Por fin el PAE

A partir del próximo 1 de junio comenzará a operar en las cabeceras municipales de 25 municipios sucreños el Programa de Alimentación Escolar (PAE) y días después en las zonas corregimentales. Atenderá 77.200 niños. 

A partir del próximo 1 de junio comenzará a operar en las cabeceras municipales de 25 municipios sucreños el Programa de Alimentación Escolar (PAE) y días después en las zonas corregimentales. Atenderá 77.200 niños. Por cuestiones de trámite el Programa no pudo iniciar en forma paralela al comienzo de las clases y esto, obviamente, es inconcebible, puesto que lo ideal es brindarles el suplemento alimenticio a los niños desde el inicio hasta el final del año lectivo. Por mucho que la Administración departamental intentó hacerlo a tiempo, los engorrosos y a veces innecesarios trámites no lo permitieron. 

Los retrasos en la entrada en operación del PAE ocurrieron en casi todos los departamentos. De allí la necesidad inaplazable de dictar normas legales que faciliten agilizar los trámites y consecuencialmente adjudicar los contratos respectivos en forma oportuna, que podría ser abarcando varias vigencias fiscales, ya que el sistema actual es de comprobada lentitud.

Seguridad en Tolú

Es una buena noticia que en Tolú se esté promoviendo la creación de frentes de seguridad con el fin de enfrentar, en la medida de lo posible, a quienes se dedican al hurto. La seguridad es uno de los aspectos a tener en cuenta toda vez que el turista es muy sensible y tiene presente esta circunstancia para escoger dónde pasar vacaciones. 

Es una buena noticia que en Tolú se esté promoviendo la creación de frentes de seguridad con el fin de enfrentar, en la medida de lo posible, a quienes se dedican al hurto. La seguridad es uno de los aspectos a tener en cuenta toda vez que el turista es muy sensible y tiene presente esta circunstancia para escoger dónde pasar vacaciones. 

Tales frentes han dado resultados provechosos en otros municipios, porque involucran la colaboración de la ciudadanía y ello por supuesto es de gran utilidad en la prevención de ciertos delitos y el esclarecimiento de algunos, pues supone más información para identificar a los delincuentes. En Tolú, sin duda, contribuirán a prevenir los atracos callejeros que tanta zozobra causan en la gente. La gestión arriba citada debe complementarse con más patrullajes de la policía en aquellas zonas donde son frecuentes los atracos y también incrementar las tareas de inteligencia e investigación con miras a judicializar a los autores.

El riesgo

En repetidas ocasiones hemos advertido sobre la necesidad de tomar medidas de prevención con el fin de afrontar consecuencias episódicas de las fuertes lluvias. En ese sentido se estructuran los llamados comités de riesgos, pero es muy poco lo que se ve en acciones concretas y eficaces. 

En repetidas ocasiones hemos advertido sobre la necesidad de tomar medidas de prevención con el fin de afrontar consecuencias episódicas de las fuertes lluvias. En ese sentido se estructuran los llamados comités de riesgos, pero es muy poco lo que se ve en acciones concretas y eficaces. 

La emergencia de Hidroituango ha puesto en evidencia de nuevo los peligros de inundación en la Mojana cuando el río Cauca aumenta súbitamente de caudal. Por fortuna, hasta ahora no ha habido nada grave que lamentar, pero sí es oportuno verificar a lo largo de las márgenes del río los puntos críticos y proceder a reforzar los diques  de contención para evitar sorpresas. En este aspecto deben ser particularmente activas las autoridades de los municipios ribereños al igual que la comunidad. Hay que aprovechar la experiencia de esta en tales eventualidades. 

Por otro lado, los organismos de socorro deben estar preparados para afrontar cualquier emergencia, contando desde luego con recursos que habrán de disponer las autoridades gubernamentales. No sobra recomendar la oportuna información a las poblaciones en riesgo acerca de la probabilidad de inundaciones. 

La crisis

Evidentemente, una de las causas de la crisis financiera en los hospitales públicos de Sucre es el retraso de las EPS en el pago de los servicios prestados. Esto origina traumatismos en la atención a los pacientes y también sobrecostos. Es, además, una circunstancia de ocurrencia nacional. 

Evidentemente, una de las causas de la crisis financiera en los hospitales públicos de Sucre es el retraso de las EPS en el pago de los servicios prestados. Esto origina traumatismos en la atención a los pacientes y también sobrecostos. Es, además, una circunstancia de ocurrencia nacional. 

El secretario  de Salud departamental se comprometió a intervenir, en la medida de sus restringidas funciones, para lograr que esta situación tan anómala se corrija. No hay duda de que muchos de los problemas que gravitan sobre el sector salud en el país se hubieran solucionado si la Superintendencia del ramo hiciera uso de sus amplias atribuciones. Lamentablemente no es así, y parece ser que tal situación tiende a perpetuarse a menos que el próximo gobierno resuelva darle un giro de 180° a la forma de afrontarlos. Para superar esta crisis habría que hacer a un lado la presión de ciertos grupos privilegiados que han convertido la salud en un negocio en vez de considerarlo un servicio esencial.

Por la armonía

Siempre se ha dicho –y con razón- que las malas relaciones entre entidades del sector público no son buenas consejeras, pues lo ideal es que exista la colaboración armónica como claramente lo prescribe la Constitución.

Siempre se ha dicho –y con razón- que las malas relaciones entre entidades del sector público no son buenas consejeras, pues lo ideal es que exista la colaboración armónica como claramente lo prescribe la Constitución. Cuando hay tirantez entre esos entes desaparece el sentido de cooperación tan necesario para sacar avante metas comunes cuyo cometido es precisamente la prestación de un mejor servicio a la comunidad. Por eso veíamos con preocupación la inexistencia de una relación armoniosa entre el Gobierno departamental y la Universidad de Sucre. Afortunadamente las cosas al parecer tienden a cambiar, pues ya por lo menos en la pasada sesión del consejo superior estuvo un representante de la Administración seccional, cosa que hacía tiempo no ocurría. Eso, indudablemente, es saludable, y así hay que registrarlo, sobre todo porque articulando acciones y propósitos se logran realizaciones positivas que son sumamente necesarias en momentos de crisis y dificultades como los que atraviesa la Universidad de Sucre 

La aspiración, por no decir que el clamor ciudadano, es que ese cambio positivo en las relaciones Gobernación-Unisucre no solo subsista en el tiempo, sino que se consolide en el entendido de que lo que está de por medio es el interés de miles de estudiantes, la mayoría de los estratos más bajos de la población, que necesitan una institución fortalecida para que la calidad académica a la cual tienen justísimo derecho no decaiga. 

El dilema de la dosis personal

El porte de la dosis mínima es uno de los temas delicados para la sociedad que siempre ha generado polémica y cuyos promotores y opositores tienen argumentos propios que desde su óptica asumen tener la razón.

El porte de la dosis mínima es uno de los temas delicados para la sociedad que siempre ha generado polémica y cuyos promotores y opositores tienen argumentos propios que desde su óptica asumen tener la razón.

Quienes la defienden afirman que es cuestión de autonomía de la persona, de libertad humana, que no se debe criminalizar a los adictos, pues estos deben ser considerados enfermos y recibir adecuado tratamiento. Quienes se oponen a que la dosis personal de droga siga siendo legal expresan que la despenalización de esta ha sido aprovechada por los microtraficantes que ven en ella la oportunidad de comercializar la droga al detal y que por esa razón Colombia se ha convertido en un país de consumo intermedio y ha aumentado la amenaza de la drogadicción en nuestros adolescentes y jóvenes.

Al margen de cada posición, al hecho de que ya se sabe todo el daño físico y mental y el drama social y familiar que causa la adicción a las drogas se agrega el alarmante hecho de que, según los últimos estudios, los niños y jóvenes se inician cada vez más pronto en el consumo de sustancias sicoactivas y tienen más facilidades para adquirirlas.