EN NUESTRA MONTERÍA

EN CÓRDOBA > EN NUESTRA MONTERÍA > MONTERÍA, CÓRDOBA.
Por Redacción El Meridiano | 2017-03-20 00:00:00

"El conflicto colombiano es de enorme complejidad"

Germán Bula Escobar, magistrado del Consejo de Estado, dirigiéndose al auditorio de la Universidad del Sinú.

"En la historia reciente de la humanidad no hay conflicto más complejo que el colombiano", así lo indicó el magistrado cordobés del Consejo de Estado, Germán Bula Escobar.

"Los cinco puntos del acuerdo de paz con las Farc son: desarrollo rural, participación política, drogas ilícitas, víctimas y fin del conflicto. Esto nos enseña que lo reconocido en la mesa de negociaciones de La Habana es algo que está reconocido desde hace muchos años y se desprende de una desigualdad en el desarrollo rural con respecto del urbano", argumentó Bula Escobar.

Manifestó que el acuerdo colombiano se distingue de los demás por darle la importancia a las víctimas lo que en teoría marcará una pauta para posteriores conflictos en el mundo.

El togado afirmó que está de acuerdo con quienes afirman que en el país no ha habido una guerra civil y que el de Colombia "es un conflicto tan bizarro que lo más importante el día que se voto el no o el sí fue la abstención, porque fue la más grande que haya vivido el país desde 1990".

"No somos una Nación en estricto"

El magistrado cordobés afirmó que Colombia no es una Nación conclusa debido a que los colombianos no adoptan como propios todos los temas que afectan al conglomerado sino que solo se ven tocados por situaciones especificas de cada región.

"Por ejemplo, cuando se presentaron los problemas gravísimos del paramilitarismo en Córdoba y Sucre en Bogotá no sabían que estaba pasando y no se sentían corresponsables de lo que estaba pasando. Las bombas de Pablo Escobar no importaron nunca hasta que estalló la del avión de Avianca y la del Centro Parque 93". 

"Somos una Nación únicamente para temas relacionados con Shakira, Falcao o James Rodríguez, pero en cosas sustanciales somos una Nación inconclusa".

Postacuerdo 

El magistrado afirmó que el postacuerdo está muy comprometido con todo el tema de combatir la corrupción. "Es claro que la corrupción es una amenaza a corto plazo sobre la parte operacional del postconflicto. En Colombia han comenzado a darse tres revoluciones morales en los últimos 20 años. La primera tiene que ver con el narcotráfico porque la sociedad era connivente con este, la segunda es en relación con el paramilitarismo, porque se fue connivente con las formas de guerra sucia para atacar a las guerrillas y la tercera es la revolución contra el miedo".

Bula Escobar indicó que en la actualidad se necesita la revolución de la integridad, y es la de lograr vencer el arquetipo del chivo expiatorio.

"El proceso 8 mil juzgó unas personas las mandó a la cárcel y los colombianos estábamos felices por eso, pero no se afectaron las causas profundas, y cuando ello no es así el fenómeno reaparece, y en Colombia se dio nuevamente y toco adelantar todo el proceso de la parapolítica, y de nuevo emergieron los chivos expiatorios, y no se afectaron las causas profundas", argumentó.

Por último, aseguró que esa revolución moral le compete a los jueces ya que "no se le puede pedir a la sociedad colombiana una cultura de legalidad si la sociedad colombiana no advierte  que sus jueces son probos".


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.