Salvar al San Jerónimo

Al centro asistencial más importante del departamento hay que salvarlo. No se puede permitir que el Hospital San Jerónimo, otrora considerado uno de los mejores de la Costa Caribe.

Al centro asistencial más importante del departamento hay que salvarlo. No se puede permitir que el Hospital San Jerónimo, otrora considerado uno de los mejores de la Costa Caribe, sucumba por culpa de las malas administraciones y las irregularidades, que hoy lo tienen al borde del abismo con una deuda de más de setenta mil millones de pesos.

Sería bueno tomar en serio la propuesta de que pase de ser hospital regional a ser hospital universitario, con todas las ventajas que ello implica, tal como lo propone el Grupo de Investigación de Gestión Hospitalaria y Políticas de Salud de la Universidad de la Costa. Esto sería lo mejor que le podría pasar al San Jerónimo, puesto que con ese cambio tendría una mayor cobertura en la prestación de todos los servicios médicos y estaría vinculado y comprometido con las funciones esenciales de la Universidad: docencia, investigación y extensión.

Uno de los puntos más importantes de esta atractiva propuesta es que para llevarla a cabo se necesita una gran inversión económica en infraestructura, equipos y personal, por lo que también se convierte en la mayor preocupación, ya que se debe garantizar la financiación de este cambio de esquema y del sostenimiento del mismo.

En todo caso, pueda ser que esta tabla de salvación de nuestro hospital más importante llegue a ser una realidad.

Hay que blindar el PAE

Parece que por fin se le prestará la debida atención al Programa de Alimentación Escolar (PAE) por parte del Gobierno nacional, que presentará en próximos días un nuevo esquema con el que se operará este programa dirigido a la población estudiantil. 

Parece que por fin se le prestará la debida atención al Programa de Alimentación Escolar (PAE) por parte del Gobierno nacional, que presentará en próximos días un nuevo esquema con el que se operará este programa dirigido a la población estudiantil. 

Ya era hora de que se dieran cuenta de que algo había que hacer para corregir esa vergüenza para el país en que se convirtió el PAE, por culpa de los carteles que se apoderaron del manejo de la alimentación de millones de niños escolarizados en todo el territorio nacional. 

A una total reingeniería deberá ser sometido este programa que además de haber sido objeto de saqueos y sobrecostos en las raciones y de las denuncias de la pésima calidad de los alimentos, también se encuentra desfinanciado. 'Como quien dice se lo acabaron'. 

En el nuevo esquema ojalá se garantice un verdadero y estricto control de los recursos destinados al PAE, que estos sean bien invertidos y que se haga con transparencia y calidad, como lo expresó el Presidente. Y que caiga todo el peso de la ley sobre aquellos que siquiera intenten apoderarse del dinero de nuestros niños.

Freno a delitos sexuales

Es grave que las estadísticas muestren que los delitos sexuales van en alza en los departamentos de la Región Caribe. No es una cifra para nada menor que más de seis mil delitos de carácter sexual se hayan presentado en lo que va corrido del presente año. 

Es grave que las estadísticas muestren que los delitos sexuales van en alza en los departamentos de la Región Caribe. No es una cifra para nada menor que más de seis mil delitos de carácter sexual se hayan presentado en lo que va corrido del presente año. 

Seguramente algunos aspectos han incidido en su alza, como los desplazamientos de personas desde el interior del país hacia esta región, así como la migración de extranjeros, tal como lo afirma Medicina Legal. 

Por lo tanto, hay que redoblar los esfuerzos para contrarrestar el accionar de los sujetos que delinquen en este aspecto, sobre todo en la trata de personas y la explotación sexual de niños, dos de los más denigrantes delitos a los que puede ser sometido un ser humano. 

Hay que actuar con todo el aparato de inteligencia del Estado, desmantelar las redes de prostitución inducida y de abuso infantil y atacar el músculo financiero de estas.

Apostarle al turismo

Montería hace rato que dejó de ser un pueblo grande para convertirse en una ciudad pequeña y si bien es cierto que no tiene los grandes atractivos turísticos de otras urbes, también lo es que se pueden explotar varios aspectos de ella que sin duda pueden mejorar su oferta de turismo. 

Montería hace rato que dejó de ser un pueblo grande para convertirse en una ciudad pequeña y si bien es cierto que no tiene los grandes atractivos turísticos de otras urbes, también lo es que se pueden explotar varios aspectos de ella que sin duda pueden mejorar su oferta de turismo. 

El río Sinú, tal como lo han entendido las últimas administraciones, es el máximo potencial turístico que tenemos. Pocas ciudades en el mundo cuentan con el privilegio de ser atravesadas por un río, por lo que debe dársele toda la importancia que merece. 

La construcción de la Ronda del Sinú, centro y norte, la extensión de esta a la margen izquierda y al sur, la recuperación de la vieja muralla y la construcción del muelle turístico han sido decisiones acertadas, como lo es ahora la propuesta de convertir la Oficina de Cultura y Turismo en una secretaría con todas las de la ley. 

Es necesario que un ente de esa categoría se encargue de potencializar la ciudad como destino atractivo para el visitante y por ende atraer muchos más, promocionando sobre todo el turismo ecológico, teniendo como eje el majestuoso Sinú y su bella Ronda.

Situación puede empeorar

La situación que atraviesan los hospitales del departamento de Córdoba es tan grave, que la búsqueda de soluciones no da espera. La crisis económica que los agobia, entre otras cosas porque las EPS no les pagan lo que les deben, está tocando fondo. 

La situación que atraviesan los hospitales del departamento de Córdoba es tan grave, que la búsqueda de soluciones no da espera. La crisis económica que los agobia, entre otras cosas porque las EPS no les pagan lo que les deben, está tocando fondo. 

Como si lo anterior no fuera suficiente dificultad para seguir funcionando, para colmo de males ahora tendrán que pagar las multas impuestas por el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social si no firman un acuerdo de formalización laboral que les exige el Gobierno. No hay duda de que esa sería la estocada final. 

La gestión administrativa para la formalización hay que hacerla y completarla para no agregar más 'sal a la herida'. Si el Hospital de Lorica y los camu de San Bernardo del Viento, San Antero y Pueblo Nuevo ya presentaron sus acuerdos, es claro que sí se puede hacer. 

Las malas condiciones de salubridad y humanitarias en las que son atendidos la mayoría de los pacientes en esos lugares no resiste un problema más. Hay que aunar esfuerzos para sacar adelante estos centros asistenciales.

Fuera de control

Vuelve y juega el tema del descontrol de las asociaciones encargadas de contratar a las madres comunitarias del departamento de Córdoba. Por enésima vez estas mujeres que trabajan con la primera infancia se quejan de las irregularidades presentadas en dichas entidades, sin que hasta ahora alguien se apersone del caso. 

Vuelve y juega el tema del descontrol de las asociaciones encargadas de contratar a las madres comunitarias del departamento de Córdoba. Por enésima vez estas mujeres que trabajan con la primera infancia se quejan de las irregularidades presentadas en dichas entidades, sin que hasta ahora alguien se apersone del caso. 

Estos operadores siguen actuando como si fueran ruedas sueltas y lo peor es que nadie responde. Lo que sí parece estar claro es que al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar se le salió de las manos su control. 

Es inaceptable que además de que a muchas madres comunitarias les adeudan sueldo y prestaciones tampoco les hayan pagado salud y pensión siendo que sí les descontaban mensualmente para tal fin. Para colmo de males, algunas de esas asociaciones no volvieron a ser contratadas en este semestre, por lo que el temor es que si no les pagaban antes, ahora menos. 

Definitivamente esos operadores se han convertido en el dolor de cabeza de estas trabajadoras, que siguen sintiendo que no tienen a nadie que las defienda.