¿Hasta cuándo?

Evidentemente, tal como lo planteó Asonal Judicial en Sucre, la problemática de la reclusión está adquiriendo ribetes dramáticos para los fiscales y jueces de este departamento. Más para estos últimos que son los que deben ordenar que se internen investigados cuando hay motivos procesales. En la cárcel La Vega de Sincelejo, como se ha dicho hasta la saciedad, el hacinamiento es mayúsculo pues sobrepasa el 125 %, con lo que eso implica en materia de violación de derechos humanos para los presos y de derechos laborales para los guardias del Inpec. 

Evidentemente, tal como lo planteó Asonal Judicial en Sucre, la problemática de la reclusión está adquiriendo ribetes dramáticos para los fiscales y jueces de este departamento. Más para estos últimos que son los que deben ordenar que se internen investigados cuando hay motivos procesales. En la cárcel La Vega de Sincelejo, como se ha dicho hasta la saciedad, el hacinamiento es mayúsculo pues sobrepasa el 125 %, con lo que eso implica en materia de violación de derechos humanos para los presos y de derechos laborales para los guardias del Inpec. Aquellos porque viven en condiciones infrahumanas y estos porque mientras la población reclusa aumenta el número de guardias sigue siendo el mismo. 

A esto se agrega que los jueces de infancia y adolescencia al ordenar internamientos de procesados deben pensarlo dos veces, pues en Sucre no existen centros para menores infractores. Así las cosas, los jueces –como son humanos también- son sujetos de encrucijadas en el alma al ser conscientes del drama que les espera a quienes son objeto de reclusiones y por eso en muchas ocasiones optan por dejar en libertad a los procesados o de concederles la detención domiciliaria en el caso de los adultos y de dejarlos al cuidado de sus padres si son menores, hechos no muy acordes con la aplicación recta de la justicia. ¿Hasta cuándo entonces adquirirán conciencia de todo esto quienes tienen la obligación legal de resolver estos problemas?

No es fácil

Los cultivadores de ñame en Sucre y Córdoba atraviesan una situación difícil, pues no han podido vender buena parte de la cosecha. Es tan abundante la oferta que los precios han estado por el suelo y no alcanzan a cubrir los costos de producción. Esta circunstancia obviamente los tiene al borde de la quiebra y posiblemente conduzca a que este año se reduzca el área de siembra. Muy poco se puede hacer para solucionar este inconveniente, ya que ampliar los mercados de exportación, lo cual sería una salida, no es asunto fácil. 

Los cultivadores de ñame en Sucre y Córdoba atraviesan una situación difícil, pues no han podido vender buena parte de la cosecha. Es tan abundante la oferta que los precios han estado por el suelo y no alcanzan a cubrir los costos de producción. Esta circunstancia obviamente los tiene al borde de la quiebra y posiblemente conduzca a que este año se reduzca el área de siembra. Muy poco se puede hacer para solucionar este inconveniente, ya que ampliar los mercados de exportación, lo cual sería una salida, no es asunto fácil. 

Esta situación nos deja una enseñanza: es necesario que los ñameros, a través de Fedeñame, planifiquen las siembras y busquen la forma de crear una empresa comercializadora para, sin intermediarios, colocar los excedentes de la cosecha en el mercado externo donde hay precios rentables. Adicionalmente, los Ministerios de Agricultura y Comercio deberán prestar su concurso y asesorarlos en los asuntos concernientes a trámites de exportación y conquista de nuevos clientes.

Las ESE municipales

El miércoles pasado se debatió en la Asamblea el estado de las ESE municipales, a las que algunos diputados calificaron como fortines políticos utilizados para nombrar a los amigos. Esta es una verdad irrefutable, pues a través del tiempo, además, salvo en contadas excepciones, han sido fuente de corrupción y de manejos irregulares que hoy tienen a muchas de ellas al borde de la quiebra. 

El miércoles pasado se debatió en la Asamblea el estado de las ESE municipales, a las que algunos diputados calificaron como fortines políticos utilizados para nombrar a los amigos. Esta es una verdad irrefutable, pues a través del tiempo, además, salvo en contadas excepciones, han sido fuente de corrupción y de manejos irregulares que hoy tienen a muchas de ellas al borde de la quiebra. 

Es conveniente que la Asamblea se ocupe de este asunto, pero no basta con formular críticas; hay que ir mucho más allá y proponer soluciones, varias de las cuales pasan por una profunda reorganización de dichas entidades y ajustes legales sobre su funcionamiento. Así mismo es impostergable, una vez se corrija el rumbo, dotarlas de recursos adicionales para sacarlas de la crisis financiera que soportan. En este aspecto podría tener injerencia la Asamblea, ya que se ocupa de aprobar el presupuesto departamental puesto a consideración por el gobernador. Siendo la salud un asunto prioritario lo lógico es que se asignen partidas para contribuir a solucionar la mencionada crisis. 

Que se vean los resultados

Rige desde hace algún tiempo en Sincelejo una sobretasa del 5 por ciento a los servicios de telefonía móvil para destinarla a la seguridad. Inicialmente, con estos recursos se adquirirán 150 cámaras de seguridad, según lo manifestó el secretario del Interior municipal, que servirán de apoyo a las fuerzas de seguridad y organismos de investigación al momento de esclarecer hechos delictivos. Sincelejo se adecuará entonces a los nuevos requerimientos sobre el particular. 

Rige desde hace algún tiempo en Sincelejo una sobretasa del 5 por ciento a los servicios de telefonía móvil para destinarla a la seguridad. Inicialmente, con estos recursos se adquirirán 150 cámaras de seguridad, según lo manifestó el secretario del Interior municipal, que servirán de apoyo a las fuerzas de seguridad y organismos de investigación al momento de esclarecer hechos delictivos. Sincelejo se adecuará entonces a los nuevos requerimientos sobre el particular. 

En lo relativo a las citadas cámaras es pertinente anotar que no basta con adquirirlas e instalarlas en los puntos claves, sino contratar al tiempo el mantenimiento permanente, pues ha habido quejas de que algunas de las instaladas anteriormente no funcionan o funcionan a medias. Si se va a hacer una inversión importante en estas es lógico tener esta previsión y que se puedan ver los resultados prácticos.

Hay que oírlos

Los empresarios turísticos del Golfo de Morrosquillo han expresado reparos a los permisos concedidos  para celebrar eventos de masa en las playas. Argumentan que estos espacios son de uso público y por ende deberían utilizarse otros escenarios para llevarlos a cabo. 

Los empresarios turísticos del Golfo de Morrosquillo han expresado reparos a los permisos concedidos  para celebrar eventos de masa en las playas. Argumentan que estos espacios son de uso público y por ende deberían utilizarse otros escenarios para llevarlos a cabo. 

Es obvio que no todo el mundo está dispuesto a soportar el estruendo de los equipos de sonido mientras disfruta de vacaciones, pues mucha gente desearía que estas transcurran en forma pacífica y de seguro se molesta  cuando hay demasiado ruido en el ambiente. Ese es el sentir palpado por los empresarios, que tienen contacto directo con los vacacionistas y por supuesto escuchan de primera mano las quejas. Es provechoso oírlos, ya que la industria turística en el Golfo está apenas en etapa de desarrollo y cualquier circunstancia negativa podría afectarla si no se tienen en cuenta ciertas particularidades.

Hay que controlarse

Es impresionante el 'grado i' en el que se encuentra mucha gente hoy en día, es decir, de intolerancia, insensatez e imprudencia. Algo que se evidenció una vez más, lamentablemente, en esta Semana Santa que terminó ayer.  

Es impresionante el 'grado i' en el que se encuentra mucha gente hoy en día, es decir, de intolerancia, insensatez e imprudencia. Algo que se evidenció una vez más, lamentablemente, en esta Semana Santa que terminó ayer.  

Los registros de las autoridades que dan cuenta de la violencia intrafamiliar y de las riñas ocasionadas por motivos baladíes, así lo demuestran. 

La falta de respeto y de consideración con las creencias y la mística del prójimo, así no se compartan, es otra prueba de lo manifestado en este escrito. 

Y ni qué decir de la racha de accidentes que no para y que por el contrario se incrementa en esa época por culpa de las imprudencias de conductores que no miden consecuencias y que parece que han perdido la noción del valor de la vida. La ingesta de lícor, que no pueden dejar algunos ni en los días santos, así como el exceso de velocidad siguen siendo los grandes causantes de desgracias. 

Mientras no se elimine ese 'grado i' seguiremos en las mismas.