sus esfuerzos para dar contundentes resultados ante la opinión pública.

Que las denuncias de los ciudadanos ante la Fiscalía hayan aumentado en el último año puede ser síntoma de que la comunidad está volviendo a creer en esa institución. Esto deriva necesariamente en que los fiscales deben redoblar sus esfuerzos para dar contundentes resultados ante la opinión pública.

Esos esfuerzos deben triplicarse en las investigaciones sobre los casos de corrupción, ese cáncer que, como lo dijo el Presidente de la República, ha hecho metástasis en nuestro país y que tanto daño le ha hecho.

Por eso la lucha contra los corruptos debe ser desde todas las esferas y desde todos lo entes de la sociedad. De nada sirve que los ciudadanos se atrevan a denunciar si los investigadores no cumplen con su misión y no presentan resultados. Y si estos se dan, de nada sirven si los jueces se dejan alcanzar por los tentáculos de la corrupción o simplemente no actúan con severidad. La casa (mansión) por cárcel no debería ser una opción en ningún caso cuando se juzgue a un corrupto, pues esta es una decisión que causa indignación entre la comunidad.

Inadmisible

Inadmisible que trece de los veintiséis inspectores de Policía de los municipios sucreños no hayan asistido a la capacitación dictada por la Policía sobre el nuevo Código de Policía que empezará a regir a partir del 30 de este mes. Es esencial que quienes tendrán la posibilidad de decidir sobre algunos aspectos de la mencionada norma estén capacitados y despejen las dudas, si las hay, de cómo actuar en determinadas circunstancias.

Inadmisible que trece de los veintiséis inspectores de Policía de los municipios sucreños no hayan asistido a la capacitación dictada por la Policía sobre el nuevo Código de Policía que empezará a regir a partir del 30 de este mes. Es esencial que quienes tendrán la posibilidad de decidir sobre algunos aspectos de la mencionada norma estén capacitados y despejen las dudas, si las hay, de cómo actuar en determinadas circunstancias.

Para justificar la no asistencia se adujo falta de recursos para la movilización, excusa inaceptable pues no se necesitaban sumas cuantiosas, sino más bien voluntad y deseos de aprender y una pequeña erogación con cargo a los gastos de funcionamiento de los municipios. Los alcaldes y los inspectores de Policía deben ser más responsables y ponerle atención a este asunto que es de importancia relevante por tratarse de normas atinentes a los derechos y libertades públicas, cumplimiento de deberes y obligaciones de los ciudadanos y las funciones de la institución policial.