EN EL AGRO Y LA ECONOMÍA CÓRDOBA

EN CÓRDOBA > EN EL AGRO Y LA ECONOMÍA CÓRDOBA > MONTERÍA
Por Redacción El Meridiano | 2018-11-09 00:00:00

Caso aftosa: Gobierno predica, pero no aplica

Los ganaderos están dispuestos a facilitar la realización de las jornadas de vacunación de todos sus animales como una medida efectiva para la prevención de la fiebre aftosa y brucelosis bovina.


El plan que anunció el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Valencia Pinzón, para controlar el avance de los focos de aftosa en algunas zonas del país, no es como lo pintan.

Ganaderos del Cesar señalan que la estrategia sanitaria para recuperar en seis meses el estatus sanitario en los territorios afectados le está quedando grande a las autoridades, y aseguran que son más los errores que los aciertos.

Las medidas adoptadas por el Ministerio y el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), que cobijan la vacunación de porcinos, con acciones rápidas y preventivas en Valledupar, Codazzi, San Diego y La Paz, en el Cesar, y Maicao y Albania, en La Guajira, no han empezado a ejecutarse.

En estos territorios, las jornadas de vacunación se anunciaron para empezar a partir del pasado 24 de octubre, pero a la fecha no se ha cumplido con esa directriz del ministro Valencia, como tampoco ha sido efectivo el inicio del segundo ciclo de vacunación contra la fiebre aftosa, previsto para iniciar el 29 de octubre y finalizar el 12 de diciembre de 2018. 

A los productores del sector pecuario les llama la atención que el ICA invitó a todos los ganaderos del país a cumplir con las normas establecidas por la entidad y vacunar la totalidad de los animales contra la fiebre aftosa, pero esta medida no ha sido oportuna para la prevención de la enfermedad. Es decir, predican pero no aplican.

"Estamos bloqueados para comercializar y movilizar animales, desde que se declaró la cuarentena (17 de octubre) y es la hora que no han empezado las vacunaciones de emergencia que se anunciaron", comentó José Ricardo Daza Flórez, propietario del Criadero Piedemonte.

Daza Flórez advirtió que los comités no tienen personal suficiente para vacunar y, a parte, los vacunadores no tienen experiencia. 

"Apenas los están capacitando, hay más de un millón de animales que tienen que vacunar, no sé sabe en cuánto tiempo lo van a hacer", manifestó.

Desorden

Lo más delicado, de acuerdo con fuentes consultadas por EL MERIDIANO, es que la vacunación no comenzará en un orden lógico. Todo parece indicar que van a comenzar por la zona afectada para después llegar a los predios que no están contaminados.

De ser así, los ganaderos están decididos a no facilitar el ingreso de los vacunadores a sus predios, para no poner en riesgo de contaminación a sus animales.

Otra preocupación de los productores de la zona donde apareció la fiebre aftosa en el Cesar y La Guajira, es el pago de los animales a los cuales autoridades les están aplicando el fusil sanitario. 

"Se sacrifican animales a la trocha y mocha y los van a pagar al precio que les dé la gana", expresó Daza Flórez.

También se denuncia un caso de supuesta irresponsabilidad de las autoridades sanitarias, que no habrían seguido los protocolos de enterrar en fosas los animales sacrificados, y de manera absurda los cargaron en el camión de la basura.

Incertidumbre

Por cuenta de los brotes de aftosa, el sector exportador vive una situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de su actividad económica. 

José Amaral, CEO de Minerva Foods, propietaria del frigorífico Red Cárnica, reconoció que, una vez el país perdió el estatus sanitario, se vieron obligados a suspender la producción por dos semanas.

"Este período fue crucial para nosotros. Nos afectó mucho la incertidumbre del cierre de los mercados internacionales que atendemos, especialmente el mercado ruso, que cerró cuando ya teníamos 90 contenedores despachados y en camino", precisó Amaral.

El cierre generó y sigue generando una serie de sobrecostos que la compañía tiene que asumir, ya que sus clientes tienen opción de rechazar el producto sin penalidades, lo que ocasiona una serie de dinámicas de renegociación de precios, lo que a su vez implica un esfuerzo comercial adicional enorme para su equipo.

Minerva Foods indicó que estaba preparándose para entrar al mercado de China. En ese sentido, los brotes de fiebre aftosa representan un retraso enorme en los tiempos, y únicamente se logrará reanudar dicha gestión cuando el país recupere el estatus sanitario.

Por otra parte, los mercados alternativos a los que se está exportando hoy manejan precios entre 30% y 40% por debajo a los que se tenían garantizados antes del brote, lo que representa una cuestión bastante complicada y que limita significativamente a una empresa con gran capacidad exportadora como Minerva Foods.

El Ministro de Agricultura ha dicho que no bajará la guardia al mantener la diplomacia sanitaria y gestionar la pronta recuperación del destino ruso para las exportaciones cárnicas, pero a la fecha no se han dado soluciones para hacer frente a esta difícil situación.

Especulación

Eduardo Kerguelén Espinosa, gerente comercial de Subastar, expresó que la crisis desatada por los brotes de aftosa en el país, ha originado temores y especulación en el mercado de ganado, situación que no ha sido atendida por las autoridades. 

"Esperamos que el ICA haga lo necesario para que la aftosa no llegue a nuestro departamento ni a la zona de influencia de Sucre, Magdalena, Bajo Cauca, de donde nos proviene mucho ganado", dijo el vocero de la comercializadora de ganado, quien advirtió que se debe blindar a esta zona del país que es de vocación exportadora.

Indicó que la demanda de ganado gordo ha bajado por el cierre de algunos mercados para Minerva Foods, pero que ha abierto otras oportunidades.

"Con la llegada de Minerva Foods a Córdoba, los compradores de ganado gordo para consumo interno se retiraron para no competir en precios. Hoy, muchos de estos compradores de gordo, ante la situación que atraviesa la multinacional por el cierre de mercados y la no generación de compras, están regresando a adquirir nuestros ganados, situación que le da un rodamiento a la cadena cárnica", explicó Kerguelén.

TE RECORDAMOS

En La Guajira se detectó el tercer caso de fiebre aftosa, reportado por el Ministerio de Agricultura el pasado 26 de octubre. La cartera agropecuaria ya había detectado el primer foco de aftosa en Sogamoso (1° de octubre), en el departamento de Boyacá, y el segundo caso se registró en San Diego (11 de octubre), en el Cesar.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.