EN NUESTRO GOLFO DE MORROSQUILLO

EN SUCRE > EN NUESTRO GOLFO DE MORROSQUILLO > SAN ONOFRE, SUCRE
Por Redacción El Meridiano | 2017-03-25 00:00:00

Bullerengue para curar el alma en San Onofre

Isabel Martínez, conocida como Chavelo, entona canciones al son del bullerengue desde hace más de 20 años para curar las heridas que dejó la violencia.

"¡Ay, San Simón! santo de mi devoción, quítame esa pesadilla que tengo en el corazón. ¡Ay marucha!"

Estrofas como esta son las que Isabel Martínez entona desde el alma hace veinte años para borrar de la memoria el dolor de la violencia. 

Chavelo, como la llaman cariñosamente, nació hace 65 años en el corregimiento de Libertad, una zona golpeada por el paramilitarismo. 

A esta mujer le tocó ver morir a uno de sus once hijos por las balas asesinas de los "paracos". A otros cuatro de sus hijos y a su esposo la violencia los dejó con traumas sicológicos que aún no superado. 

"En tiempo de los 'paras' no podíamos llorar a nuestros muertos. Esto por poco acaba con nuestra tradición de despedir con cantos a nuestros hermanos que pasaban a mejor vida. Por eso hace veinte años decidí trasmitir mis conocimientos musicales a las nuevas generaciones. Empecé con diez pelaos, hoy tengo más de ochenta aprendiendo a interpretar los instrumentos y cánticos de nuestra cultura. Me refugio en mis cantos para que el odio no se anide en mi corazón y ese es el mensaje que transmito a mis muchachos", cuenta  la mujer. 

Chavelo confiesa que no sabe leer ni escribir, pero es capaz de tocar múltiples instrumentos. Agregó que ganó un concurso en San Andrés donde el premio era un viaje a México, pero nunca lo recibió. 

Isabel Martínez lucha y cree fielmente en que a través del bullerengue su pueblo podrá superar los traumas que dejó la violencia.

"Hoy entrego el perdón, pero es imposible olvidar esa época oscura que mi pueblo vivió", anotó. 


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.