COLUMNAS DE OPINIÓN

EN OPINIONES > COLUMNAS DE OPINIÓN > REDACCIÓN
Por Redacción El Meridiano | 2017-01-11 23:59:00

Mensaje sincero

Cómo comenzar el día

Por Pablo Emilio Hoyos Otero

El título de la presente columna lo interpretan algunos como entrometimiento en la vida y destino de los demos. Algunos darán mentalmente las gracias, pero, en la población de jóvenes, muchos de ellos dirán: "que le importa a los demás, de cómo han de vivir la vida cada quien, para interferir en lo que tiene programado según sus deseos y aspiraciones". No importa, de todas maneras, lo hago con intensiones positivas para todos aquellos que les interese, y es lo siguiente: en cuanto uno se levanta por la mañana, cada quien tiene algo que se dice, puede ser por ejemplo, "Ay, Dios mío otro día más de lucha por la vida", como vemos, esta es una expresión negativa, y como negativa que es, por lo regular todo le sale mal, pero cuando uno en la mañana despierta, se estira y se despereza, se bendice, y le agradece a Dios el sueño reparador y confortante que ha recibido gracias a tener una buena cama cómoda, y de inmediato programa lo que ha de hacer en el día, afirmando que todo saldrá bien; sin lugar a dudas, a si ha de ser.

Haga afirmaciones positivas diariamente y dejar que su mente se concentre en ellas, las cuales se convierten en creencias produciendo excelentes resultados que ni siquiera podemos imaginar. Todo funciona de acuerdo con el orden divino y no estar creyendo en las limitaciones. Lo que cada quien se propone alcanzar con fe, sin lugar a dudas lo logrará. En la obra literaria de la autora Louise L.  "Usted Puede Sanar Su Vida", hace las siguientes recomendaciones muy benéficas para la vida de cada quien. Algunos apartes de la obra dice así: "en la infinidad de la vida, donde estoy, todo es perfecto, completo y entero. Vivo en armonía y equilibrio con todos los seres, que conozco. En el centro profundo de mi ser hay una fuente de amor infinita.

Ahora dejo que ese amor fluya a la superficie. Cuando más amor y uso doy, más tengo para dar, porque la provisión es inagotable. La donación de amor hace que me sienta bien, porque es una expresión de mi júbilo interior.

Porque me amo y cuido amorosamente mi cuerpo. Con amor lo alimento con productos sanos y beneficiosos, lo cuido y lo visto con amor, y mi cuerpo con amor me responde vibrante de salud y energía. Porque me amo, me ofrezco un hogar confortable, que satisface todas mis necesidades, y donde estar es un placer. Porque me amo, tengo un trabajo que realmente disfruto haciendo y donde pongo en fuego mi talento y mi capacidad creativa trabajando con y para la gente que amo y me ama y obteniendo buenos ingresos. A mi mundo solo traigo gente que me ama, porque es un reflejo de lo que soy", y yo, concluyo diciendo a tanta belleza y colorido de vida literaria, que todo lo anterior es un bálsamo tan completo para el alma y el cuerpo, que sana nuestra vida para siempre.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.