EN NUESTRO GOLFO DE MORROSQUILLO

EN SUCRE > EN NUESTRO GOLFO DE MORROSQUILLO > SAN ONOFRE
Por Redacción El Meridiano | 2017-01-19 00:00:00

Damnificados están a la espera de que los reubiquen

A 27 familias damnificadas por las lluvias en noviembre del año pasado, en Boca Cerrada, aún no las han reubicado.

Las familias damnificadas por las lluvias aún están albergadas en el Centro Educativo Boca Cerrada. Esto ha impedido que los estudiantes inicien las clases.

Veintisiete familias damnificadas por las lluvias en noviembre de 2016 que están albergadas en el Centro Educativo Boca Cerrada no desocuparán el plantel hasta que las reubiquen. 

"En noviembre del año pasado, a causa del huracán Otto, en el corregimiento de Boca Cerrada se produjeron fuertes vientos, lluvias y grandes oleajes que tumbaron 27 viviendas que estaban ubicadas en la orilla de la playa. El Comité Municipal para la Gestión del Riesgo de Desastres ordenó a las 27 familias que quedaron damnificadas que ocuparan los salones del colegio del corregimiento. Esto debido a que en el pueblo no hay más espacio dónde ubicar a la gente", manifestó Diego Mercado Castillo, coordinador de Gestión del Riesgo.

Esta situación ha traído otra problemática, pues los estudiantes del centro educativo ahora no tienen aulas disponibles para recibir clases en este nuevo año escolar.

Ante esto, el pasado 16 de enero, el director de esa institución educativa, Jader Ávila de Hoyos, emitió un oficio dirigido a la Secretaría de Educación Municipal en el que solicitó desocupar el plantel.

En un acta las familias manifestaron que no desocuparán las aulas, pues no cuentan con recursos para reubicarse.

Este medio se comunicó con Óber Castro Julio, secretario de Educación municipal. Señaló que "desde la Administración se está mirando cómo ubicar a esas familias, porque son personas que lo perdieron todo. La idea es que este proceso se agilice, pretendiendo que la próxima semana se normalicen las clases para los estudiantes del centro educativo".

Mercado mantiene posición

Mercado Castillo mantiene la posición de siempre y señala: "Hay que solucionarles primero la situación a las familias. Si yo le voy a decir a las familias que salgan del plantel educativo, es porque tengo un lugar donde llevarlos. Es necesario que la Gobernación se percate de la situación y nos ayude a resolver el problema".

Agrega que su propuesta es adecuar albergues temporales o que se construyan las casas de las familias. Para esto solicita el respaldo municipal, departamental y nacional.

TE RECORDAMOS

El coordinador de Gestión del Riesgo Municipal, Diego Mercado, recordó que el 29 de noviembre del año pasado comunicaron la situación de las 27 familias damnificadas a la Gobernación, pero aún no hay respuesta.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.