Playa y ruido

Es justo reconocer que en Coveñas se ha hecho mucho por mejorar el aspecto sanitario de sus hermosas playas y algunas áreas aledañas con el concurso de grupos de ciudadanos empecinados en atraer el turismo y brindarle un ambiente agradable. Pero estas acciones tienen que complementarse con otras no menos importantes que dependen de las autoridades. 

Es justo reconocer que en Coveñas se ha hecho mucho por mejorar el aspecto sanitario de sus hermosas playas y algunas áreas aledañas con el concurso de grupos de ciudadanos empecinados en atraer el turismo y brindarle un ambiente agradable. Pero estas acciones tienen que complementarse con otras no menos importantes que dependen de las autoridades. 

Recientemente, hubo quejas de hoteleros, y por supuesto de huéspedes que llegaron el fin de semana pasado a ese balneario, debido al excesivo ruido producido por los llamados picós que obviamente perturba la tranquilidad del grueso de turistas. Esta es una costumbre malsana en la región Caribe y la policía hace muy poco o casi nada por aplicarles a los infractores la ley, no obstante estar expresamente autorizada para hacerlo. Bastaría con, en el caso de Coveñas, hacer un barrido por los sitios más frecuentados y obligar, empleando los medios legales que existen, a bajar el volumen de tales picós a tal punto que no sobrepasen los decibeles permitidos o proceder a apagarlos e imponer las sanciones pecuniarias a que haya lugar. Las playas son para disfrutar de diversas maneras, pero sin excesos ni perjudicar a quienes van en busca de descanso.

Esa es la actitud

Siempre se ha dicho que la unión hace la fuerza y que trabajando en equipo se consigue mucho más, lo cual parecen haberlo entendido muy bien los congresistas del Caribe colombiano.

Siempre se ha dicho que la unión hace la fuerza y que trabajando en equipo se consigue mucho más, lo cual parecen haberlo entendido muy bien los congresistas del Caribe colombiano.

Enhorabuena se evidenció una reacción conjunta ante el anuncio del Gobierno nacional de reducir el presupuesto de inversión preliminar para esta sección del país, fieles a su intención anunciada de trabajar en bancada por la defensa y bienestar de esta región.

Y qué bien que, seguramente, a raíz de esa unión política el Ejecutivo escuchó a la bancada Caribe y decidió aumentar el presupuesto inicial que había anunciado y que se ejecutará en la vigencia del 2019.

Se podría decir que nuestros congresistas pasaron la primera prueba como bloque. Esa es la actitud que se debe mantener siempre frente a todos los asuntos que competen a esta zona de Colombia, dispuestos a trabajar aliados para el desarrollo de proyectos de alto impacto, como los que tienen que ver con la búsqueda de la equidad y la reducción de la pobreza extrema en esta región.

Enfrentar el nuevo reto

Que se iban a presentar disidencias de miembros de las Farc en el proceso de paz adelantado con el Gobierno colombiano era de esperarse y seguramente estaba presupuestado por el Estado. Lo que realmente preocupa es que sea casi la mitad de los combatientes los que se han apartado del proceso y regresado a las armas, según un informe del periódico estadounidense The New York Time.

Que se iban a presentar disidencias de miembros de las Farc en el proceso de paz adelantado con el Gobierno colombiano era de esperarse y seguramente estaba presupuestado por el Estado. Lo que realmente preocupa es que sea casi la mitad de los combatientes los que se han apartado del proceso y regresado a las armas, según un informe del periódico estadounidense The New York Time.

Las dificultades presentadas en la reinserción a la vida civil, el acoso de los paramilitares para adueñarse de las zonas dejadas por los guerrilleros y la amenaza de los grupos armados ilegales para reclutarlos en sus filas son argumentos que expone la disidencia y los cuales también debieron ser previstos por el Gobierno, de tal manera que se pudieran minimizar sus consecuencias.

Lo más grave es que esa disidencia ya está haciendo alianzas con grupos criminales que tienen fama de crueles, lo que puede significar que su actuar sea más despiadado, sin escrúpulos y sin ninguna ideología ni interés diferente al narcotráfico y sus derivados.

Drogadicción en San Pedro

Es de lamentar la situación que está atravesando San Pedro, un municipio sabanero que merece mejor suerte por lo que fue y es para la economía regional e incluso nacional, no solo en lo agropecuario sino en el renglón de los hidrocarburos.

Es de lamentar la situación que está atravesando San Pedro, un municipio sabanero que merece mejor suerte por lo que fue y es para la economía regional e incluso nacional, no solo en lo agropecuario sino en el renglón de los hidrocarburos. Allí está el yacimiento de gas La Creciente, uno de los más importantes del país, y son varias las multinacionales que se dedican a la exploración de hidrocarburos en su zona. En el pasado, no muy lejano, fue emporio de riqueza cuando se dio la bonanza algodonera. Sin embargo, hoy padece un flagelo del cual no son ajenos otros municipios sucreños, pero parece ser que en San Pedro se está dando con mayor crudeza. Se trata del consumo de alcaloides en todas las edades aunque con más incidencia entre los jóvenes, sobre todo en menores de edad. 

El reciente caso que se presentó en una institución educativa tan respetable como la San Pedro Claver, de donde llevaron para la ESE local tres estudiantes que habían consumido drogas psicoactivas en sobredosis, es muy elocuente sobre lo que realmente acontece. Deberían entonces las autoridades de todo orden ponerle atención a esta situación. Más aún las municipales, las cuales ante estos graves hechos pareciera que se hacen las de la vista gorda pues no actúan en consecuencia. La comunidad sampedrense tiene derecho a un mejor discurrir social. Por eso los entes gubernamentales deberían ponerle más cuidado al problema de la drogadicción que tanto la golpea. 

Para salir del paso

Los municipios de Guaranda, Sucre, Toluviejo, La Unión, Caimito, San Benito, El Roble, Galeras y Betulia no han implementado políticas públicas relacionadas con la infancia, adolescencia y la familia siendo una obligación legal hacerlo.

Los municipios de Guaranda, Sucre, Toluviejo, La Unión, Caimito, San Benito, El Roble, Galeras y Betulia no han implementado políticas públicas relacionadas con la infancia, adolescencia y la familia siendo una obligación legal hacerlo. Curiosamente, a los alcaldes de estos municipios los citaron a una reunión del Consejo de Política Social Departamental  y no asistieron. Enviaron delegados, como para salir del paso, que muy probablemente no tenían capacidad de decisión. 

Teniendo en cuenta lo anterior, la procuradora de Familia en Sucre ha pedido a los mandatarios cumplir con la obligación legal arriba citada so pena de verse incursos en procesos disciplinarios por su conducta omisiva. No debería haber necesidad de que la Procuraduría intervenga si los alcaldes saben que su obligación es atender todos los frentes de la Administración, no solamente firmar decretos y contratos. Pero si eventualmente no le prestan atención a dicho asunto lo lógico es que la Procuraduría actúe y haga cumplir la ley. Nada menos.

Expectativa

En Mompox, Bolívar, se llevará a cabo hoy un consejo de seguridad regional con asistencia de varios gobernadores, entre ellos el de Sucre, que se anunció será encabezado por el presidente Iván Duque.

En Mompox, Bolívar, se llevará a cabo hoy un consejo de seguridad regional con asistencia de varios gobernadores, entre ellos el de Sucre, que se anunció será encabezado por el presidente Iván Duque. Los asuntos a tratar son narcotráfico, pie de fuerza, presencia de grupos armados y situación en la frontera con Venezuela. 

Como allí estarán presentes, además, el fiscal general de la Nación y los altos mandos militares y de policía, será una ocasión propicia para que el gobernador de Sucre exponga los problemas de seguridad que se padecen en nuestro departamento y recabe del nivel central más atención a estos y la estructuración de un plan tendiente a combatir a fondo y erradicar los actos de violencia. 

Es impostergable hacerle frente a la violencia callejera que inquieta a la ciudadanía y para ello se hace necesario el concurso de esta y la decisión de las autoridades de obrar en consecuencia antes de que la espiral violenta acabe con la poca tranquilidad que aún queda.